Gran fin de semana para el club blanquinegro

El ascenso a División de Honor del juvenil blanquinegro puso la rúbrica a un fin de semana redondo para el Badajoz. El conjunto de Miguel Espejo conquistó el título a falta de cinco jornadas en una temporada para enmarcar. El primer equipo aseguraba virtualmente la permanencia en Segunda B, mientras que el Promesas ganaba en Gévora 1-3 y refuerza su segundo puesto en su objetivo de pelear por el ascenso a Tercera. Le saca 5 puntos al quinto, Villar del Rey, con 15 aún en juego. Además, el cadete A se proclamaba campeón de su liga con tres jornadas de antelación.