El Villanovense se complica la vida

Espín disputa un balón en el choque de ayer. :: pepe villoslada/
Espín disputa un balón en el choque de ayer. :: pepe villoslada

Los serones encadenan su quinta jornada sin ganar con la derrota ante el filial del Granada, rival directo por la salvación

ENRIQUE LÓPEZ (OPTA)

El Villanovense sigue sin saber lo que es ganar a domicilio y acumulan la quinta jornada sin conocer el triunfo. Ayer volvió a caer ante un rival directo por la permanencia como el Recreativo Granada en un encuentro que estuvo marcado por dos fallos defensivos en dos minutos. Los de Julio Cobos, con 2-0, reaccionaron bien pero su poca pegada terminó por condenarles a una nueva derrota.

El primer acto fue muy igualado aunque fueron los locales los que trataron de llevar la iniciativa en el regreso de Isi a la medular, que le dio mucha continuidad al juego rojiblanco. Los de Julio Cobos, por su parte, esperaron a su rival para salir a la contra gracias a la calidad de Xavi Puerto. Pero el juego ofensivo de los serones se apagaba en línea de tres cuartos, siendo Lejárraga un espectador más durante casi toda la primera mitad.

Los locales volcaron su juego por la banda izquierda donde las subidas de Carlos Neva hicieron mucho daño a los extremeños. Aunque fue por la derecha por donde llegó la primera ocasión rojiblanca. Un centro de Jean Carlos al primer palo lo remató Ontiveros al lateral de la red.

La jugada polémica llegó a los trece minutos tras una falta lateral botada por Andrés al segundo palo que Isma Gil no atajó, lo que aprovechó Juancho para disparar a puerta aunque fue Ontiveros el que, bajo palos, alojó el cuero en posición adelantada que fue señalada por el colegiado murciano Sánchez López.

Granada 2- Villanovense 1

Recreativo Granada: Lejárraga; Garrido, Fran Serrano, Héctor, Carlos Neva, Andrés García, Isi (Rubén Sánchez, min. 64), Viedma (Yael, min. 40), Jean Carlos, Juancho y Ontiveros (Cambil, min. 83).

Villanovense: Isma Gil; Sergio Domínguez, Espín, Javi Sánchez, Álex Romero, Pajuelo, Poley (Braim, min. 67), Alí Diakité (Carrasco, min. 67), José Ramón, Xavi Puerto y Moussa.

Goles: 1-0: Ontiveros, min. 61. 2-0: Carlos Neva, min. 63. 2-1: Carrasco (p), min. 79.

Árbitro: Sánchez López (colegio murciano). Amonestó a los locales Garrido, Isi, Yael y Fran Serrano; y a los visitantes Álex Romero, Alí Diakité, Pajuelo, Espín y Sergio Domínguez.

Incidencias: Ciudad Deportiva del Granada. 200 espectadores.

Mediado el ecuador del primer acto Juancho disparó desde la frontal por encima del larguero. Y ahí se acabó el bagaje ofensivo de los granadinos en los primeros 45 minutos. Por el contrario, el Villanovense no conseguía conectar con Moussa, sobre todo por las numerosas pérdidas en el centro del campo, por lo que el choque entró en una fase anodina con poco peligro.

No obstante, el choque se animó en tiempo de descuento. Primero fue el Granada B el que pudo adelantarse tras una contra conducida por Yael que cedió a Neva, cuyo centro al punto de penalti lo remató con la izquierda Juancho muy desviado. La respuesta no tardó en llegar fruto de un error defensivo del central granadino Fran Serrano tras un mal despeje que Moussa, en el área y con todo a su favor, envió por encima del larguero.

La segunda mitad fue mucho más interesante. Sobre todo porque ambos equipos, muy necesitados, se estiraron más en ataque. De nuevo fueron los locales los que avisaron y una vez más fue Juancho el protagonista tras una gran jugada individual en la que ganó línea de fondo para ceder a Ontiveros, que golpeó con poca potencia facilitando el trabajo de Isma Gil en el 52.

Los visitantes pudieron adelantar por medio de Moussa, que remató a las manos del arquero granadino un saque de esquina (56). Pero los que lo hicieron fueron los de Pedro Morilla, que aprovecharon un error defensivo del Villanovense para abrir el marcador. Isi recuperó y puso en profundidad un balón a Ontiveros, que ganó en velocidad a los centrales y encaró a Gil que nada pudo hacer para evitar el 1-0.

Pero la cosa fue a peor cuando dos minutos después Carlos Neva, de disparo cruzado, hizo el 2-0. Un nuevo mazazo que parecía dejar sentenciado el choque. Sin embargo, y con la entrada de Carrasco y Braim, el Villanovense dio un paso hacia adelante obligado a recortar distancias. Dejó muchos espacios atrás que no fueron aprovechados por el Granada B y la jugada le salió bien pues a once minutos del final, un penalti sobre José Ramón fue materializado por Carrasco. El tanto puso nerviosos a los granadinos, que pudieron ver cómo José Ramón y Braim se quedaban cerca de empatar el choque. En especial el segundo, cuyo disparo se estrelló en el palo derecho de Lejárraga en el 82.

Pese a intentarlo por todos los medios, la última ocasión llegó por medio de José Ramón, que disparó desde la frontal a las manos del guardameta rojiblanco. Aunque fue Juancho el que tuvo la última ocasión en el tiempo de descuento con un disparo que se estrelló en el palo.

Julio Cobos, técnico del Villanovense «El partido estaba controlado, pero un error lo cambió todo»

«El partido estuvo controlado en todo momento pero un error nuestro lo cambió por completo», declaraba Cobos. Para el preparador de Valdehornillos su equipo «ha querido, ha ido a por el partido e insistido hasta el final y creo que por ocasiones hemos merecido el empate, pero ellos han sido más efectivos».

Respecto al choque, señaló que «no ha sido muy vistoso para el espectador porque nos enfrentábamos dos equipos muy necesitados que juegan con mucha presión». No obstante, alabó la reacción de sus jugadores con 2-0: «Hemos sido capaces de recortar distancias y gozar de ocasiones pero quizá demasiado tarde».

Por lo que se refiere a la situación de su equipo apuntó que «no hemos sido capaces de ganar fuera en toda la temporada y no podemos perder un partido que teníamos controlado. Nos está costando mucho hacer gol y así es imposible ganar». Igualmente, destacó que «no perder el golaverage particular puede ser importante de cara a futuro pero antes tenemos que darle caza al Granada B, que ya nos saca cuatro puntos. En cualquier caso, eso se verá a final de temporada». Por último, confió en revertir la situación: «partíamos de ser penúltimos y hemos sido capaces de escalar posiciones y por qué no podemos evitar el descenso. Tengo confianza plena en el trabajo que se está haciendo y en mis jugadores».