La afición, el tesoro del Extremadura

La afición, el tesoro del Extremadura

Los seguidores azulgranas aprueban la campaña del equipo y ya se muestran ilusionados con la próxima temporada

RAÚL PEÑAALMENDRALEJO.

El Extremadura ha cimentado parte de su éxito esta temporada en su afición. De valor incalculable, los seguidores azulgranas han sido fieles a su equipo durante toda la campaña, tanto en los momentos malos de la primera vuelta, como cuando ha tocado disfrutar con el juego del equipo y de las victorias en la segunda mitad de la temporada, siempre con una cifra que rondaba o superaba las 10.000 gargantas en el Francisco de la Hera y con amplias expediciones fuera.

Durante el curso, todos los estamentos del club han elogiado la fe que siempre ha mantenido la afición. El presidente azulgrana, Manuel Franganillo, admite que la devoción de los seguidores almendralejenses hace que incluso al club le merezca la pena echar el resto para darle lo mejor que tiene el Extremadura UD a su alcance. «Tenemos un tesoro que, a lo mejor, se merece que, en un momento determinado, el club haga un esfuerzo y nuestros estandartes no se muevan de aquí», señala Franganillo.

El técnico, Manuel Mosquera, ídolo incuestionable de la afición, no dudó en tildar de 'Mano Gigante' a los seguidores almendralejenses, ya que cree que, con ellos en la grada, el equipo daba un plus de competitividad que igualaba las fuerzas en cualquier encuentro. Para el técnico, la afición ha sido clave en la salvación del equipo.

El presidente de la Federación de Peñas del Extremadura, José Rangel, ha constatado a través de la participación de la afición en la organización el crecimiento del fútbol en Almendralejo. Los azulgranas han viajado a todos los campos de Segunda División, pero lo de las últimas jornadas a domicilio supuso un punto de inflexión. «Como Federación hemos ido un poco como el equipo, de menos a más y con una fase de aprendizaje al principio», señala José Rangel.

Dos semanas antes del partido de Córdoba, el Extremadura se sumó a la iniciativa Aficiones Unidas, por la cual cada Federación de Peñas tiene hasta 300 entradas en zona visitante por 15 euros. Esto hizo que los aficionados viajasen en tromba a animar al equipo, y eso, sumado a las ayudas del club, propició que viajar a ver al Extremadura fuese más barato. La sorpresa llegó a final de temporada cuando LaLiga anunció que el Extremadura había sido el tercer equipo de toda la Segunda División que más entradas había pedido a través de Aficiones Unidas. Una barbaridad para una localidad que no alcanza los 40.000 habitantes y que lucha en la misma liga con otras que superan los cientos de miles. «La sorpresa ha sido que hemos sido la tercera federación que más entradas ha pedido para viajar fuera. El equipo iba hacia arriba y la gente se sumaba. Hay que darle un 10 al equipo porque íbamos a luchar por la permanencia y hemos acabado decimoterceros, una barbaridad», sentencia Rangel.

Uno de los muchos aficionados asiduos a cada partido, a cada viaje, es Carlos Díaz. No se ha perdido más de un puñado de partidos de los azulgranas esta temporada y coincide con el sentir general de la afición, y es que siempre confiaron en que el equipo le podía dar la vuelta a la mala racha inicial: «Pese a que los resultados no llegaban siempre mantuvimos la esperanza de voltear la situación, de agarrarnos a la categoría como a un clavo ardiendo. Sabemos que las temporadas son muy largas y siempre llega una racha positiva, siempre sale el sol», señala Carlos, más conocido como Cadigle.

El sueño azulgrana no para, y es que en menos de un mes el balón echa a rodar de nuevo, y claro, la afición está de nuevo entusiasmada con su equipo, con su club, con seguir creciendo. El sello azulgrana sigue en expansión por la región y eso le agrada al aficionado. «Soñar es gratis y el Extremadura UD nos da la posibilidad de hacerlo cada vez a más personas, en toda la región. Desde Montehermoso a Olivenza. Desde Don Benito a La Fuente. Desde Quintana de la Serena a Badajoz son cada vez más las personas que estamos conociendo y que sienten a este equipo como suyo», apostilla Cadigle.