SEGUNDA B

La intrahistoria de una tanda inolvidable

Álex Jiménez y Javi Sánchez en el hornito Santa Eulalia. :: j. m. romero/
Álex Jiménez y Javi Sánchez en el hornito Santa Eulalia. :: j. m. romero

Álex Jiménez, autor del último penalti, y Javi Sánchez, el guardameta que atajó dos de nueve, repasan cómo se cocinó el ascenso del Mérida

M. G.MÉRIDA.

El penalti de Ricardo en el añadido de Pamplona, el de Fernández Cuesta en Riazor y ahora el noveno de la tanda de Álex Jiménez ante el Socuéllamos. Instantes desde los once metros que eran y que ya son historia viva del fútbol emeritense.

«Acuérdate de lo que te dije el jueves. Si Jacinto corre lento, lo tira colocado. Si coge carrerilla, la rompe. Acuérdate», le dijo, nada más comenzar la tanda de penaltis, Álex Jiménez a su amigo Javi Sánchez. «Y nada más ver correr a Jacinto, me acordé de lo que me dijo Álex. Y aguanté», desvela Javi Sánchez, que empezó parando el primero del Yugo en la tanda del domingo (luego también pararía el tercero de Carlos García).

«Y yo luego, cuando se encamina a lanzar el definitivo, le digo que aguante, que el portero se tira antes», recuerda Javi Sánchez. «Y yo le dije que no, que había ensayado durante la semana tirarlo fuerte, arriba y al centro. Ensayé uno el jueves y lo hice así y otro el sábado e igual. Así que le di las gracias. pero no le hice caso», se ríe ahora Álex Jiménez, autor del noveno y definitivo penal.

No quería tirar el central del Mérida. Ni se le pasaba por la cabeza. De hecho, en el octavo penalti, discute con Curro por ver quién lo tira. Curro se acordaba de un penalti que falló con el Villanovense en un playoff. y Álex de otro que erró con el Real Madrid en una final de juveniles. «Era un torneo en Hungría. Segundo año de juvenil. Jugábamos ante el Ferencvaros. Era el segundo penalti de la tanda. Y lo fallé. Fue el último penalti que tiré». hasta el del domingo en el Romano. Y en eso pensaba Álex Jiménez mientras se encaminaba hacia el punto de penalti.

Pero este sí que lo metió, «porque también es verdad que no era la misma mi responsabilidad que la que tuvieron antes Curro, Muneta o Espinar. Ellos lanzaban obligados a marcar porque si no estábamos fuera; yo lanzaba para subir. Si lo hubiera fallado, la tanda continuaría», se sacude la importancia Álex Jiménez.

Tiraba para subir porque antes Essomba lanzó el suyo fuera. «Siempre pienso que los voy a parar», confiesa Javi Sánchez, que ya en Liga paró uno al Aceuchal y al Moralo en Liga. «Pero al final, cuando siguen marcando y no paras ninguno, sí que te agobias un poco, porque no eres capaz de quitarle la presión a los lanzadores de tu equipo». El jueves, junto a Domingo Durán, Álex Jiménez y Migue Montes empezó a preparar esa 'hipotética' tanda.

«La base de datos de Domingo tenía controlados los de Megías, Belencoso y Jacinto, que son los que más han tirado este año. Y luego Álex y Migue me aconsejaban porque los conocían de su etapa anterior allí. Hablamos de su zona de seguridad, de cómo los tiraban según el momento del partido. pero es solo una ayuda, porque luego, por ejemplo, Belencoso lo cambió. Saben que los tenemos estudiados y cambian a última hora».

«Los porteros tienen más 'scouting' que nosotros», reconoce Álex Jiménez. «Nosotros, al final, no nos hace falta saber nada del portero contrario, sino tirarlos donde nos encontremos más seguros». Álex Jiménez tiró de seguridad. y hoy celebra ya en Móstoles un ascenso que llevará por siempre su nombre. «Soy consciente de eso. Pero yo sólo lancé el último penalti. Con el tiempo, este ascenso se debe de recordar por la temporada que se ha marcado todo el equipo, por el gran grupo humano que hemos conformado. El ascenso tiene muchos nombres propios».