«Nos tenemos que poner ya el mono de trabajo»

Abraham Pozo celebra el gol del empate ante el Villanovense el pasado domingo. :: h. b./
Abraham Pozo celebra el gol del empate ante el Villanovense el pasado domingo. :: h. b.

Abraham Pozo, jugador del Don Benito, cree que es vital ganar el derbi de este domingo ante el Badajoz, equipo al que está muy unido

ESTRELLA DOMEQUE DON BENITO.

De familia blanquinegra, que poco a poco se va tiñendo de rojiblanca. Abraham Pozo vivirá de forma especial el derbi de este domingo entre Don Benito y Badajoz. El primero, el club en el que lleva tres años y que le ha llevado a debutar en Segunda B, y el segundo, el equipo que le marcó a nivel personal y con el que jugó en Tercera División.

«Mi familia siempre ha sido del Badajoz, desde pequeño he ido a ver sus partidos y mi padre ha trabajado también muchos años en el Badajoz. Ha sido el equipo referente de mi familia», recuerda el de Pueblonuevo del Guadiana, a apenas 24 kilómetros de la capital pacense. Del club blanquinegro recuerda el buen trato que recibió en aquella época. Es por ello que les desea lo mejor, «pero a partir del domingo a las 2 del mediodía, cuando acabe el partido, y también espero que quede lo más arriba posible».

Los dos equipos llegan en un buen momento. El Badajoz con una racha de ocho jornadas sin perder y habiendo encajado un único gol en esos ocho partidos. El Don Benito también suma ocho jornadas sin conocer la derrota, pero lleva cuatro empates consecutivos. «No perdemos, pero tampoco estamos ganando y eso conlleva que estemos todos muy apretados. El otro día ese gol en el 93 nos ha dado mucha más vida de la que teníamos, pero no da tiempo a saborear el punto cuando tienes otro derbi esta semana», reconoce Pozo.

Desde esa sinceridad afirma que el Villanovense fue superior el pasado domingo, «pero la suerte que no hemos tenido en la primera vuelta o ante el Sanluqueño, la tuvimos el otro día. Ahora hay que pensar en el Badajoz, que también lleva una racha muy buena, pero nosotros en casa tenemos que ganar».

Este domingo espera un partido muy igualado, aunque cree que tienen que hacer valer su necesidad de ganar para tratar de lograr la permanencia. En ese sentido, coincide en las palabras del capitán rojiblanco, Gonzalo, que reconocía que el equipo necesita sumar cuatro o cinco victorias más: «Aún es pronto para las matemáticas, pero quedan nueve partidos, así que nos tenemos que poner el mono de trabajo».

De momento, no miran más allá del derbi de este domingo, pero sí a su alrededor. Esta semana la afrontan en el puesto de promoción del descenso, teniendo por delante a Sanluqueño y Granada B, y por detrás al Villanovense y El Ejido. Son los cuatro rivales a tener en cuenta, pero no los únicos. «Estamos ahí varios equipos que vamos a pelear por no descender y espero que nosotros podamos salvarnos. También espero que se mantenga el Villanovense, porque es bueno que los equipos extremeños sigan en Segunda B», afirma.

A nivel individual, vive con intensidad su temporada de debut en la categoría de bronce. De momento, suma ya 28 partidos disputados, uno de ellos en la eliminatoria de Copa del Rey. Mucho se habla, y bien, de cómo está siendo su adaptación. «No había jugado nunca en Segunda B. Quizás en algunos partidos te cuesta, porque estás acostumbrado a Tercera y aquí hay mucho más nivel, más fuerza y velocidad, pero creo que me he adaptado bastante bien», explica el centrocampista, que espera seguir sumando minutos «disfrutando de ellos, que no me lo está regalando nadie, y ayudar al equipo a que nos mantengamos».

En ese sentido, reconoce que se siente muy cómodo con la presencia de Sillero, Pepe Bernal, Zambrano y Gonzalo, «se compenetran muy bien y eso se nota cuando juegas».