Óscar de Paula: «Sueño con ver al Badajoz en Primera»

Óscar de Paula está muy ilusionado en su vuelta al Nuevo Vivero como responsable de la dirección deportiva. :: J. V. ARNELAS/
Óscar de Paula está muy ilusionado en su vuelta al Nuevo Vivero como responsable de la dirección deportiva. :: J. V. ARNELAS

«Para crecer como club y como ciudad sería indispensable tener una ciudad deportiva»

JAVI PÉREZBADAJOZ.

Compartir unos minutos de charla con Óscar de Paula es una delicia. Le apasiona el fútbol, lo que hace y transmite ilusión en cada palabra. Se emociona cuando habla del Badajoz. Siente y vive el club como algo propio, también lo ha sufrido. Formado en dirección deportiva por la RFEF, con el título de entrenador nacional y once años de experiencia como jugador de la Real Sociedad más gloriosa con la que fue internacional sub-21, tiene en su capacidad y conocimientos la tarea de dirigir la estructura deportiva del club. Óscar Javier de Paula Gamero (Barakaldo -pero desde pequeño en Olivenza-, 1975) debutó con 17 años con el Badajoz en Segunda, el más joven en la historia blanquinegra. El espejo en el que se mira La Academia. Ahora trabaja para sacar chicos como él. Ese es el gran reto. No pudo retirarse en el Badajoz por una lesión de rodilla, pero ahora tiene otro sueño, ver al Badajoz en Primera.

Más información

-Su cuarta etapa en el Badajoz, ¿cómo afronta este nuevo reto?

-Está siendo tan ajetreada la llegada que casi no tienes tiempo de pensar en este tipo de situaciones. Siento una gran responsabilidad y una gran ilusión por este nuevo proyecto que me han encomendado.

«Creo que los políticos no son conscientes de lo que supone que el Badajoz esté en Segunda, sino no pondrían tantas barreras» «Pensaba que jugar era lo más, he descubierto que entrenar es tan bonito como jugar y la dirección deportiva me apasiona»

-¿Le sorprendió la llamada?

-La verdad es que no me la esperaba. De hecho estaba asistiendo a las asambleas como socio y en ese tiempo llegó Joaquín y el 31 de mayo, antes de esta última asamblea, me llamaron porque querían contar conmigo. Para mí fue una sorpresa a la vez que una satisfacción tremenda que la gente me ha visto trabajar se acordara de mí.

-¿En qué consiste su función?

-Fue lo primero para lo que me preparé cuando me retiré. Es un apartado donde me siento muy a gusto y muy cómodo. Estamos arrancando. Ahora estoy yo solo para llevar la dirección deportiva del primer equipo y todo el fútbol base y de alguna manera me estoy apoyando en gente que ya estaba aquí con La Academia. Esta primera temporada está siendo de aterrizaje, pero es un proyecto a tres años vista e intentaremos dejar una buena estructura dentro de la dirección deportiva para que sea productiva y aprovechable por parte del Badajoz. Aquí estamos para trabajar por y para el Badajoz. Las personas vamos pasando y lo que queda es la entidad.

-Ha sido jugador, director del fútbol base, entrenador y ahora director de fútbol del Badajoz. ¿Con qué faceta se identifica más?

-La dirección de la cantera no la cuento porque fue nada, desapareció el club y casi no tuve tiempo de ejercer. Me gustan las dos facetas, tanto la de entrenar como la de dirección deportiva. No me encasillo. Soy una persona que se adapta y aprende rápido. Pensaba que jugar era lo más, he descubierto que entrenar es tan bonito como jugar y la dirección deportiva es un ámbito que también me apasiona y que disfruto de igual manera.

-¿Se ve entrenando otra vez?

-Me veo haciendo un trabajo de dirección deportiva a tres años vista. Estructurar de manera profesional todo lo que es la dirección deportiva de un club y en eso estoy totalmente inmerso. En darle a Mehdi (Nafti) el mejor plantel posible para que pongamos al Badajoz donde se merece que no es otro lugar que el fútbol profesional.

-Hablando de plantilla. Se cerró el capítulo de renovaciones sin retener todas las esperadas.

