SEGUNDA

La fe azulgrana quiere conquistar Málaga

Pardo controla el cuero en el partido de la pasada jornada ante el Almería. :: J. M. Romero/
Pardo controla el cuero en el partido de la pasada jornada ante el Almería. :: J. M. Romero

Un Extremadura repleto de optimismo se enfrenta al cuarto clasificado con la ilusión de rascar al menos un punto de La Rosaleda

RAÚL PEÑA

Almendralejo. El Extremadura va a encarar su tercera salida consecutiva al feudo de uno de los equipos punteros de la categoría con la ilusión de revertir la situación de los últimos choques lejos de Almendralejo. Los de Manuel Mosquera viajan hasta Málaga para medirse al cuarto clasificado, un Málaga que está a seis puntos de los puestos de ascenso directo a Primera y que quiere dejar atrás su mala racha para meterse de lleno en la lucha por el ascenso.

Por eso, porque el rival es uno de los cuadros más potentes de la Segunda División, con un presupuesto elevadísimo y con una plantilla confeccionada para lograr el ascenso directo, el Extremadura va a tener muy complicado sacar algo positivo de La Rosaleda. Eso sí, antes de la victoria ante el Almería habría parecido casi un milagro que el equipo ganase en Málaga, pero ahora es todo muy distinto. Los tres puntos de la pasada jornada han llenado el vestuario azulgrana de optimismo, de ilusión, de fe. Los jugadores ahora se ven capaces casi de cualquier cosa y admiten que van a la capital de la Costa del Sol a por los tres puntos.

El equipo de Manuel Mosquera quiere un partido parecido al de Albacete. Un encuentro igualado, disputado y en el alambre. El conjunto de Juan Ramón López Muñiz solo ha ganado dos partidos de los últimos 12 y esa situación la debe aprovechar el Extremadura. El Málaga llega con dudas, ya que ve que su primer objetivo, el ascenso directo, se aleja cada vez más. Además, la afición de La Rosaleda, si el partido sigue igualado con el transcurso de los minutos, le pedirá más determinación a sus jugadores, lo que puede incrementar la presión sobre los locales.

Con esa presión debe jugar el Extremadura, como ya hizo en Albacete, ya que cada minuto que pase va a ser una pequeña batalla ganada. El propio entrenador del Extremadura, Manuel Mosquera, admite esta situación. «Siempre nos convienen los partidos largos, porque somos un equipo que defendemos y presionamos bien», explica el técnico gallego.

El único futbolista que no está disponible de cara al choque es Chuli, que se ha quedado fuera de la convocatoria por molestias en el talón. Además, Javi Álamo, Diego Capel, Bruno Perone, Aitor y Dani Schahin se han caído de la lista por decisión técnica. El 'once' inicial de Manuel se va a parecer mucho al que alineó la pasada jornada ante el Almería. Si el técnico quiere más consistencia en el centro del campo, Fausto Tienza podría entrar como titular junto a Lolo González. Asimismo, las dudas están en el ataque, que es donde más variantes tiene el Extremadura, ya que Reyes y Nando están listos para jugar de inicio, al igual que Willy, pero Perea, Kike Márquez y Ortuño salieron reforzados del partido de la pasada semana en casa.

López Muñiz

Por su parte, el técnico del Málaga, Juan Ramón López Muñiz, no va a poder contar con uno de sus mejores jugadores en el centro del campo, Ndiaye, que vio la cartulina roja ante el Granada. Los que tampoco estarán son Fede Ricca e Iván Alejo, que vieron su quinta amarilla y cumplirán un partido de sanción, por lo que el técnico local tendrá que hacer cambios en el 'once'.

El Málaga no gana en casa desde el pasado 19 de enero, por lo que su condición de buen local se está viendo mermada con el paso de las jornadas. Esta situación debe aprovecharla el Extremadura, que viaja con la ilusión de hacer un buen partido y de sacar al menos un punto de La Rosaleda. La tarea es complicada, pero las actuaciones de Albacete y de Osasuna le dan permiso al equipo almendralejense para soñar con la victoria.