Broche emotivo a una campaña de ensueño

El marcador del Francisco de la Hera, con la imagen del futbolista utrerano. :: j. m. romero

El Extremadura despidió LaLiga 123 en su feudo con un sentido homenaje a Reyes en un empate que sirvió para cerrar una temporada histórica

RAÚL PEÑAALMENDRALEJO.

El Extremadura cerró una temporada de ensueño, en la que se ha sufrido y disfrutado a partes iguales, con un empate a cero ante el Mallorca en el Francisco de la Hera. El partido no tenía ninguna trascendencia, y esa fue la mejor noticia para los locales. El equipo de Manuel Mosquera llegó a las últimas jornadas con la salvación en el zurrón, con el objetivo cumplido, en definitiva, con una tranquilidad inesperada al tramo final de temporada, donde los equipos se juegan los cuartos.

Más información

Tras un mal comienzo de temporada, donde el equipo no terminaba de arrancar, el Extremadura tuvo que cambiar de entrenador para enderezar el rumbo. La llegada de Rodri le dio un aire nuevo al equipo, pero volvió a bajar en prestaciones y entonces, en un nuevo movimiento brusco de timón, el Extremadura contrató a su salvador, al hombre que lo cambió todo: Manuel Mosquera. El técnico gallego le dio un vuelco al equipo e hizo que estas últimas jornadas hayan sobrado para los azulgranas.

0 EXTREMADURA

0 MALLORCA

Extremadura UD
Álvaro Fernández; Aitor, Pardo, Pomares; Lolo González, Fausto Tienza; Kike Márquez (Emmanuel, min. 59), Diego Capel (Perea, min. 67), Willy y Diosbert (Ortuño, min. 46).
Mallorca:
Parera; Fran Gámez, Xisco Campos, Russo, Salva Ruiz; Baba, Leo Suárez (Pedraza, min. 67); Buenacasa (Víctor, min. 79), Valcarce, Abdón Prats (Stojilkovic, min. 64) y Stoichkov.
Árbitro:
Ais Reig. Amonestó con amarilla al visitante Russo (35).
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 42 de LaLiga 123 en el Francisco de la Hera. Se guardó un minuto de silencio en memoria del futbolista José Antonio Reyes, fallecido la pasada semana en un accidente de tráfico. Unos 9.730 espectadores en las gradas.

El partido ante el Mallorca no tenía mucha historia, pero sí sirvió como despedida para José Antonio Reyes. El minuto de silencio en honor al futbolista puso los pelos de punta. El silencio en el Francisco de la Hera era completo. No se escuchaba nada, ni una mosca, y esa fue la mejor de las formas de despedir al mago de Utrera. El silencio de la afición azulgrana demostró el respeto que le profesaba al extremo sevillano, que falleció la pasada semana en un accidente de tráfico. El momento fue emotivo, sentido y emocionante, a la altura de la leyenda azulgrana.

«El Mallorca y nosotros lo dábamos todo por bueno, pero había que hacer el trámite y jugar» Manuel Mosquera | Técnico del Extremadura

Como era de esperar, Manuel Mosquera le dio la opción de jugar el partido a varios suplentes habituales como Aitor, Álvaro Fernández, Fran Cruz o Pomares. Además, el jugador con ficha del juvenil, pero que ha jugado con el filial Diosbert debutó como titular en Segunda División después de que ya contara con minutos el pasado martes en Cádiz.

Los cambios no hicieron que el equipo se resintiese, sino que, como ya pasó en Cádiz, el equipo aumentó su nivel y puso en aprietos, sobre todo en los primeros minutos, al Mallorca. En el minuto 19, justo cuando la grada iba a comenzar la ovación para José Antonio Reyes -ya que el de Utrera llevaba ese dorsal en el Extremadura- llegó la primera ocasión clara para Willy, pero su remate se fue desviado. Entonces el Francisco de la Hera comenzó una atronadora ovación que duró un minuto en recuerdo a Reyes. Un momento especial para la familia azulgrana, que despedía de esta forma a su jugador. Todo el estadio, incluidos jugadores y banquillos, aplaudió en recuerdo del utrerano, ya que el partido estuvo parado ese minuto en recuerdo del extremo.

Este parón agitó el encuentro y el Mallorca se vino arriba. Fran Cruz tuvo que sacar bajo palos un remate de Buenacasa, cuando ya había regateado a Álvaro Fernández, para mantener el empate en el electrónico. Poco después, Stoichkov estuvo a punto de desnivelar la balanza, pero su remate se marchó al larguero. El Extremadura contestó con una buena jugada de Willy y Kike Márquez, pero el tiro del de Sanlúcar de Barrameda fue tapado de manera excelente por Parera.

Buen nivel tras el descanso

La segunda parte fue igual de buena que la primera, y lo raro fue que el gol no subiese al marcador. Las ocasiones se caían del árbol nada más agitarlo. Gran parte de culpa de esto fue de los cancerberos. Tanto Álvaro Fernández como Parera hicieron paradones de mérito y dejaron a la afición sin cantar ningún tanto. Las más claras fueron para Stoichkov por parte del Mallorca con un tiro desde la frontal que despejó con la yema de los dedos el portero local, y para Willy en un remate de cabeza que sacó abajo a la perfección Parera.

«Históricamente vamos a recordar mucho esto, y yo me quedo con eso. Ha sido un éxito de todos»

Pese a que el partido acabó en empate a cero, fue entretenidísimo, lleno de opciones para ambos conjuntos. Lo raro fue eso, el resultado, ya que Extremadura y Mallorca ofrecieron un buen espectáculo sobre el Francisco de la Hera. La temporada se cerró con alegría, pero con el recuerdo de José Antonio Reyes en la memoria de todos los aficionados azulgranas. El coliseo almendralejense echó abajo el telón hasta la próxima temporada para finiquitar una campaña histórica para el fútbol de la localidad, y también para el fútbol regional, que la próxima temporada volverá a tener un equipo en el fútbol profesional.