El Mérida pierde la confianza en Nafti

Nafti, pensativo en la banda del Romano. :: j. m. romero/
Nafti, pensativo en la banda del Romano. :: j. m. romero

El club le comunicó ayer al técnico que no seguirá y ya busca sustituto para que se haga cargo de la plantilla a partir del 27 de diciembre

F. G. MÉRIDA.

Por tercera temporada consecutiva, el Mérida cambiará de entrenador en pleno trayecto. El club le comunicó en la tarde de ayer a Mehdi Nafti (Toulouse, Francia, 1978), ya de vacaciones en Francia, que no continuará al frente del vestuario emeritense en la segunda vuelta. Los resultados del equipo en el último mes y medio (una victoria, dos derrotas y cuatro empates) y las sensaciones de los últimos partidos (sobre todo en Almendralejo y ante el filial del Córdoba) son los motivos de los responsables del club para cambiar de técnico. «Veíamos que la cosa no funcionaba y estábamos obligados a hacer algo», confirmó Bernardo Plaza a este periódico mientras regresaba anoche de Madrid, después de que la noticia la adelantaran los compañeros de Canal Extremadura Televisión a media tarde. La idea es anunciar el sustituto en los próximos días para que empiece a dirigir a la plantilla a la vuelta de las vacaciones, previstas en un principio para la tarde del miércoles 27 de diciembre.

La destitución de Mehdi Nafti se coció la semana pasada. Los responsables del club reprocharon, tanto públicamente como en privado, el conformismo y el victimismo del equipo cada vez que se enfrentaba a un rival superior a domicilio, los goles encajados a balón parado o centros laterales y la falta de reacción y actitud en algunos momentos de los partidos. «Si no hay victoria, hay catástrofe. Y entonces habría que hablar dentro de unos días», llegó a decir el presidente, Daniel Martín, a Canal Extremadura Radio el pasado martes.

El técnico, en la rueda de prensa del viernes previa a la visita del Córdoba B, insistió en que a él nadie le había dado un ultimátum. «Yo hablo con el presidente todos los días. Y a mí nadie me ha puesto un ultimátum encima de la mesa esta semana. El ultimátum me lo pongo yo desde la primera jornada, porque eso nos hace crecer. Yo me he visto en la calle durante diecinueve jornadas, incluso en los partidos de pretemporada. En Marbella me echaron cuando íbamos terceros, he jugador dieciocho años al fútbol. ¿crees que algo me puede sorprender ya?».

Tras el empate del domingo, Nafti volvió a opinar sobre su posible destitución: «Yo no puedo opinar sobre algo que no me ha llegado a mí (sobre el ultimátum). Pero no soy tonto, y por supuesto sé que este partido era muy importante. Pero intento aislarme, porque si no me pegaría un tiro. La presión me la pongo yo mismo. No hace falta que nadie me lo diga. Yo soy consciente. Aprendo rápido sobre la marcha». «Nos vemos ante el Marbella. si Dios quiere», se despidió de los periodistas en la sala de prensa, confiado en regresar ante la ausencia de notificaciones del club.

«No nos lo esperábamos»

Y ayer, la dirección deportiva le llamó a sus vacaciones para comunicarle la destitución. «La convivencia con Nafti ha sido espectacular, ningún mal rollo. El grupo estaba a muerte con él. Pero nosotros no podemos hacer nada, son cosas del fútbol. Si hubiéramos ganado al Córdoba no estaríamos hablando de esto. Nafti es un técnico muy trabajador, yo he aprendido mucho de él. No nos la esperábamos, la verdad», comentó ayer el capitán Javi Chino a Canal Extremadura Radio.

Nafti, que firmó por el Mérida a finales del mes de junio, deja al equipo en mitad de la tabla con 25 puntos, a ocho puntos del playoff y solo dos por encima de la promoción de descenso. Tras seis victorias, siete empates y siete derrotas, con 19 goles a favor y 19 en contra. Para el club, el objetivo era el mismo que el del curso pasado, llegar con posibilidades de luchar por las cuatro primeras plazas a las últimas jornadas. Pero la plantilla corta y desequilibrada, las graves lesiones y el rendimiento de algunos jugadores por debajo de lo que se esperaba han trasladado a la afición la idea de que el equipo tiene menos mimbres que hace un año. Y que Nafti no es el máximo responsable de la situación actual.

En el debut en Segunda B hace dos temporadas, el club destituyó a Ángel Alcázar en Navidades para sustituirlo por Antonio Gómez. El curso pasado, Eloy Jiménez sustituyó a José Miguel Campos a principios de octubre. Ahora, el Romano espera un nuevo nombre que remplace al de Mehdi Nafti, que se marcha en desacuerdo y muy dolido por la formas y la decisión del club.