La culminación de una obra maestra

Los vestuarios tienen espacios personalizados con los nombres y los dorsales de los jugadores. / Casimiro Moreno

El Badajoz inaugura hoy un Nuevo Vivero reformado, con visitas guiadas por la mañana y el primer partido en casa por la tarde

MANUEL Gª GARRIDOBADAJOZ.

¡Ohhh! Una exclamación, mezcla de sorpresa y admiración, se apodera de todo aquel que cruza el umbral del vestuario local y contempla una de las joyas de la corona de la gran reforma del Nuevo Vivero. La reestructuración de la estancia ha sido absoluta, en cuanto a la ubicación del mobiliario y los propios materiales. Ni siquiera se conserva el suelo. Es, sin duda, uno de los espacios en los que se ha puesto más mimo y pasta. No en vano, son las entrañas del estadio, donde se gestan charlas, estrategias y arengas, en definitiva, el refugio de los gladiadores antes de salir al verde.

Es de otra categoría. Se palpa en una primera ojeada y se ratifica reparando en los detalles. Cada jugador cuenta con un espacio personalizado con su nombre y su dorsal provisto con un pequeño armario para los enseres y unas baldas para las botas; está cuidado hasta el último detalle. Se ha habilitado, además, un sistema para la climatización de la sala. Angelito, el más maravillado con las obras, ya no tendrá que afanarse en ubicar varios calefactores para combatir el frío. El Badajoz ha dado un salto cualitativo, cuenta con infraestructuras y recursos para avanzar con paso firme hacia el fútbol profesional. Basta con pasear por cualquier dependencia para corroborarlo.

La idea es que allí Mehdi Nafti cuente con un proyector en el que se puedan visualizar vídeos de los encuentros. Al fondo, en la zona donde están las duchas, el inversor Joaquín Parra quiere dar otro giro más colocando unos jacuzzis. Son algunos de los retoques que irán completando una obra faraónica con el blanco y el negro como rasgo distintivo. Eso y, por supuesto, el escudo del Badajoz, que está presente en cada rincón. Otro leitmotiv son las frases motivadoras que decoran las paredes del propio vestuario y de los pasillos.

Ayer, el trasiego de operarios era incesante, dando las últimas manos de pintura, limpiando los restos de los trabajos y comprobando que todo esté en orden de cara a las visitas guiadas de hoy a partir de las 10.30 horas y, sobre todo, para el partido, a las 20.45. Tocaba rematar la faena e instalar los asientos (que serán de cuero con el escudo bordado, al igual que las localidades del palco) de los banquillos. El visitante luce en la parte superior con un vinilo identificando al rival, algo que se repetirá en cada partido de casa. No se ha dejado nada a la improvisación, destacando la gran prolijidad y la velocidad de ejecución.

El banquillo visitante cuenta en la parte superior con un vinilo con el nombre del rival.
El banquillo visitante cuenta en la parte superior con un vinilo con el nombre del rival. / C. M.

Otra de las labores de última hora ha sido poner nuevos tepes de césped en la banda, concretamente en el espacio correspondiente a las zonas técnicas de los entrenadores. Al igual que en las áreas pequeñas, que solían ser los sectores más castigados del terreno de juego, especialmente en jornadas de lluvia. Alzando la vista se divisa una pantalla provisional que tendrá una vida útil corta en el Nuevo Vivero, ya que dentro de dos semanas dará paso al videomarcador definitivo.

Uno de los secretos mejor guardados son las puertas del estadio, que llevarán los nombres de varios jugadores históricos del conjunto blanquinegro y que se inaugurarán hoy a las 13.00 horas. Será la culminación de la obra maestra de un proyecto que aglutinar ya a 6.803 abonados.

Panorámica aérea del Nuevo Vivero.
Panorámica aérea del Nuevo Vivero. / C. M.

Más