Segunda B

La doble cara de un mismo empate

Los jugadores del Don Benito celebran el gol del empate, mientras Rafa Navarro se lamenta por el tanto encajado. :: e. domeque/
Los jugadores del Don Benito celebran el gol del empate, mientras Rafa Navarro se lamenta por el tanto encajado. :: e. domeque

El Villanovense dejó escapar el triunfo en el tiempo añadido con un gol de Gonzalo para el Don Benito que ponía la igualdad al intenso derbi

ESTRELLA DOMEQUE DÍAZ VILLANUEVA DE LA SERENA.

Dos caras de una misma moneda. La triste para el Villanovense, que perdonó y vio cómo al final se le escapaba la victoria. Y la alegre para el Don Benito, que fue de menos a más y tiró de garra para llevarse un punto in extremis. Todo ello, en un derbi que cumplió con las expectativas de intensidad y que se vivió con emoción en la grada durante los 90 minutos.

1 VILLANOVENSE

1 DON BENITO

Villanovense:
Isma Gil; Rafa Navarro, Javi Sánchez, Espín, Álex Romero, Pajuelo, Poley, Xavi Puerto, Braim (Montero, min. 61), José Ramón (Borja, min. 72) y Carrasco (Moussa, min. 68).
Don Benito:
Léo Santos; Trinidad, Heredia (Javi Pérez, min. 27), Mario Gómez (Santana, min. 67), Álex Herrera, Gonzalo, Pepe Bernal, Ale Zambrano, David Ordóñez (Abraham Pozo, min. 51), Sillero y David Agudo.
Goles:
1-0: Poley, min.13; 1-1: Gonzalo, min.93.
Árbitro:
David Jesús Pinto Herrera (tinerfeño). Amonestó a los locales Isma Gil, José Ramón, Moussa, Poley y Pajuelo, y a los visitantes Trinidad, Gonzalo y Sillero.
Incidencias:
Municipal Villanovense, unos 1.800 espectadores.

Los primeros compases fueron de tanteo y nadie lograba llegar con claridad cuando, en el 13, apareció el guante de Poley a balón parado. El de Sanlúcar volvía a ser verdugo para los rojiblancos y superaba a Léo Santos en una falta a unos metros del área para abrir el marcador (1-0). Se animaba entonces el sector verde de la poblada grada en la que reinó la cordialidad entre aficiones.

Con el gol a favor, los de Julio Cobos mostraban mayor tranquilidad sobre el campo. Calma que contrastaba con el nerviosismo de los de Juan García, desconocidos en la primera mitad y sin lograr entrar en juego. Además, en el 25 llegaba el primer contratiempo con la lesión de Ismael Heredia que rápidamente pedía el cambio. Los locales seguían con el dominio y, esta vez, lo traducían en ocasiones. En el 20, con un centro de José Ramón al que se adelantó el meta visitante. Y, pasada la media hora de juego, de nuevo José Ramón volvía a intentarlo con un disparo demasiado cruzado. El Don Benito seguía desaparecido en ataque y sólo respondió tímidamente con un centro desde la izquierda de Álex Herrera que Agudo remató desviado. El partido estaba donde lo quería el Villanovense, mientras el Don Benito cogía con frustración el camino a vestuarios sin haber logrado inquietar la portería de Isma Gil.

Dueños del resultado

La segunda parte no empezó mejor para los intereses del equipo visitante. Los serones seguían siendo dueños del resultado y el Don Benito luchaba contra el rival y contra sí mismo por culpa de las lesiones. En el 51, Juan García se veía obligado a dar entrada a Abraham Pozo por David Ordóñez, que no se encontraba bien, según explicaba después.

Pese al cambio obligado, la entrada del de Pueblonuevo dio un aire nuevo al centro del campo rojiblanco, que empezaba a ganar presencia en área rival. Sin embargo, el guión podría haber sido otro de no ser por Léo Santos, que cortó las alas al Villanovense que pudo sentenciar el partido tras el penalti señalado por mano de Javi Pérez dentro del área. El balón lo cogió con mimo Carrasco, aunque finalmente fue Poley el que tomó la responsabilidad. Pero el portero luso adivinó la dirección del disparo y despejó sin dar opción a un segundo remate.

Fue el punto de inflexión que necesitaba el Don Benito y todo lo contrario para el Villanovense. Aunque todavía tenían que llegar dos nuevos sustos que hicieran despertar a los de Juan García. En el 58, un disparo de Poley desde la frontal del área se marchaba cerca de la base del palo. Y, cuatro minutos después, era Xavi Puerto el que volvía a perdonar el segundo gol tras un buen pase de Carrasco. Movía entonces el banquillo Julio Cobos, para dar entrada a Pedro Montero, en lugar de Braim, y acto seguido a Moussa por Carrasco. Momento que aprovechaba Juan García para agotar sus cambios, de nuevo obligado por las lesiones, salía del campo Mario Gómez y entraba Santana, por lo que Gonzalo terminaba actuando de central.

No fue hasta el último cuarto de hora cuando el Don Benito empezó a tocar algo más el balón en la medular, también en las bandas, sobre todo con Álex Herrera. Sin embargo, llegaban al final del partido sin un solo disparo a puerta.

Los serones sólo tenían que aguantar los cinco minutos de añadido. Parecían pocos para el conjunto rojiblanco y un mundo para los locales, que no supieron defender hasta el final su merecida ventaja. El fútbol es muchas veces caprichoso y, si el Don Benito perdía dos puntos en el descuento la semana pasada, esta vez ese tiempo añadido le iba a dar un punto que sabía a victoria. La siempre férrea defensa villanovense no supo achicar el último ataque rojiblanco y, en una jugada algo embarullada en el área, la cordura la puso Gonzalo con un disparo al fondo de la red para desatar la locura (1-1).

Un punto para cada equipo que deja tocados a los serones y que permite seguir sumando a los dombenitenses.

Más