SEGUNDA

Un chute de esperanza

Kike Márquez lucha con Carlos Pita por un balón en el encuentro de ida en Lugo. :: </p><p>LaLiga/
Kike Márquez lucha con Carlos Pita por un balón en el encuentro de ida en Lugo. :: </p><p>LaLiga

La derrota del Lugo hace que el Extremadura esté a dos puntos de la salvación con once jornadas aún por disputarse

RAÚL PEÑA

El Extremadura ha recibido una vida extra este fin de semana. Los azulgranas han sumado los tres puntos correspondientes a su partido contra el Reus, por lo que este fin de semana han estado más pendientes de los partidos de sus rivales que de cualquier otra cosa. Algunos como el Rayo Majadahonda o el Tenerife han conseguido ganar sus partidos y toman aire con respecto a la zona de descenso, pero la victoria del Albacete en Lugo le ha dado al Extremadura razones para creer en la salvación.

El equipo de Manuel Mosquera, con la derrota del Lugo, se encuentra ahora mismo a dos puntos de la salvación. Y es que el conjunto almendralejense no estaba a menos de dos puntos de la salvación desde hace dos meses, tras la disputa de la jornada 23. Ahora, con 11 partidos todavía por jugarse, el Extremadura depende de sí mismo para conseguir la permanencia en Segunda División.

Su más inmediato rival ahora mismo, el Lugo, está dos puntos por encima del Extremadura, pero lleva una mala racha que le ha complicado la situación. Con los tres puntos del Reus al margen, el equipo lucense lleva siete choques sin conseguir la victoria, por lo que no llega en un buen momento al tramo decisivo de la competición, ya que es el peor equipo de la liga en esos últimos siete partidos.

El equipo volvió ayer a los entrenamientos para preparar el partido del domingo ante Osasuna

Además, una razón más para la esperanza azulgrana de cara a la salvación es que el Lugo es uno de los rivales que tiene que visitar el Francisco de la Hera de aquí a final de temporada. Eso sí, para ese choque vital aún quedan muchas jornadas por delante, ya que el Lugo visitará la capital de Tierra de Barros a tres jornadas del final de liga.

Hasta entonces, el Extremadura tiene un calendario bastante complicado, sobre todo en las próximas jornadas. Por eso, debe acelerar para sacar los puntos necesarios que le hagan llegar al partido de Lugo con las opciones de salvación aún intactas. El próximo partido del Extremadura será en casa del líder, un Osasuna que tiene un colchón de cuatro puntos sobre el tercer clasificado, pero que llega tras perder -con remontada incluida- la pasada jornada ante el Tenerife.

Tras ese partido, el Extremadura vuelve al Francisco de la Hera para enfrentarse al Almería antes de volver a tener dos partidos seguidos fuera de casa, ante Málaga y Deportivo de la Coruña.

El calendario no es fácil, pero el conjunto de Manuel ha recibido un chute de positividad con la derrota del Lugo, ya que ahora se ve a un solo paso de la anhelada salvación y está con las pilas cargadas después del fin de semana de descanso que han tenido los jugadores.

Vuelta a los entrenamientos

Y tras esas mini vacaciones que se ha tomado el equipo tras el partido amistoso del jueves ante el Levante, los de Manuel volvieron ayer al trabajo en la Ciudad Deportiva de Almendralejo con la mente puesta en el partido ante Osasuna.

Ni Fausto Tienza ni Olabe estarán en dicho encuentro por sanción, mientras que otros jugadores como Schahin, Nando o Javi Álamo siguen con su recuperación para intentar estar disponibles lo antes posible. El equipo entrenará todos los días de esta semana excepto el domingo, día del partido.