Día uno después de Enric Gallego

Enric Gallego participaba ayer en su primer entrenamiento como nuevo jugador del equipo oscense. :: </p><p>SD Huesca/
Enric Gallego participaba ayer en su primer entrenamiento como nuevo jugador del equipo oscense. :: </p><p>SD Huesca

El Extremadura hizo ayer oficial el traspaso del delantero al Huesca y ya trabaja para que la baja del pichichi se note lo menos posible

RAÚL PEÑA ALMENDRALEJO.

La huella que ha dejado Enric Gallego en el Extremadura y en Almendralejo es inmensa. En solo un año se ha metido en el bolsillo a toda la afición y, jornada tras jornada, era la comidilla en cada corro futbolístico de la capital de Tierra de Barros. Que si has visto como baja el balón, que si hace todo bien, que si aporta en ataque, pero también en defensa, que si es un jugador de otra categoría... No había un comentario malo sobre Enric Gallego, y eso es mucho decir.

Más información

Así, el Extremadura ya ha comenzado a trabajar sin el delantero catalán. Sin duda es un antes y un después para el club, que ve cómo su buque insignia se marcha y queda huérfana -de momento- la delantera azulgrana. Porque al Extremadura se le ha marchado un jugador muy querido por la afición, autor de muchos goles -15 en la primera vuelta-, por lo que ahora los delanteros azulgranas deben dar un paso al frente para rellenar ese vacío. Además, la dirección deportiva trabaja para encontrar al sustituto -o sustitutos- de Enric en el ataque azulgrana. La marcha del catalán deja casi tres millones de euros en las arcas del club, aunque el fichaje se podría ir a más de cuatro si se cumplen las cláusulas por rendimiento en el Huesca.

El delantero barcelonés, que ayer ya se entrenó por la mañana con su nuevo equipo, la Sociedad Deportiva Huesca, y que podría debutar el sábado ante el Atlético de Madrid en El Alcoraz, se despidió de la afición del Extremadura con una carta. En el comunicado, Enric Gallego agradece el cariño de la afición azulgrana y recuerda cómo fue la decisión de recalar en el Extremadura, hace ahora un año. Le cambió la vida por completo. «Hace justo un año llegué al Extremadura con un proyecto deportivo que entusiasmaba y, aunque no fue fácil, fue, sin duda, la mejor decisión que he tomado en mi vida. Ha sido un año increíble y difícil de superar, tanto a nivel profesional como a nivel personal», indica Enric Gallego en la carta de despedida.

«Si de algo estoy convencido es de que este club, esta ciudad y esta afición merecen estar en la liga profesional. Mi familia y yo hemos sido muy felices en esta ciudad que nos acogió con los brazos abiertos» Enric Gallego Se despide del Extremadura

El catalán también explica que ha intentado responder sobre el terreno de juego al cariño recibido desde la grada, a la vez que destaca el ambiente futbolístico que se vive en Almendralejo: «Me he dejado el alma en cada partido y estoy muy orgulloso de haber formado parte de este proyecto. Si de algo estoy convencido es de que este club, esta ciudad y esta afición merecen estar en la liga profesional».

Enric Gallego también agradece al club la confianza depositada en él la temporada pasada y admite que una parte de él siempre estará pendiente y siguiendo al Extremadura. «Mi familia y yo hemos sido muy felices en esta ciudad que nos acogió con los brazos abiertos desde que llegamos y, por eso, un trocito de nuestro corazón se queda en Almendralejo», sentencia Enric Gallego.

Y es que su huella en el Extremadura es tremenda. En el deporte, como en la vida, hay veces que un cambio le da un vuelco a todo. Cuando Enric Gallego llegó a Almendralejo el Extremadura ya era un equipo ganador. Iba segundo, acababa de golear al Betis Deportivo y luchaba con el Cartagena por el liderato. La segunda vuelta de los azulgranas no fue buena, ya que el cambio de técnico trajo consigo una pequeña depresión.

Pese a ello, Enric Gallego consiguió un tercio de los goles de un equipo ganador repleto de estrellas en la segunda vuelta, y dejó patente que si en cuestiones estadísticas era el número uno, en lo demás también lo era. Enric Gallego convirtió a un equipo temible en una máquina de ascender. Y así fue. Quizá sin Enric Gallego el Extremadura hubiese ascendido de todas formas, pero el catalán hizo todo más fácil.

Las cifras goleadoras de esta temporada en Segunda División, con 15 tantos en tan solo una vuelta, le han abierto las puertas de la Primera División. Valladolid, Espanyol y Huesca lucharon por hacerse con los servicios del jugador azulgrana, pero finalmente el equipo oscense, colista de Primera, se ha hecho con el fichaje del delantero.

Ahora el Extremadura debe buscar un nuevo jugador que marque los goles que necesita el equipo para hacerse con la salvación. No será fácil reemplazar al delantero catalán, pero la vida sigue. El Extremadura ya ha comenzado su camino sin Enric Gallego.