El Extremadura paga caro la falta de acierto

Tristeza en el portero Casto y el resto de azulgranas en el encuentro de ayer del Extremadura en La Romareda. :: ADG MEDIA/
Tristeza en el portero Casto y el resto de azulgranas en el encuentro de ayer del Extremadura en La Romareda. :: ADG MEDIA

Tuvo la victoria en dos ocasiones clarísimas, pero no las convirtió y acabó sucumbiendo ante la calidad del Zaragoza

RAÚL PEÑAZARAGOZA.

El Extremadura volvió a perder un partido de liga que pudo empatar, e incluso ganar, en la segunda parte, pero que decidió la calidad de los atacantes del Zaragoza y la falta de acierto de los jugadores azulgranas. Tras una mala primera parte, el Extremadura se recompuso en la segunda, tiró al larguero, empató y tuvo dos ocasiones muy claras para ganar el encuentro. No las convirtió y acabó recibiendo dos tantos que mantuvieron los tres puntos en Zaragoza. Los de Manuel Mosquera se quedaron de nuevo a un palmo de conseguir la victoria, pero acabaron sucumbiendo ante un Zaragoza que sigue intratable como local.

3 ZARAGOZA

Cristian Álvarez; Vigaray, Atienza, Enrique Clemente, Nieto; Eguaras, Kagawa, Guti (Papu, min. 73), Soro (Javi Ros, min. 55); Dwamena (Pombo, min. 61) y Luis Suárez.

1 EXTREMADURA

Casto; Ale Díez, Borja Granero, Pardo, Caballo; Zarfino, Sergio Gil (Lomotey, min. 80), Nono (Pinchi, min. 83), Pastrana (Valverde, min.73); Kike Márquez y Álex López.

Goles:
1-0: Dwamena, min. 12. 1-1: Caballo, min. 55. 2-1: Kagawa, min. 80. 3-1: Luis Suárez, min. 86.
Árbitro:
González Esteban. Amonestó con amarilla al Dwamena (min. 40); y al visitante Kike Márquez (min. 82).
Incidencias:
Partido correspondiente a la quinta jornada de LaLiga SmartBank en el Estadio de la Romareda. Unos 25.890 espectadores.

A Manuel le gustó la actuación de su equipo la pasada semana ante el Numancia en el Francisco de la Hera, por lo que repitió el mismo 'once' inicial de la pasada semana. Ante el Zaragoza salieron los mismos futbolistas que ante el Numancia, con Sergio Gil junto a Zarfino en el centro del campo y Álex López en punta de ataque, después de superar las molestias que tuvo durante la semana. Además, Willy y Valverde volvían a la convocatoria en detrimento de Airam Cabrera y Mujica.

Los primeros minutos de juego fueron eléctricos y dejaron claro que el Zaragoza iba a ser muy vertical si el Extremadura le daba opciones para correr en ataque. Tras varias ocasiones para los locales, Dwamena trasladó la superioridad maña en el marcador. Eguaras se inventó un pase entre centrales para el delantero local, que se quedó solo ante Casto y marcó el primer tanto del partido tras un remate raso cruzado que el portero azulgrana tocó, pero no pudo desviar.

El gol no despertó al Extremadura, que se pudo ir con una ventaja negativa mayor al descanso si el equipo de Víctor Fernández hubiese estado más acertado. Eguaras superaba con mucha facilidad la línea de presión azulgrana en el medio campo con sus pases, y Kagawa, Luis Suárez y Dwamena recibían con demasiada facilidad en tres cuartos de campo.

Además, algunas pérdidas azulgranas en el centro del campo propiciaban los ataques locales, por lo que los de Manuel necesitabana urgentemente quitarse de encima la presión del equipo blanquillo. Lo consiguió por momentos, sobre todo con dos ocasiones muy claras a la media hora de juego. Primero la tuvo Nono, pero su disparo al palo cortó lo atajó Cristian Álvarez con una buena manopla. Poco después pudo marcar el Extremadura de nuevo. Pastrana llegó a línea de fondo, puso el balón atrás y ahí apareció Sergio Gil. El mediocentro azulgrana lo tenía todo para marcar, pero no contactó bien con el cuero y el peligro en la portería de Cristian Álvarez se esfumó.

Entonces el Zaragoza se dio cuenta de que el partido se le podía ir si el Extremadura seguía apretando y le metió cloroformo a la bola. Los de Víctor Fernández acumularon posesión, fueron menos verticales y controlaron más el choque. Eso hizo que el conjunto azulgrana dejase de crear peligro en la meta de Cristian Álvarez.

Obra de arte de Caballo

Pero el Extremadura es un equipo que si tiene complejos los esconde muy bien, porque empezó muy bien en la segunda mitad. A los pocos segundos de juego Nono pudo poner el empate en el partido, pero su zapatazo acabó con el cuero en el larguero. EL Zaragoza respondió, pero el remate de Kagawa lo paró muy bien Casto.

Y poco después llegó la obra de arte de Caballo. El lateral izquierdo del Extremadura recibió un rechace en el balcón del área y, desde ahí, empaló la bola a la perfección para marcar el tanto del empate, en el que sin duda es uno de los goles de la jornada. El Extremadura creció y tuvo dos ocasiones muy claras para ponerse por delante en el marcador.

La primera en las botas de Álex López, que a un par de metro de la línea de gol remató a puerta, pero un estratosférico Cristian Álvarez metió la manopla para evitar el segundo tanto visitante. Y poco después la tuvo Pastrana, también desde dentro del área, pero su disparo, cuando estaba solo ante el portero, se marchó desviado.

El Extremadura no mató, y acabó muriendo. A diez minutos del final Luis Suárez, diferencial en el tramo final del partido, hizo un buen desmarque de ruptura a la espalda de Ale Díez, controló y puso el pase de la muerte para que Kagawa rematase a placer para llevar el delirio a las gradas de La Romareda.

El gol parecía un castigo muy severo para un Extremadura que había estado muy bien en la segunda parte, pero aún quedaba otro tanto. El último lo marcó Luis Suárez, que dribló dentro del área a su marcador con un taconazo y batió con potencia a Casto, que nada pudo hacer.

El Extremadura visita el jueves el Carlos Tartiere de Oviedo para enfrentarse a los asturianos, que ayer despidieron a su técnico y que estrenarán entrenador ante los azulgranas.

Más