Segunda B

Era Patxi Salinas, día 1

Patxi Salinas dirige la primera sesión de entrenamiento en el Nuevo Vivero:. J.V. ARNELAS

Este lunes ha comenzado la pretemporada del Badajoz con poco trabajo físico, muchas caras nuevas y las ausencias de Kike Royo y Julio Cidoncha que se incorporan este martes

MANUEL Gª GARRIDO

El Badajoz escribió este lunes las primeras líneas de la pretemporada 2018-19. A las nueve de la mañana se abría el telón del Nuevo Vivero, con un césped alto, algún bostezo, piernas aletargadas y muchas ganas. La primera novedad se desveló pronto. Joma vestirá al Badajoz. Pese a que tenía contrato con la marca deportiva Kappa, finalmente será la empresa toledana la que se encargue de proporcionar las equipaciones al conjunto blanquinegro.

El cuerpo técnico, encabezado por Patxi Salinas y secundado por David Carnero, Jorge Mora y Pablo García, pisaba en primer lugar el verde. La plantilla accedía al campo poco después y tras una breve reunión y charla, comenzaba la sesión abriendo boca con algo de carrera continua. Un poco de trabajo con balón, rondos, partidillo en medio campo y estiramientos componían la liviana sesión de entrenamiento.

La seriedad y el mutismo de los compases iniciales fue dejando paso a un ambiente más distendido, con lugar para bromas por los primeros caños, arengas y guiños en una plantilla completamente remozada y plagada de caras nuevas. Solo Pawel Florek, José Ángel y Guzmán Casaseca repiten del curso pasado.

Se estrenaban Eneko, César Morgado, Cristian, Mario Gómez, Toni Abad, David Martín, Higón, Kamal, David Aparicio, Éder, Lamarca y Ferrón. Faltaron a la cita inaugural veraniega otros dos fichajes, el portero Kike Royo y Julio Cidoncha, que tenían permiso del club para incorporarse un día después, de manera que hoy ya se integrarán con el resto del grupo. Con la ausencia del meta procedente del Guijuelo, Florek se ejercitaba junto con el juvenil Moisés Ortega, que realizará toda la pretemporada con el primer equipo, al igual que su compañero Aníbal Cordeiro, mientras que Sergio Pérez seguirá a las órdenes de Patxi Salinas hasta que su equipo comience la preparación.

Otra de las novedades fue la presencia de varios jugadores a prueba, todo un clásico a estas alturas. Dos de ellos son Kang y Junho, futbolistas coreanos procedentes del QUM FC, conjunto con el que el Badajoz anunció hace unos días un convenio de colaboración. También trabajaron con el resto del plantel el mediocentro belga Jounes Fetouaki, el central uruguayo Nicolás Márquez, el mediocentro Iván Pérez y el mediapunta Miguelito.

Hubo un concepto que jalonó todo el entrenamiento, intensidad. Tanto Salinas como el preparador físico insistieron en ese factor y no dieron respiro a sus pupilos pese a tratarse de un simulacro de sesión, a la espera de que hoy aprieten las tuercas a los suyos. Ampliar el campo con balón y cerrar espacios y estar juntos sin él fueron algunos de los primeros esbozos tácticos en el boceto inicial de Patxi Salinas. Aunque ayer le interesaba más soltar musculatura y adquirir sensaciones que machacar con fundamentos de estrategia.

Satisfecho con la plantilla

Respecto a los objetivos, Salinas fue rotundo. «Seremos un equipo que va a dejarse la piel cada semana por dar alegrías, que va a ir a muerte, competitivo, lleno de ilusión. Lo demás... vender humo no va conmigo». El preparador blanquinegro se mostró satisfecho con la confección de la plantilla. «Hemos fichado lo que hemos querido dentro de nuestro presupuesto». Queda por llegar un lateral derecho y un mediocentro y posiblemente entre esta semana y la siguiente se cubran esas vacantes.

Salinas resalta que muchos jugadores aún se encuentran buscando piso y están en pleno proceso de adaptación a la ciudad y a los nuevos compañeros. «Son días raros en los que hay que hacer muchas cosas». Respecto a los rivales destaca que «hay equipos jodidos, pero esperemos que uno de esos jodidos sea el nuestro».

También comparecieron José Ángel y Guzmán Casaseca, los dos pacenses que continúan. El primero de ellos destacó del nuevo entrenador que es «un hombre cercano que nos ha dado confianza y nos pide trabajo diario». Pese a que desde un primer momento se ha declinado hablar de metas, José Ángel mantiene su sueño del año pasado. «Mi ilusión es jugar un playoff a Segunda con el Badajoz y lo voy a pelear».

Por su parte, Guzmán recalcó la importancia de la hinchada pacense esta temporada. «El año pasado fue fundamental, si no es por ese calor y el fortín que hicimos aquí, el objetivo habría estado más difícil. Se consiguió en gran parte gracias a ellos.

 

Fotos

Vídeos