Otra derrota en los instantes finales

Zarfino, capitán del Extremadura, charla con Salvi en el choque de anoche en el Ramón de Carranza. :: @extremaduraud/
Zarfino, capitán del Extremadura, charla con Salvi en el choque de anoche en el Ramón de Carranza. :: @extremaduraud

El Extremadura logra igualar el tanto inicial del Cádiz, pero cae en el tiempo de descuento | El conjunto de Manuel Mosquera sigue sin ganar tras tres jornadas disputadas en las que solo ha sumado un punto

DANI GARRIDOCÁDIZ.

Otra vez murió en la orilla el Extremadura, que navegó y navegó en aguas gaditanas para hundirse al final. Le castigó un gol postrero y sigue sin ganar el equipo de Manuel Mosquera, que volvió a caer con la crueldad propia del último instante, como la jornada anterior ante el Fuenlabrada. Sigue sin ganar el Extremadura, que emitió sensaciones positivas en materia de solidez, pero flaqueó en la acción definitiva, en la defensa de un saque de esquina que acabó por rematar Garrido sobre la línea de gol.

2 CÁDIZ

Cifuentes; Iza, Juan Cala, Fali, Espino; Bodiger (José Mari, min. 45), Álex Fernández, Garrido; Salvi, Perea (Iván Alejo, min. 63) y Caye Quintana (Nano Mesa, min. 63).

1 EXTREMADURA

Casto; Alex Díez, Pardo, Borja Granero, Ángel; Zarfino, Sergio Gil (Pastrana, min. 68), Lomotey; Nono (Mújica, min. 75), Kike Márquez y Álex López

Gol
1-0: Álex Fernández, min. 31. 1-1: Zarfino, min. 54. 2-1: Garrido, min. 93.
Árbitro
Gorostegui Fernández (Comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a Bodiger, Fali y José Mari por el Cádiz y Álex Díez por el Extremadura.
Incidencias
Ramón de Carranza, 15.500 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de la hija del exseleccionador Luis Enrique Martínez.

El panorama se nubla para un equipo que el próximo fin de semana recibirá al Numancia en Almedralejo y después deberá afrontar dos salidas consecutivas a Zaragoza y Oviedo. Nadie dijo que cumplir de nuevo objetivos en una categoría tan dura fuese a resultar sencillo para los chicos que dirige Manuel Mosquera.

El partido comenzó con cautelas, sin riesgos y acabó en un manicomio. Al Cádiz le adorna el valor de la continuidad. Ningún equipo de la categoría lleva más tiempo dirigido por el mismo entrenador. Álvaro Cervera tiene un libreto y a él se aplica el equipo, repliegue, robo y transiciones rápidas. Cuando no se puede correr el plan suele ser el de buscar posiciones en los laterales para centrar balones al área y desplegar allí opciones de remate. Así llegó el primer aviso y el primer gol. Álex Fernández estuvo en las dos opciones. A la primera llegó para que le rebotase un despeje a centro de Salvi. La pelota se envenenó y solo un supremo esfuerzo de Álex Díez evitó que se colase.

Despejó el lateral diestro sobre la línea y el Extremadura quiso ganar aire. Buscó el manejo de la pelota con un trivote en el que Sergio Gil operó junto a Lomotey y Zarfino como única variación en el once inicial conformado por Manuel respecto a la jornada anterior. Sacrificó el técnico coruñés a Pastrana para poblar la medular y ahí planteó una batalla sin concesiones.

Pero le faltó profundidad al Extremadura. Y el Cádiz no dejó de asomarse porque tampoco precisa de excesivas elaboraciones para generar peligro. Perea exigió a Casto poco antes de la media hora, preludio del gol de Álex Fernández, hábil para buscar un espacio tras los centrales y rematar un centro de Iza, que sorprendió al emplear la zurda cuando Nono le tapaba su querencia hacia la diestra.

Gol de Zarfino

La ventaja llevó el partido al escenario preferido del Cádiz. El Extremadura tenía además alguna vía que tapar, en especial en su banda izquierda, donde Iza y Salvi le hicieron daño. No lo pasaba bien el equipo, tampoco en el inicio de la segunda mitad, pero justo ahí encontró el empate tras un excelente golpeo de Kike Márquez que encontró a Zarfino en el segundo palo.

Los entrenadores maniobraron casi de inmediato. Álvaro Cervera cambió a su delantera y le dio la alternativa, junto a Nano Mesa, a Iván Alejo, que había llegado al equipo hacía apenas dos días. El Extremadura había logrado rebajar el partido, desconectar a un rival apurado. Y Manuel no flaqueó en su apuesta: retiró a Sergio Gil y alistó a Pastrana para obligar a que el rival atendiese al retrovisor.

Pero el Cádiz es más contundente que sutil. Tomó la pelota y empezó a percutir, a forzar lanzamientos de esquina, tirar centros y exigir a los zagueros que blindaban la meta de Casto. No acertó a encontrar los espacios el Extremadura, pero tampoco sufrió en exceso por las acometidas locales hasta que al final todo cambió. Al Cádiz le rescató un triple arreón. Casto desvió un mano a mano ante Álex Fernández y el rechace del meta lo remató Nano Mesa para que Zarfino sacase la pelota sobre la línea. Poco después la pelota se marchó a saque de esquina.

El central Fali buscó el remate con fe, se adelantó a los zagueros y, sobre todo, a Casto, al que le faltó contundencia para hacerse valer en el área pequeña. La pelota tocada por el central le cayó a Garrido en boca de gol. Y ya solo restaba tiempo para que los locales festejasen su liderato junto al Fuenlabrada. Mandan en la categoría los dos únicos equipos que han ganados sus tres partidos. Y el Extremadura perdió ante ellos en la última jugada.

Más