Nafti: «Tenemos que correr como humildes y pensar como grandes»

César Morgado ha sufrido una recaída de su lesión y será baja ante el San Fernando. :: pakopí/
César Morgado ha sufrido una recaída de su lesión y será baja ante el San Fernando. :: pakopí

El técnico blanquinegro pone distancia con la euforia desatada por el buen momento del Badajoz, que contará el domingo con el empuje de su afición

MANUEL Gª GARRIDO

Mehdi Nafti accedía a ayer a la sala de prensa con un rostro indescifrable, neutro, parco en ademanes, pero con un rictus grave. La seriedad fue la nota predominante en los apenas seis minutos que duró su comparecencia. No hubo lugar para un paréntesis de distensión, únicamente el jolgorio organizado por algunos jugadores en el túnel de vestuarios tras el entrenamiento tornaba algo más laxa una atmósfera rígida.

Cualquiera diría oyendo cada respuesta escueta que el Badajoz atraviesa un momento dulce que puede refrendar ante su afición el domingo (Nuevo Vivero, a las 12.00 horas). Conciso, sin rodeos, algo áspero en ocasiones (aunque con su indiscutible educación), contestaba con flashes a cada cuestión. «No hay dudas, jugamos en casa», «no valoro ni me entra en la cabeza que los futbolistas sientan presión», fueron algunas de sus lacónicas declaraciones. Cuando se le interpeló sobre qué supondría lograr el tercer triunfo consecutivo por primera vez esta campaña, también fue sucinto: «Un paso más hacia al permanencia». Férrea contención ante el ímpetu de un optimismo tan exacerbado como arriesgado.

La euforia es un histriónico enemigo de la concentración. Una profusa dosis de entusiasmo ha salpicado a la parroquia blanquinegra calando por sus cuatro costados. Las posibles distracciones y excesos de confianza en la plantilla, que ya ha sufrido desconexiones en varias fases parecidas de la temporada, pueden ser unas de las preocupaciones del absorto técnico franco-tunecino. El alboroto y expectación generada pueden convertirse en un arma de doble filo y el entrenador ejerce de escudo.

Las bajas son otro motivo de inquietud para Nafti. César Morgado ha recaído de su lesión en el cuádriceps y está descartado para el próximo choque. Lo mismo ocurre con Damián Petcoff, que sigue renqueante de sus molestias musculares y no entrará en la convocatoria. Ambos son dos pilares claves en la zaga y la medular respectivamente. Tampoco estará disponible Adama. Además, en el caso del central pacense, su ausencia resta potencial al Badajoz en uno de los mayores peligros del San Fernando, las jugadas de estrategia. «Han hecho la mitad de sus goles a balón parado», destaca el preparador blanquinegro. Sin olvidar que, en medio de la fiesta que se vivirá en la grada, entra en escena uno de los «equipos top de la categoría», serio defensivamente y efectivo arriba.

Respecto a que se juegue a mediodía, Nafti fue tajante: «nos vale cualquier horario». De esta manera salía al paso de un tema que ha generado muchas especulaciones a lo largo de la semana en cuanto al motivo del cambio. El Badajoz ha disputado esta temporada siete partidos a las 12.00 horas, cinco a domicilio y dos en su feudo. El balance es de cuatro victorias (Ibiza, en la ida y en la vuelta, Recreativo Granada y Melilla), dos derrotas (Jumilla y Sevilla Atlético) y un empate (Atlético Malagueño).

Únicamente refiriéndose a la afición, Nafti se permitió una licencia descriptiva mayor y se explayó a la hora de resaltar el papel tan determinante que juega para el club. «Me encanta que la gente pueda soñar, me parece lo más bonito. Cuando se planifica una temporada siempre se guarda ese derecho. Mis jugadores necesitan ese aliento, todo lo que se ha generado alrededor del partido. Quiero más mañanas como las del encuentro ante el Ibiza».

Marea blanquinegra

Todo indica que la marea blanquinegra inundará el estadio Nuevo Vivero mañana. Se espera un gran ambiente en las gradas. Más de 2.821 personas han comprado hasta ayer sus entradas anticipadas de la promoción que el Badajoz ha puesto en marcha esta semana. Además, habrá una nutrida presencia de escolares, ya que se entregaron invitaciones en varios colegios de la ciudad. «No vamos a defraudar a nuestra gente, porque la necesitamos», sentenciaba Nafti.