El Extremadura quiere levantar cabeza

Kike Márquez lamenta una ocasión fallada ante el Fuenlabrada. :: J. M. Romero/
Kike Márquez lamenta una ocasión fallada ante el Fuenlabrada. :: J. M. Romero

El cuadro de Manuel recibe al Numancia con la misión de olvidar las dos derrotas consecutivas y conseguir la primera victoria en liga

RAÚL PEÑAALMENDRALEJO.

Las dos últimas derrotas del Extremadura, ambas encajadas en los minutos finales de los partidos, han dejado tocado al equipo de la capital de Tierra de Barros. El perder dos partidos consecutivos en el último minuto repercute en la mentalidad de cualquiera. Por eso, el Extremadura busca ante el Numancia quitarse esa presión, ese peso psicológico, para intentar conseguir, a la cuarta oportunidad, la primera victoria de la temporada.

Los azulgranas vuelven a su casa tras el varapalo de Cádiz con las ideas claras: tienen que dar el máximo de cada uno para poder vencer al Numancia y conseguir los primeros tres puntos de la temporada. La afición, una vez más, va a apoyar al equipo en un Francisco de la Hera que registrará una mejor entrada que ante el Fuenlabrada, y que intentará dar el apoyo necesario para que los jugadores se quiten la presión de no haber ganado desde el minuto uno.

El entrenador azulgrana, Manuel Mosquera, no ve que las dos derrotas hayan mermado psicológicamente a sus jugadores, ya que cree que su plantel es demasiado fuerte para venirse abajo a las primeras de cambio. «Lo que tenemos que trabajar es que en el momento en el que no llega una victoria no hay que tener dudas. Y eso es lo que somos, un equipo muy fuerte y mentalmente muy sólido, y eso a la larga da sus frutos», señala el técnico.

Además, Manuel no cambiará su plan establecido durante este comienzo de temporada por estas dos derrotas consecutivas. El entrenador quiere seguir jugando igual y compitiendo igual para conseguir resultados distintos, ya que achaca esas dos derrotas a lances del juego que en otras ocasiones van a posicionarse en favor del Extremadura: «Estamos seguros de lo que hacemos, tranquilos con lo que hacemos, y nada preocupados».

Manuel no dio muchas pistas sobre el 'once' inicial que va a disponer para el partido ante el Numancia. Lo que está claro es que el técnico gallego del Extremadura va a seguir confiando en el núcleo fuerte del equipo -Borja Granero, Zarfino o Kike Márquez, entre otros- y quizá añada algún cambio con respecto al equipo titular en Cádiz. La duda está en si Manuel va a volver a alinear a tres mediocentros, con Sergio Gil caído a banda, o si va a optar por un equipo más vertical, con más velocidad por banda, con la incursión de un extremo.

Otra de las incógnitas es la del acompañante de Zarfino en el centro del campo. Lomotey ha sido titular junto al uruguayo en los tres primeros partidos de liga, y todo hace indicar que Manuel seguirá confiando en el futbolista ghanés para esa franja del terreno de juego.

En ataque las opciones se reparten entre varios futbolistas, ya que Pastrana, Willy, Pinchi o Mujica podrían ser titulares si Manuel quiere refrescar la parte de arriba de su equipo. Por lo demás, todos los jugadores están disponibles para el partido, incluido el último en llegar, el lateral izquierdo Diego Caballo, que le disputará el puesto en el 'once' a Ángel Bastos.

Por su parte, el Numancia llega a Almendralejo tras conseguir su primera victoria -y sus primeros puntos- la pasada jornada ante el Mirandés. El cuadro soriano ha perdido jugadores muy importantes la temporada pasada, como Atienza, Fran Villalba o Diamanka, además del cambio de técnico, por lo que en este comienzo de temporada está sufriendo para compactarse como equipo. La victoria ante el Mirandés les puede dar alas, aunque el Numancia es un equipo que basa sus opciones de salvación en su feudo, donde la temporada pasada consiguió 35 de sus 49 puntos.

Por eso, la imagen del cuadro soriano en el Francisco de la Hera será distinta a la que se vio ante el Mirandés hace una semana, aunque cabe recordar que el Numancia consiguió asaltar el feudo almendralejense la temporada pasada con una victoria por la mínima.