Vinieron para quedarse y lo lograron

Los jugadores celebran la permanencia tras el pitido final. En la imagen de abajo, la afición celebró con el equipo la histórica salvación. :: e. domeque/
Los jugadores celebran la permanencia tras el pitido final. En la imagen de abajo, la afición celebró con el equipo la histórica salvación. :: e. domeque

Pese a la derrota ante el Granada B, los de Juan García lograron una permanencia histórica para un club que nunca lo había conseguido

ESTRELLA DOMEQUE DÍAZ DON BENITO.

Venían para quedarse y cumplieron con lo prometido en la derrota más dulce de toda la temporada para el Don Benito. Querían ganar, servía un empate y, al final, perdieron ante el Recreativo Granada. Pero los de Juan García consiguieron el objetivo deseado, marcado y que, a veces, parecía escaparse. Igual de lejos que parecía para un filial nazarí que contra todo pronóstico terminó marcando en su recuerdo el Vicente Sanz tras ganar por 1-2 y lograr también la salvación.

1 DON BENITO

2 GRANADA B

Don Benito
Néstor Díaz; Trinidad, Álex Herrera, Javi Pérez (David Agudo, min. 65), Mario Gómez, Ale Zambrano ((Édgar, min. 86), Abraham Pozo, Gonzalo, Santana (José Manuel, min. 75), Pepe Bernal y Sillero.
Granada B
Lejárraga; Garrido, Neva, Héctor, Fran Serrano, Isi (Cambil, min. 85), Juancho (Ontiveros, min. 90), Yael (Viedma, min. 69), Rubén Sánchez, Nacho Buil y Jean Carlos.
Goles
0-1: Isi, min. 37. 1-1: Pepe Bernal, min. 49. 1-2: Jean Carlos, min. 57.
Árbitro
Fernando Román Román (castellano-leonés) amonestó a Sillero y Pepe Bernal en los locales y a Hector y Juancho en los visitantes.
Incidencias
Municipal Vicente Sanz, con una de las mejores entradas, alrededor de 3.000 espectadores.

El encuentro comenzó con indecisión por parte de ambos equipos. El Don Benito optaba por un sistema clásico, con cuatro defensas con Javi Pérez como central y el habitual centro del campo, aunque más poblado con la presencia de Santana y sin un '9' claro sobre el césped hasta la salida de David Agudo en la segunda parte. Los primeros en situarse sobre el campo fueron los visitantes, que pese a ello no lograban generar peligro en la meta de Néstor. En el 12, lo intentaba Juancho, el más activo en el filial nazarí, que probaba fortuna pero se topaba con las botas de Mario Gómez que cortaba ese primer acercamiento. Poco después, Garrido colgaba un buen balón al área desde la banda derecha que Juancho remataba lejos de la portería local.

El equipo de David Tenorio empezaba a generar peligro y, en el 13, llegaba una nueva ocasión en una falta que Rubén Sánchez mandaba directamente a las manos de Néstor, que intervenía un minuto después ante un disparo de Isi desde el balcón del area. La actuación del portero rojiblanco fue providencial en el 19 cuando negó el gol de nuevo a Rubén Sánchez y envió a saque de esquina, que el propio Rubén Sánchez mandaba fuera.

El gol de Pepe Bernal dio el empate de forma momentánea, pero Jean Carlos hizo el 1-2 final Juan García: «Estoy feliz por hacer a tanta gente feliz y contento por haber cumplido como entrenador»

Contestación

La respuesta del Don Benito no llegó hasta el minuto 30, en las botas de Abraham Pozo a la salida de un córner que taponó bien la zaga visitante. Más contundente iba a ser el golpe del filial, que en el 37 iba a adelantarse con un gol de Isi, que batió a Néstor con un disparo cruzado. (0-1). Esa ventaja se mantuvo hasta el descanso, pero en la segunda reaccionó rápido el Don Benito, con un Pepe Bernal que volvió a sacar magia en una falta en la que se aprovechó de la posición adelantada de Lejárraga (1-1).

La electricidad se apoderaba entonces del partido, con el conjunto rojiblanco en su mejor momento. Sillero perdonó el segundo tras un control magistral en un balón largo. El toma y daca volvió a salpicar al Don Benito que vio como el Granada B daba la vuelta de nuevo al marcador tras una buena triangulación mal defendida por la zaga local que aprovechó Jean Carlos para hacer el segundo (1-2).

En el banquillo se buscaban soluciones y también resultados en los móviles, que han sustituido a los transistores. Las soluciones pasaban por más mordiente en ataque con David Agudo y José Manuel, pero la mejor noticia llegaba en los teléfonos y radios, el gol del Marbella acercaba a ambos a la salvación.

Desde ese momento, poco o nada se jugó en el Vicente Sanz, que era ya una fiesta desde antes del pitido final. Terminó el Marbella y los jugadores de ambos equipos pedían el final del partido para empezar con la celebración.

La escena es para el recuerdo. Con el Don Benito celebrando sobre el césped y la alegría desbordada también en el banquillo del Granada B. Al igual que ocurriera hace un año, el Vicente Sanz fue una fiesta, esta vez por partida doble en un día que queda ya para la historia del club rojiblanco. Otra página más en bronce.

Más