SEGUNDA B

Cierre de pretemporada con victoria

Cristo fue homenajeado antes del partido y no celebró el gol del triunfo. :: @UnionistasCF/
Cristo fue homenajeado antes del partido y no celebró el gol del triunfo. :: @UnionistasCF

El Mérida ganó 1-2 en Salamanca ante Unionistas con dos tantos de penalti y jugando los últimos 35 minutos con uno menos por la expulsión de Chino

REDACCIÓN

El Mérida cerró su carrusel de amistosos con victoria en Salamanca. Los de Santi Amaro se impusieron a Unionistas por 1-2 gracias a los tantos de penalti de Santi Villa en el primer tiempo y de Cristo en el segundo. El gol charro, que supuso el empate, también llegaría desde los once metros.

Santi Amaro volvió a mezclar en el 'once' a probables titulares con probables suplentes: volvió a jugar Javi Sánchez de inicio, esta vez Álex Jiménez acompañó a Javi Chino en el eje de la zaga, laterales de recorrido como Adrián y Héctor, Curro, Poley y Mena por dentro, Santi Villa y Melchor en las bandas y Miguel Ángel Espinar en punta.

En esta ocasión, el conjunto emeritense fue de menos a más, a diferencia del último amistoso en el Romano ante el Formac Villarrubia. Le costó entrar en un partido en el que Unionistas ganaba todos los duelos, y donde se erigió la figura de Javi Sánchez con dos grandes intervenciones. pero tras el tanto de penalti (por manos en el área) de Santi Villa a los veinte minutos, los de Amaro empezaron a encontrarse más a gusto sobre el césped de Las Pistas.

A los nueve minutos de reanudarse el choque, Javi Chino midió mal en el salto en un balón dentro del área y la jugada acabó con el capitán expulsado y con penalti a favor de los locales, que transformó De La Nava. Pero no se achantó el Mérida con uno menos y mantuvo el nivel competitivo. Se juntó atrás, supo sufrir y lanzó transiciones rápidas.

En una de ellas, Miguel Ángel Espinar provocó muy bien el tercer penalti de la tarde que transformó el exunionista Cristo en el 66. Un Cristo que volvía por primera vez tras el ascenso a Las Pistas, que fue homenajeado antes del partido, que no celebró el gol del triunfo emeritense y que al final del choque se unió (junto a Del Castillo) a sus excompañeros para saludar a la afición local en un rito ya habitual.

«Con diez hemos estado incluso más cómodos que con once», valoró tras el partido el técnico Santi Amaro. «El equipo se activa, las sensaciones de que te pueden hacer gol incrementan y el equipo se ordena y defiende mejor. Y así es difícil que te hagan un gol. Tras la expulsión nos hemos expuesto menos y hemos lanzado varias transiciones importantes. Victoria importante en la que encima hemos trabajado situaciones diferentes que nos vamos a encontrar alguna que otra vez durante la temporada», concluye el preparador romano.