SEGUNDA B

El Villanovense, mermado por ser incapaz de ganar a domicilio

Andrés Carrasco se lamenta tras una ocasión. :: e. domeque/
Andrés Carrasco se lamenta tras una ocasión. :: e. domeque

Siete empates y cinco derrotas es el balance de los serones, que no han logrado ganar lejos de Villanueva en lo que va de temporada

ESTRELLA DOMEQUE

Villanueva de la Serena. Seis jornadas consecutivas sin perder, alternando victorias como locales y empates a domicilio. Esa ha sido la mejor racha del Villanovense en toda la temporada. Fue de la jornada 13 a la 18 y se cortó con la derrota por 1-3 ante el Recreativo de Huelva en el inicio de 2019. Un año en el que la irregularidad en los resultados ha sido la nota dominante del conjunto serón.

No encuentran estabilidad los de Julio Cobos, que se ven lastrados después de no haber logrado ningún triunfo como visitantes en toda la temporada. En otras palabras, el Villanovense no ha sido capaz de enlazar dos victorias consecutivas ni con José Manuel Roca, ni con Julio Cobos en el banquillo. «Nos está costando», confiesa el técnico de Valdehornillos; «queríamos intentar hacer una segunda victoria consecutiva, algo que no hemos conseguido en toda la temporada y eso hace que estemos en la zona en la que estamos».

Esto es, en el filo de la navaja en el que se mueve el club serón en esta campaña en la que no consigue un punto de inflexión que dé cierta constancia a los resultados. El de San Fernando parecía ser un buen punto de partida, pero de nuevo se esfumó la oportunidad. «Sabíamos que era un campo difícil, pero también nosotros veníamos de una trayectoria de tres o cuatro partidos en los que el equipo se estaba mostrando bastante sólido defensivamente. Esta vez no supimos mantener la portería a cero», lamentaba Cobos tras la derrota que acababa con una racha de tres partidos sin encajar gol.

«Nos está costando. Queríamos intentar hacer una segunda victoria consecutiva»

Reyes del empate

La palabra impotencia sobrevuela ya al Villanovense, que no logra zafarse de esa carga semana tras semana. Esto no significa que venda fácil la derrota. De hecho, es uno de los equipos de la zona baja que menos acumula en el casillero, con ocho. Y lejos del municipal villanovense ha logrado sumar siete de los once empates logrados hasta la fecha. Pero, al igual que el Atlético Malagueño, aún no ha conseguido sacarse la espina de ganar fuera de casa.

La próxima ocasión para intentarlo será frente al Talavera, pero en el calendario aparece antes la cita ante el Marbella de este domingo al calor de su afición. Y, ya que se resiste el triunfo en la carretera, no queda otra que sacar el máximo rendimiento a los partidos como local para mantenerse fuera de los puestos de descenso.

La plantilla de Julio Cobos, que entrenó ayer, disfruta hoy de una jornada de descanso y volverá mañana a los entrenamientos en el municipal de Campanario.

 

Fotos

Vídeos