Segunda B

Un 'lifting' que infunde respeto

Un 'lifting' que infunde respeto

Nafti destaca la recuperación de identidad de un Badajoz que no se marca más objetivos que seguir perfilando su estilo

MANUEL Gª GARRIDO BADAJOZ.

El Badajoz luce 'lifting'. Tras el delicado trasplante de rostro al que se sometió hace casi prácticamente una vuelta, se han sucedido retoques bajo el bisturí del cirujano Mehdi Nafti. Las facciones del conjunto pacense quedaron irreconocibles en el primer tramo de temporada y meses después ha recuperado identidad en el juego. Las cicatrices de aquel proceso siguen visibles y ayudan a no olvidar el vía crucis sufrido. «Sabemos de dónde venimos y que la gente no olvide en qué jornada se salvó el equipo la temporada pasada. A veces nos quemamos muy pronto. Hay que trabajar, callados, humildes, pero sin renunciar a nada», esgrime.

El técnico blanquinegro es taxativo a la hora de referirse a objetivos. Es imposible pillarle en un renuncio porque su discurso es inquebrantable. Ni ascenso ni Copa del Rey. Todo gira en torno a pulir su idea futbolística, tatuarla en el imaginario táctico de la plantilla hasta convertirla en un resorte motriz en el césped. Aunque ayer, en la rueda de prensa previa al encuentro ante el Recreativo Granada (Nuevo Vivero, 17.00 horas) sentó un precedente. Se permitió la licencia de mentar explícitamente una meta innegociable: «Vamos a dejar al Badajoz en el lugar mínimo que merece y mantenerlo en la categoría, y después ya se verá». Suena a tópico manido, pero es un ejercicio de aperturismo para un hombre hermético en estas cuestiones. Reacio a reparar en números, posiciones en la tabla o distancias entre rivales, es consciente de que la frontera de los 45 puntos está a tiro de piedra y con ella se abren otros horizontes por los que luchar.

Aunque para el preparador franco-tunecino, su equipo ya es poseedor de un trofeo intangible que resaltó henchido de orgullo. «Los rivales nos respetan, se nota incluso a la hora de hacer sus alineaciones. Eso para el Badajoz es un lujo». Aunque no quiere relajaciones. El cuanto al equilibrio obtenido en las dos áreas, se ha resentido algo la simetría en el ataque, donde «hemos perdido un poco esa chispa», explica Nafti.

Ausencias importantes

En el balance defensivo los pacenses son casi un prodigio de ingeniería, convirtiéndose en un reloj suizo, puntual en el repliegue e infalible en la contención. Pese a contar con las ausencias importantes en la zaga de Juanjo, que cumple ciclo de cinco amarillas, y Mario Gómez, que fue expulsado ante el Linense, no le inquieta que el bloque se resienta. «Eneko ha salido del once tras una racha sin encajar goles y ha entrado Candelas, con Juanjo y Toni ha pasado igual». Además, quiso poner en valor la figura de César, que desde la lesión muscular que sufrió ha tenido un papel más secundario. «El domingo entrará Morgado, que es una garantía. Tener a un jugador como él en el banquillo varias semanas es un lujo». Nafti tendrá también dudas en la medular. Julio Cidoncha y Damián Petcoff están entre algodones y su participación el domingo dependerá de la evolución que experimenten en las próximas horas. Preocupa más la contractura en la espalda que sufre el centrocampista madrileño que le ha impedido entrenarse durante dos días. Respecto a los fichajes invernales, exceptuando Candelas, apenas han contado con oportunidades. El entrenador blanquinegro argumenta que Mendy y Adama están muy enchufados y gozarán de oportunidades, mientras que «Jordan aún no está preparado para competir».