La falta de maldad de los primeros de la clase

Nafti arenga a sus jugadores desde la banda. :: pakopí/
Nafti arenga a sus jugadores desde la banda. :: pakopí

Nafti insiste en la necesidad de un punto más de picardía y agresividad en los jugadores del Badajoz para manejar fases claves de los encuentros

MANUEL Gª GARRIDO BADAJOZ.

«Se nota que tengo jugadores que son los primeros de la clase, son demasiado educados». La falta de maldad, picardía y astucia en los futbolistas del Badajoz que tanto preocupa a Mehdi Nafti no es únicamente una cuestión de sensaciones o situaciones puntuales, sino un profundo bucle con traducción estadística. De los 16 partidos disputados esta temporada, en diez el conjunto blanquinegro estuvo a remolque en el marcador.

Desconexiones, errores individuales, déficit de intensidad y agresividad, nefasta puesta en escena en los primeros minutos... Un compendio de desajustes más achacables a un perfil muy técnico pero poco canchero de la plantilla que a fallas tácticas reseñables. En resumidas cuentas, hay quilates, pero falta mala leche. «Corregir la ausencia de esa maldad de un jugador, eso que viene en la personalidad, es complicado. Saber hacer una falta táctica en un momento dado hay que automatizarlo entrenando y entrenando».

En esa decena de encuentros en los que tocó remar a contracorriente, el balance blanquinegro es de dos victorias, en las remontadas ante Villanovense y Don Benito; dos empates, los dos últimos, contra Almería B y Malagueño; y seis derrotas (Talavera, San Fernando, Cartagena, Recre, Linense y Jumilla). El Badajoz también ha mostrado dificultades para mantener los resultados, en parte por cierta ingenuidad en la lectura de los partidos e incapacidad para controlar el otro fútbol. Ante El Ejido dilapidaron una ventaja de 2-0 o, sin ir más lejos, el domingo pasado, ante el filial malacitano, recibieron el tanto de la igualada en el descuento tras voltear el 1-0. «En la contra que hace el Atlético Malagueño en el último minuto, si yo estoy en el campo, no hubiéramos encajado ese gol, porque yo eso lo llevaba dentro».

Nafti remarca que es importante seguir trabajando en esa dirección para que la evolución tenga continuidad e incidencia directa en el casillero. «En los dos últimos partidos hemos perdido cuatro puntos y el trabajo queda a medias. El 80% de las cosas se hacen muy bien pero no se refleja en el marcador. Tenemos que insistir en ese 20% que nos hace tanto daño».

Si la pasada semana el entrenador franco-tunecino era rotundo respecto a la posibilidad de que llegaran fichajes argumentando que está muy contento con su plantilla, su discurso ha dejado ahora entreabierta la posibilidad de que haya refuerzos en el mercado invernal. «Ya veremos después del Sevilla Atlético, ya hemos empezado a hablar. Los chicos tienen dos pruebas antes de las Navidades y tienen que dar la talla». Sin querer abonar más de la cuenta un terreno fértil en especulaciones y rumores, se remitió a una de sus principales consignas, «necesitamos maldad».

Para el choque del domingo (Nuevo Vivero, a las 12.00 horas), el único descartado hasta la fecha es César Morgado, pese a que varios jugadores han arrastrado molestias durante la semana.

 

Fotos

Vídeos