El Extremadura cumple ante el Cacereño

Homenaje a Elías Molina en su último partido como jugador. :: J. REY/
Homenaje a Elías Molina en su último partido como jugador. :: J. REY

Los visitantes se llevaron ayer el trofeo del centenario del equipo verde con goles de Willy y Perone bajo un asfixiante calor

J. CEPEDACÁCERES.

El Extremadura se llevó ayer el trofeo del centenario del Cacereño tras imponerse por cero goles a dos al conjunto verdiblanco en el Príncipe Felipe con tantos de Willy y Perone. Un encuentro de ritmo lento marcado por las altas temperaturas y en el que ninguno de los dos equipos pudo dar lo mejor de sí por motivos obvios, teniendo en cuenta que los verdes comenzaron sus entrenamientos el pasado miércoles y que los de Almendralejo, algo más rodados, están en pleno proceso de adaptación tras las nuevas incorporaciones.

0 CACEREÑO

2 EXTREMADURA

Cacereño
Bernabé, Neto, Rentero, Rubén, Elías Molina, Alberto Delgado, Carlos Andújar, Rodri, Collantes, Marcos Torres y Tero. También jugaron: Carlos Daniel, Jordi Pérez, Borja García, Carlao, Gustavo y Chechu.
Extremadura
Louis, Pomares, Fran Cruz, Liam, Hwang, Zarfino, Willy, Nono, Aitor, Sergio Gil y Josema: También jugaron: Casto, Álex Díez, Bastos, Kike Márquez, Airam Cabrera, Granero, Cristian, Pinchi, Pastrana, Perone y Rocha.
Goles
0-1: Willy, min. 16. 0-2: Perone, min. 78.
Árbitro
Izquierdo Valle. Sin amonestados.
Incidencias
Más de 1.000 personas en las gradas del Príncipe Felipe. Una aficionada tuvo que ser atendida por los servicios sanitarios tras sufrir un golpe de calor en la grada de Tribuna.

Con una buena respuesta social, llegándose a concentrar más de mil personas bajo la techumbre de Tribuna, muchas de ellas llegadas desde Tierra de Barros, el equipo visitante dirigido por Manuel Mosquera sí mostró, sin embargo, ese poso de peso específico en cuanto a la capacidad física. Algo que le sirvió al Extremadura para ser claro dominador del envite. La defensa de tres propuesta por el cuadro azulgrana y la presión tras pérdida de balón fue suficiente para mantener a raya a un Cacereño que, pese al gran despliegue físico arrojado sobre el mejorable césped, no llegó a disparar en todo el partido entre los tres palos de la meta rival. Una cita tempranera en la que pocas conclusiones pudieron sacar los aficionados verdiblancos, quienes aún tendrán que esperar para disfrutar de las diabluras de hombres como Teto, ayer discreto.

Con más fondo de armario, el Extremadura pudo permitirse la exhibición de dos onces diferenciados. Nono, muy activo, fue quizás el que más brilló entre las caras nuevas en una primera mitad en la que Willy abrió el marcador de cabeza tras una acción a balón parado. Bernabé, que se quedó a media salida, fue el invitado de excepción en este lance.

Fue en esta primera mitad, concretamente en el minuto 25 de partido, cuando tuvo lugar el momento más emotivo de la tarde. El capitán Elías Molina, que a partir de esta temporada ha pasado a formar parte del staff técnico del Cacereño, fue sustituido por Gustavo para recibir un merecido homenaje de parte de los fieles del decano del fútbol extremeño.

Ya en la segunda mitad, con once renovado, el Extremadura continuó llevando el bastón de mando para poner cerco a la portería defendida por un buen Jordi Pérez, quien aprovechó su oportunidad con buenas intervenciones. La primera de ellas la protagonizó en el 56, cuando ganó la partida a Airam Cabrera, quien no supo aprovechar un extraordinario centro medido de Bastos desde el perfil izquierdo. El cancerbero no pudo hacer nada, sin embargo, en el segundo gol de la tarde anotado por Perone en el minuto 78 tras rematar un córner en el mismo corazón del área.

A pesar de la voluntad y el sacrificio evidenciado por parte de hombres como Neto, el Cacereño no pudo mantener una regularidad suficiente como para poner en aprietos a un Extremadura con oficio en el que debutaron las dos últimas incorporaciones, Pinchi y Cristian.

Más