SEGUNDA B

«Esto es de todos, es una temporada histórica y venimos para quedarnos»

Édgar Agudo entre dos defensores del San Fernando. :: e. d./
Édgar Agudo entre dos defensores del San Fernando. :: e. d.

Édgar debutó como goleador del Don Benito en el importante triunfo ante el San Fernando que acerca la salvación

ESTRELLA DOMEQUE DON BENITO.

El gol es sinónimo de triunfo y de alegría. Es lo que hace subir los decibelios de cada estadio. Pero cuando no llega, el ruido se apaga y el trabajo silencioso del delantero parece caer en saco roto. Así lo siente Édgar Adugo, delantero del Don Benito. «En Segunda B, el '9' de referencia es el que tiene el trabajo más oscuro y menos vistoso». Así se expresaba tras lograr su primer gol esta temporada. Se le resistió en la primera vuelta, en el Rápido de Bouzas, y no llegaba tampoco en el Don Benito.

«La temporada no ha sido fácil. Desde que llegué aquí estoy muy contento por cómo se está dando todo, pero antes no había sido todo como esperaba», afirmaba el delantero madrileño, que suma once apariciones con la camiseta rojiblanca, solo cuatro como titular. «Sé mi rol y lo asumo, intento ayudar al equipo en los minutos que tengo», proseguía tras el alocado triunfo ante el San Fernando (4-3).

Su debut goleador fue a la postre decisivo para lograr el triunfo. Aun en estado de euforia, valoraba una victoria que puede ser vital de cara a la permanencia: «El equipo lo merecía, la afición también porque llevábamos muchos partidos aquí sin ganar y por cómo se ha dado hay que valorarlo tremendamente. Es para alabar a todos los compañeros, al cuerpo técnico y a la propia afición porque el '¡Sí, se puede!' se escucharía desde varios pueblos a la redonda».

Sabe que tiene que aprovechar sus minutos, más ahora que David Agudo es baja por unas molestias. «El otro día cuando David nota un pinchazo sé que va a llegar mi momento y que tengo que estar preparado». Y así fue, además con el premio del gol. «Muy contento, pero no todo son goles», insistía, «sé que en esta categoría la figura del delantero centro no es muy vistosa para el aficionado, porque no es un trabajo que se vea, pero sé que mis compañeros y el cuerpo técnico valoran el trabajo que hago».

Su único deseo es que lo individual se vea reflejado en el objetivo colectivo de la permanencia. «Si tengo más acierto u ocasiones podré hacer más goles, pero lo importante es ayudar al equipo», asegura. En ese sentido, prefiere no echar cuentas hasta los 45 puntos, que quedarían ya a cuatro, por lo que esta semana podrían tener la salvación a tiro. «Hay que ir a Marbella a ganar y no pensar en nada más», advierte.

Este objetivo parecía una utopía en algunos tramos de esta temporada y ahora lo acarician ya con la punta de los dedos. Cabe preguntarse, por tanto, qué tiene de especial este equipo. «Que cree, simplemente eso», responde tajante. «No es un fútbol vistoso, es práctico. En la primera vuelta el equipo quizás jugaba mejor, pero no terminaba de ganar. Ahora es al contrario. Los dos últimos partidos en casa son una locura. También porque se une todo, la afición, nosotros. En cualquier momento hay una chispa que cambia el partido y eso también es bonito», prosigue.

Los últimos datos de asistencia al Vicente Sanz le dan la razón. Es una locura, la rojiblanca, que se contagia. Y es por ello que Édgar Agudo anima a los aficionados a disfrutar de los dos partidos que restan en casa, «porque esto es de todos, es una temporada histórica y venimos para quedarnos».