PRETEMPORADA

Empate poco amistoso en el Romano

Empate poco amistoso en el Romano
Brígido

El nuevo Mérida se mostró ante su afición en un choque de intensidad y dureza competitiva ante un Guijuelo que no cedió nada

JAVI LAIRADO

No ha sido precisamente un verano aburrido para la afición romana. Dos meses han pasado desde la tanda de penaltis que supuso el final del añito en el infierno para el club. Un año que se hizo duro para todos, pero que tuvo el final más dulce posible. Dos meses después, el club presenta caras nuevas en el palco, con Paco Puertas tomando el relevo de los Martín; en el cuerpo técnico, donde continúa Santi Amaro pero a su lado se sienta ahora Juanma Barrero; y en la plantilla, que se ha renovado en un número menor a lo acostumbrado en los últimos cursos. Ocho fichajes hasta ahora, a los que la afición pudo conocer en el primer amistoso del verano en el Romano. Llegaba el Guijuelo, capitaneado por un histórico como Carlos Rubén.

Y por si había poco, el Mérida llegaba al choque tras caer pocos días antes en Villanueva. Una nueva derrota podría llevar a gestos torcidos. Amaro alineó un once que perfectamente podría ser titular en menos de veinte días en el inicio liguero. Con Del Castillo por delante de la línea defensiva, y Curro por delante para meter intensidad a la presión, sus problemas venían cuando agarraba el cuero. Poley no encontraba su hueco, y Gaspar aparecía a cuentagotas. El Guijuelo marcó el tiempo en el inicio del partido. Movía la pelota con más soltura que su rival y se sentía cómodo. Poco después del cuarto de hora, Javi Sánchez salvaba el primer gol visitante en un uno contra uno. El lance espoleó al Mérida, que arrancó los primeros aplausos de la grada con un buen robo de Curro que terminó en un deficiente centro de Gaspar. Aparecieron ellos dos, el mismo Poley, Pino le dio sentido a la circulación, y parecía que el Mérida arrancaba al fin. Se adueñó del choque el equipo romano, que gobernó el centro del campo durante el resto de la primera mitad. La lesión de Poley, que sufrió varias entradas consecutivas, fue lo más negativo de este tramo del partido.

Comenzó la segunda mitad con un juego más parejo. Ambos bloques trataban de no romperse en un ida y vuelta que a estas alturas de la temporada no interesaba a nadie. Gaspar puso una marcha más en una recuperación en tres cuartos, pero su pase diagonal resultó largo en exceso para Dani Espinar. Cambió Amaro medio equipo para el último tercio de partido. Mena inyectó dinamismo al juego, y estuvo a punto de inaugurar el marcador tras una buena jugada colectiva en la que Cristo acabó dejando la pelota en la frontal para su disparo. Empujaban los locales, que rozaron el gol en un disparo de falta de Salvi y en un lanzamiento de Dani Espinar desde fuera. Llegó el gol visitante cuando mejores sensaciones transmitían los locales, en un balón largo que midió mal la defensa romana. La pelota entró mansamente tras tocar el palo. Reacciono el Mérida y logró el empate a continuación, en un centro de Héctor que se prolongó al segundo palo para que apareciera Miguel Ángel Espinar para fusilar la red.

1 Mérida

Javi Sánchez; Cubo, Salvi (Héctor, 77), Mario Gómez, Javi Chino (Jiménez, 62'); Del Castillo, Curro (Mena, 62'), Poley (Dani Espinar, 40'); Gaspar (Melchor, 62'), Santi Villa (Cristo, 62'), Pino (Miguel Ángel Espinar, 62')

1 Guijuelo

Taliby; Juanjo, Iván Pérez, Razvan, Dani Hernández; Andi, Adrián Cruz; Mito, Agudo, Ioan; Espina. También jugaron: Jonathan, Carmona, Luis Lara, Dieste, Pallarés, Carlos Rubén y Cristobal.

Goles
0-1 Mito (Min. 70) , 1-1 Miguel Ángel Espinar (Min. 72)
árbitro
Conejero Sánchez. Mostró cartulina amarilla a Santi Villa, Javi Chino, y Mario Gómez, del Mérida; y a Adrián Cruz, Iván Pérez, Mito, Espina y Carmona del Guijuelo. Expulsó a Pallarés con roja directa en el minuto 89.
Incidencias
Estadio Romano, alrededor de 1000 espectadores, según datos ofrecidos por el club.