SEGUNDA B

Mario Gómez cambia el Nuevo Vivero por el Romano

Mario Gómez. :: hoy/
Mario Gómez. :: hoy

Tras no ser renovado por la dirección deportiva del Badajoz, se convierte en el cuarto fichaje del Mérida

M. G.MÉRIDA.

No ha sido el primero ni será el último: Mario Gómez Martín (Talavera de la Reina, 1992) protagonizó ayer un nuevo trasvase Badajoz-Mérida. Como recientemente lo han protagonizado Joaqui Flores, Paco Borrero o el propio Mehdi Nafti. El central toledano entrará a formar parte de los jugadores que han vestido ambas camisetas, como César Morgado, Copito, Javi Chino, Fran Miranda, Jorge Zafra y un largo etcétera de futbolistas.

Después de disputar 33 partidos con el CD Badajoz (31 como titular y tan solo dos como suplente), anotar dos goles y jugar un playoff de ascenso a la Liga 123, la nueva dirección deportiva del conjunto blanquinegro decidió no renovar a Mario Gómez, uno de los jugadores más destacados de la última temporada del Nuevo Vivero. De ahí que Rubén Andrés y Santi Amaro no hayan dudado en convencerlo para engancharlo al nuevo proyecto emeritense.

Con Mario Gómez, el cuarto fichaje del verano en el Romano, la plantilla del Mérida cuenta ya con doce futbolistas. Los doce con ficha senior. Competirá por un puesto con el capitán Javi Chino y con uno de los mejores jugadores de la última temporada, Álex Jiménez. «Mario Gómez va muy bien al corte. Es rápido, habilidoso y con una muy buen salida de balón desde atrás», lo define el director deportivo, Rubén Andrés. «Pese a que no es un central excesivamente alto, posee un gran salto y domina el juego aéreo». La demarcación la completará un central sub-23.

Mario Gómez se formó en la cantera del Rayo Vallecano, con cuyo filial debutó en Segunda B en marzo del 2011. Llegó incluso a estar concentrado con el equipo de Paco Jémez con 21 años y tuvo la oportunidad de debutar en la Copa del Rey en el Ciudad de Valencia ante el Levante en 2014. Jugaría en Vallecas hasta la primavera del 2015, cuando firmó por el Gavá. Al año siguiente regresaría a casa para jugar en el Talavera y el año pasado rayó a un gran nivel en el Nuevo Vivero.

Por otro lado, el Mérida suma 604 abonados en apenas dos días de campaña.