SEGUNDA B

La portería a cero, primer antídoto de crecimiento para el Don Benito

Sebas Gil celebra el triunfo ante el Granada B. :: e. domeque/
Sebas Gil celebra el triunfo ante el Granada B. :: e. domeque

La victoria ante el filial del Granada estuvo marcada por la mejoría en defensa

ESTRELLA DOMEQUE

Don Benito. Llegaron los goles, llegó el primer triunfo y, quizás lo más importante, llegó el cerrojo del Don Benito a su portería después de ocho goles en contra en estas siete primeras jornadas. Una cifra que, en cualquier caso, es la más baja de los cuatro equipos que están en puestos de descenso directo, todos con doce o más goles encajados. Y una cifra que se ha ido alimentando a base de errores puntuales, pero que han costado bastantes puntos.

Era una de las asignaturas pendientes de los rojiblancos y así lo reconocía también su entrenador tras la victoria ante el Recreativo Granada este domingo por 3-0. «Era fundamental mantener la portería a cero, es más fácil sumar a partir de ahí y era el objetivo que teníamos», afirmaba Juan García que cree que su equipo ha ganado en contundencia defensiva, «a pesar de errores individuales, que nos han costado puntos, creo que estamos cada vez más mentalizados». Y la llave de ese primer cerrojo de la temporada no la tiene solo Sebas Gil, «que ha estado muy bien, pero a nivel defensivo el equipo ha estado muy comprometido, que es algo que tiene que ser nuestra base».

Y es que la clave del triunfo rojiblanco no estuvo únicamente en ese crecimiento defensivo. Ante el filial nazarí Juan García planteó un cambio de dibujo arriesgado y bastante ofensivo con cuatro delanteros en el campo, pero con el que buscaba la eficacia goleadora que también les está lastrando. «Aunque sea feo y el jugador a lo mejor se pueda quejar porque toca menos balones de lo normal», planteaba el técnico pacense, «pero teníamos que ser muy efectivos y tener muchas veces el balón cerca del área contraria para que pasasen cosas». Un dibujo acertado que tendrá que adaptar ahora para visitar al Villarrubia.