SEGUNDA

Una oportunidad perdida

El Extremadura desaprovechó la ocasión de volver a la victoria ante un rival directo y de ilusionar de nuevo a su numerosa afición

RAÚL PEÑA

Almendralejo. El Extremadura empató ante el Rayo Majadahonda en el Francisco de la Hera tras comenzar ganando el encuentro, pero el cuadro azulgrana perdió más de dos puntos ante el conjunto majariego.

El equipo de Rodri perdió la oportunidad de acercarse a un rival por eludir el descenso en la tabla clasificatoria. El Rayo Majadahonda se encontró un tanto en contra, un vendaval azulgrana en la primera mitad y un estadio repleto y entregado a los suyos, pero aun así consiguió llevarse un punto de premio en su visita a Almendralejo. Un punto que deja al Extremadura en puestos de descenso y con la necesidad de sacar un resultado positivo este sábado en su visita a otro rival directo, el Elche.

Pero no solo perdió el Extremadura dos puntos, sino que también perdió la oportunidad de volver a ilusionar a su afición, de volver a enganchar a los azulgranas, de que los aficionados saliesen contentos del Francisco de la Hera. El estadio del Extremadura estuvo repleto, con más de 11.000 personas animando a su equipo, pero el final del partido dejó una sensación agridulce en los seguidores del conjunto almendralejense. Y es que el Extremadura pudo ganar el encuentro, perfectamente, pero el penalti no pitado y las ocasiones falladas hicieron que el empate ondease en el marcador. Con la igualada, el Extremadura solo suma un triunfo en sus últimos diez partidos, un bagaje muy pobre si el equipo quiere salvar la categoría esta temporada.

Los cambios no gustaron

La afición mostró su descontento con los cambios que realizó Rodri tras el empate del Rayo Majadahonda. El club majariego consiguió el tanto de Héctor en el minuto 72 y el técnico del Extremadura, después del tanto, dio por bueno el empate y quiso introducir en el campo más contención sobre el terreno de juego prescindiendo de más creatividad en el ataque. Tras la sustitución de Perea por Olabe hubo incredulidad y crítica por parte de la grada del Francisco de la Hera.

Y es que Perea estaba siendo el mejor jugador de los locales y el que manejaba los hilos del equipo en ataque. El jugador manchego fue un incordio para la defensa del Rayo Majadahonda, pero Rodri entendió que estaba cansado y que el centro del campo azulgrana necesitaba más efectivos. Además, otro de los jugadores que pueden inclinar la balanza para el equipo también fue sustituido a los pocos minutos de encajar gol. Kike Márquez abandonó el terreno de juego tras realizar un partido discreto, pero es otro de los futbolistas que en cualquier jugada te cambia el signo del cualquier partido.

La parte positiva del fútbol es que siempre te da segundas oportunidades, o, como en el caso del Extremadura, más de una. Y la siguiente llega este sábado en el Martínez Valero ante el Elche. El conjunto de Pacheta está cinco puntos por encima del Extremadura, pero ya tiene contabilizados los tres puntos de la victoria ante el Reus, cosa que el conjunto azulgrana no, por lo que a efectos prácticos el conjunto ilicitano aventaja en dos puntos a los azulgranas, por lo que de ganar en tierras valencianas el Extremadura tomaría aire, dejaría tocado a un rival directo que perdió la pasada jornada en el último minuto y abandonaría la mala racha de resultados que atraviesa el equipo de Rodri, que no gana fuera de casa desde el 17 de noviembre del pasado año, cuando goleó al Reus en tierras catalanas con cuatro goles de Enric Gallego.

Noticias relacionadas

 

Fotos

Vídeos