El Mérida se decanta por Santi Amaro

Santi Amaro en el banquillo del Mérida/HOY
Santi Amaro en el banquillo del Mérida / HOY

Le gana el pulso al otro candidato, Julio Cobos, y se desvincula 'amistosamente' del Calamonte para luchar por el ascenso

M.G.

Y al final, el nombre es el de Santiago Amaro Barril (Mérida, 1981)... uno de los técnicos que apareció en el principio del casting pero que no ocupaba la cabeza de esa lista de prioridades porque dos días antes del descenso del Mérida a Tercera se había comprometido con el Calamonte.

Desde aquel fin de semana y hasta ahora se han sucedido todo tipo de acontecimientos en las oficinas del Mérida. Se empezó con las prioridades deportivas de los dueños encima de la mesa: Julio Cobos y Santi Amaro. Le siguió el enfriamiento del primer preacuerdo con Julio Cobos. Luego apareció la 'recomendación' de los nuevos técnicos que componen la dirección deportiva de Óscar Fernández y el acuerdo verbal con el técnico madrileño. Pero como surgió la oferta del Unión Adarve para entrenar en Segunda B, Fernández decidió entonces quedarse en casa y otra vez vuelta al principio de todo: las reuniones con los candidatos iniciales, los tira y afloja, las dudas, las preguntas... y la decisión final: Santi Amaro.

Regresa a casa dos años después un tipo con ADN romano. Amaro llegó a los juveniles del Mérida para jugar en División de Honor en 1997; pegó el salto al equipo de referencia, el Promesas, cuando desapareció el CP; subió esa misma temporada a Segunda B con Antonio Samino en el banquillo para irse después a empaparse de casi todos los grupos de Segunda B; regresó al Romano para ascender en 2013; lo consiguió un año más tarde con Alcázar al mando; pasó directamente a los banquillos para ser ayudante de Alcázar en el primer año en Segunda B; con Antonio Gómez en el banco, ya en la segunda vuelta del campeonato, tuvo más protagonismo en la decisiones y presente del equipo que cualquier otro segundo en cualquier otro lado; y tras un año comentando los partidos del Mérida por la radio y salvar al Atletico Pueblonuevo en su debut en solitario en los banquillos, Amaro regresa al Romano, previa liberación 'amistosa' con el Calamonte, club con el que se había comprometido a finales de mayo.

Firma con su equipo de cabecera: es decir, Germán González de preparador físico. Y encima su amigo y excompañero de vestuario aquel año del ascenso, Jesús Perera, de ayudante. Aparte, sus dos primeros futbolistas confirmados también son viejos conocidos: Javi Chino subió con él en 2015 en Laredo y Javi Martín fue su pichichi el curso pasado en el Pueblonuevo. El tercero en llegar, con el que ya está negociando la dirección deportiva, podría serlo otro viejo conocido: el mediocentro del Villanovense Curro, con el que compartió vestuario en el Cacereño en la 2011-12. Una vez cerrado el cuerpo técnico, el Mérida empezará pronto a anunciar los fichajes que ya tiene apalabrados, una vez dé el visto bueno su nuevo entrenador: Santiago Amaro Barril.