Un empate que deja buen sabor de boca

Kike Márquez intenta dejar atrás a un jugador del Lugo durante el partido./OPTA
Kike Márquez intenta dejar atrás a un jugador del Lugo durante el partido. / OPTA

El Extremadura consiguió un punto en Lugo en un choque con muchas ocasiones y en el que primó la igualdad entre ambos conjuntos

RAÚL PEÑA

El Extremadura comenzó la temporada con un buen empate en Lugo en un partido entretenido, con alternancias en el control del juego y con muchísimas ocasiones para ambos conjuntos. Los porteros y las defensas sobresalieron para dejar el electrónico como al comienzo del partido, pero no fue fácil. Tanto Lugo como Extremadura tuvieron dos o tres ocasiones muy claras para llevarse los tres puntos en el choque del Anxo Carro, pero el punto deja satisfechos a ambos equipos.

Al Lugo porque aún le quedan varias incorporaciones que eleven el nivel del equipo, y al Extremadura porque siempre es bueno sumar fuera de casa, y más en un feudo como el Anxo Carro, donde siempre es muy difícil ganar. Ahora los azulgranas ya piensan en el Fuenlabrada y en su debut en el Francisco de la Hera esta temporada en Segunda División, a la espera de cerrar los últimos fichajes que apuntalen la plantilla de Manuel Mosquera.

El empate a cero de los primeros 45 minutos fue muy engañoso. Hubo muchísimas ocasiones para ambos conjuntos, pero los porteros y el defensor local José Carlos se preocuparon de que no hubiese goles en la primera mitad. El Extremadura comenzó el partido como había jugado durante la pretemporada, con una buena presión en campo contrario y con una intensidad que le dificultaba mucho la salida de balón a los de Eloy Jiménez.

0 Lugo

Varo; Campabadal, Pita, José Carlos, Canella; Gerard Valentín (Borja Domínguez, m.79), Seoane, Jaume Grau, Tete Morente (Campillo, m.88); Manu Barreiro y Cristian Herrera (Carlos Castro, m.59)

0 Extremadura

Casto; Álex Díez, Pardo, Borja Granero, Bastos; Pastrana, Gio Zarfino, Lomotey (Sergio Gil, m.78), Nono (Pinchi, m.75); Kike Márquez y Willy (Álex López, m.57)

Árbitro:
Areces Franco. Amonestó con amarilla al local Seoane (min. 89); y al visitante Pinchi (min. 80).
Incidencias:
Estadio Anxo Carro. Unos 2.840 espectadores, 100 de ellos llegados desde Almendralejo.

Las dos primeras ocasiones claras para el Extremadura tuvieron los mismos protagonistas: Nono y José Carlos. En un robo de balón en campo contrario el esférico le cayó a los pies de Pastrana, que filtró el esférico para Nono. El jugador pacense ya se relamía cuando José Carlos se cruzó de manera excelente para mandar el cuero a saque de esquina. Tan sólo unos minutos después la volvió a tener Nono. Tras un centro de Zarfino el balón le cayó en el segundo palo al extremo del Extremadura, quien disparó raso y superó al portero del Lugo. Con lo que no contaba Nono era con José Carlos, que se lanzó al suelo para evitar el primer tanto azulgrana casi en la línea de gol.

El Lugo quiso contestar y también tuvo sus ocasiones claras. La primera en las botas de Manu Barreiro, pero el delantero local no empaló bien el esférico y este se marchó muy desviado. Poco después Jaume Grau la volvió a tener para los de Eloy Jiménez, pero Casto despejó con los puños el potente chut del mediocentro.

El partido, pese a no tener goles, estaba muy entretenido, y aún quedaban más ocasiones por llegar. El Extremadura alternaba su presión alta con un repliegue en campo propio, pero con mucha intensidad en cada acción. En esa fase defensiva el que mejor estuvo fue Lomotey. El mediocentro azulgrana estaba en cada acción, en cada jugada, en cada balón robado, y siempre acertaba en cada decisión. El azulgrana estuvo a un buen nivel.

Poco después de nuevo Casto desbarató una ocasión rival. Tete Morente puso un centro delicioso al centro del área, Jaume peinó lo justo el esférico y cuando el Anxo Carro iba a cantar el primero gol del partido llegó Casto para meter la manopla abajo, donde duele, para frenar el ímpetu local. El Extremadura contestó con una buena acción de Pastrana, pero su disparo al palo corto se encontró con la manopla de Ángel Varo.

El partido estaba frenétio, pero llegó el descanso y eso apaciguó los ánimos de ambos conjuntos… pero sólo por unos minutos, ya que poco después de la reanudación volvió el carrusel de ocasiones para ambos conjuntos.

Primero llegó Pastrana para meter el miedo en la grada del Anxo Carro con una buena jugada a pierna cambiada que acabó con un disparo perfecto del extremo azulgrana que se fue lamiendo el poste de la portería de Varo. Esta ocasión clara del Extremadura no hizo otra cosa que espolear al equipo de Eloy Jiménez, que respondió por medio de Gerard Valentín. El jugador cedido por el Deportivo de la Coruña llegó y besó el santo de la titularidad. El lateral reconvertido a extremo para este partido fue uno de los mejores en la segunda mitad, y fue un incordió constante para Ángel Bastos.

En una de estas llegadas Gerard Valentín llegó a línea de fondo, pero su pase no encontró rematador. Eran los mejores momentos de los locales, que fueron mejores que el rival durante los primeros minutos de la segunda mitad, aunque el Extremadura acabó mejor el partido.

El propio Gerard Valentín tuvo la siguiente ocasión en el partido tras un potente centro raso de Campabadal. El extremo metió la espuela, pero el toque no fue suficiente y el balón se fue demasiado cruzado.

Entonces el Extremadura comenzó a crecer en la segunda mitad, y la entrada de Sergio Gil y Álex López le dio mucho más empaque por dentro al conjunto de Manuel Mosquera. Eso sí, el nivel físico de ambos equipos se vino abajo y el nivel del propio encuentro también decreció. Los últimos minutos fueron de alternancias, pero los porteros no sufrieron en exceso las acometidas rivales. El reparto de puntos fue justo, y a partir de ahora el Extremadura sólo piensa en su partido ante el Fuenlabrada.