La victoria que lo cura todo

Santi Villa pugna por un balón en el último duelo en el Romano ante el Recreativo. :: J. M. ROMERO/
Santi Villa pugna por un balón en el último duelo en el Romano ante el Recreativo. :: J. M. ROMERO

El Mérida, con Javi Sánchez en la lista y su discurso fortalecido tras el primer triunfo, recibe esta tarde a un debutante que aún no ha ganado

M. G.MÉRIDA.

Las victorias son capaces de cambiar cualquier cosa. Hasta el inicio de las previas. Este primer párrafo ya no redundará en la necesidad de ganar para atajar la ansiedad ni en la mala suerte de los penaltis y las lesiones para explicar lo de los 'pequeños detalles' ni en los nervios de los componentes del club en el caso de seguir colistas. La victoria de la última jornada en Granada cambia todo, menos el discurso. «Estamos más tranquilos, con menos presión, más contentos, pero la idea de trabajo ha sido la misma esta semana que la pasada», convienen en el vestuario emeritense.

«La victoria, a nivel colectivo, significa mucho. Significa que hemos minimizado los errores, que hemos acertado en las ocasiones que hemos generado, que hemos vuelto a hacer las cosas bien», se arrancó Santi Amaro en la previa. «Pero a nivel de jugadores la victoria no significa nada. Tienen que estar todos preparados, siempre. Cada choque nos marca un escenario, y dentro de ese escenario elegimos a los jugadores que creamos que mejor vayan a desarrollar la idea de partido». Es decir, que según el rival hay jugadores que el cuerpo técnico los prefiere para los últimos veinte minutos. «Lo importante no es los minutos que jueguen, sino la calidad de esos minutos. Hay futbolistas que pueden ser muy importantes en veinte minutos y otros que pueden jugar setenta sin hacer nada».

Sin los lesionados Antonio Pino, Melchor y Emilio Cubo, todos los demás jugadores disponibles irán convocados, incluido Javi Sánchez, que podría recuperar la titularidad tras seis semanas apartado de los terrenos de juego por lesión (el único descarte por decisión técnica es el guardameta Krsto). Todo lo demás, salvo modificaciones puntuales, se parecerá mucho a lo que se vio hace siete días en Granada, con Adrián Tellado en el lateral derecho.

Precedente de pretemporada

Hoy recibe a un rival que debuta en la categoría, que será directo en la lucha por la salvación y al que ya ganó en pretemporada con un cómodo 3-0 y una notable imagen. «Pero el del domingo no tendrá nada que ver con el de agosto», avisa de antemano Amaro. «Es verdad que aún no han ganado y son penúltimos, pero han recibido muy pocos goles». Menos que el Marbella, por ejemplo, que es quinto. Ha empatado con Algeciras, Córdoba, Talavera y UCAM y ha perdido con San Fernando y Villarrobledo.

A nivel de conocer jugadores, perfecto. Creer que el de hoy debe parecerse al amistoso de pretemporada, error. «Espero un partido con pocas ocasiones y espero también que nosotros nos lo tomemos como los partidos ante el Recreativo o el Granada B. Debemos ser intensos y agresivos desde el principio y entender que los puntos son fundamentales».

Porque el Villarrubia lidera el discurso que soltó el Mérida el domingo pasado: «competimos siempre, hacemos buenos partidos, lo único que nos falta es perfilar la puntería». Sin Piojo y Arroyo, con problemas físicos, el técnico manchego, Javi Sánchez, recupera al zaguero Carlos García, que no jugó la última jornada por sanción.

«Será un partido con los dos equipos más preparados que la última vez que nos enfrentamos», coincide el técnico del Villarrubia. «Como no hagamos un buen partido, nos pasarán por encima, porque el Mérida es un equipo muy veterano que sabe leer muy bien los partidos. No han ganado los primeros cinco partidos, pero han competido bien y merecido más. Y en Granada, que quizá no jugó tan bien, terminó llevándose los tres puntos». La victoria lo cura todo.