-Quisimos mantener una columna vertebral de ocho o nueve jugadores. Los que han querido estar, están. A todos se les ofreció renovar al alza con un 40 por ciento de su salario con respecto al año anterior. Después de seis meses buenos, unos se han subido a la parra, otros decían que tenían ofertas de Segunda y algunos no quisieron esperar. Cada uno es libre de elegir dónde estar, pero no íbamos a hipotecar el club a cualquier precio. Con respecto a Petcoff, le hemos demostrado que le queríamos, era querido por la afición, pero después de mimarle, de darle tiempo, no lo tenía claro y se ha despedido del club por redes sociales. No ha llamado al club para comunicarlo, creo que no es una manera de actuar. Lo que sí también me gustaría dejar claro es que hemos tratado de ser honestos y diligentes con los que no continuaban. He sido jugador y sé lo que es, por eso fue lo primero que hicimos.

-¿Y qué es lo que falta al equipo?

-Trabajamos para cerrar la plantilla con un portero sub-23, un central derecho 'top', un lateral derecho sub-23, estamos en conversaciones con un extremo izquierdo (ayer se firmó a Héber Pena), un mediapunta sub-23 y dependiendo de situaciones que tenemos entre manos alguna posición más por cubrir. Queremos dos jugadores por puestos.

-¿El objetivo es playoff o algo más?

-Es un proyecto a tres años y este primer año, ya lo ha dicho Joaquín, es jugar playoff. Todos tenemos esa ambición y a partir de ahí sin renunciar a nada. Soñar es libre. Y mi sueño es ver al Badajoz en Primera.

-¿En qué punto está el tema de la cesión del estadio?

-Ese es un tema que lo lleva tanto Joaquín como Álvaro. Están hablando con el Ayuntamiento y sé que estamos teniendo dificultades en el camino. Confío en que Joaquín consiga la concesión del estadio para poder realizar todas las ideas que tiene en su cabeza como poner el videomarcador, cambiar las butacas, quitar el foso, cambiar el césped, remodelar los vestuarios, hacer un gimnasio... Creo que no somos conscientes de lo importante que sería para la ciudad que el Badajoz estuviera en Segunda. Por ejemplo, que la Ponferradina esté en Segunda supone 8 millones de euros para la ciudad. Creo que los políticos no son conscientes todavía de lo que significaría que el Badajoz esté en Segunda, sino no estarían poniendo tantas barreras a un señor que quiere venir a poner dinero.

-Otro problema son los campos de entrenamiento, ¿dónde va a entrenar el equipo?

-Joaquín se está moviendo en ese sentido para poder hacer cerca del Nuevo Vivero un campo para entrenar. El hombre tiene una voluntad tremenda, incluso pagarlo de su bolsillo, pero necesita la colaboración del Ayuntamiento y de las instituciones públicas, sino se cansará y esperemos que esté por aquí mucho tiempo porque será bueno para el Badajoz y la ciudad. Lo que no entiendo son tantas trabas para una persona que quiere invertir en una ciudad deportiva que va a quedar para el Badajoz y para la ciudad. Aquí han venido grupos prometiendo muchas cosas y no han hecho nada. Joaquín ha prometido cosas que las está haciendo y si no las ha hecho todavía es porque no le están dejando. De hecho, los últimos meses la plantilla cobró porque este señor apareció, sino no sé dónde estaría ahora el Badajoz.

-¿Es el Badajoz un nuevo rico?

-Joaquín es una persona que se quiere probar a sí mismo fuera del negocio que controla, sale de su zona de confort y se está retando. Nuevo rico no porque hay un presupuesto y no te puedes mover de ahí.

-La Academia es el otro gran pilar de su cometido.

-Álvaro Trigo ha hecho un trabajo espectacular estos últimos cuatro años. Creo que se ha recuperado la esencia de la cantera del Badajoz que estaba abandonada y perdida. La idea es darle continuidad a ese trabajo y seguir descubriendo, potenciando y ayudando a los chicos a crecer tanto a nivel humano como deportivo.

-Pero para crecer desde la cantera también se necesitan instalaciones.

-Por eso es importante que Joaquín consiguiera hacer una ciudad deportiva. Para crecer como club y como ciudad sería indispensable que el Badajoz tuviera una ciudad deportiva. De hecho me llama mucho la atención que el Badajoz tuviera antes el antiguo Vivero, cedido por el marqués y por una mala jugada de alguien ahora no tiene nada. No tiene ni campo propio ni zona deportiva. El patrimonio que tiene son dos jugadores y una inmensa afición detrás dormida y desilusionada por malas gestiones que poco a poco va despertando. La gente está hastiada y entre los cuales me incluyo como seguidor, socio y abonado del Badajoz.