El Badajoz sigue creciendo

Álvaro Torralbo, Pablo Blázquez y Álex Rubio en la presentación en el Bar Vicente y Tetín. :: J. V. ARNELAS

Torralbo y Álex Rubio llegan con la ilusión de hacer grande al club, que suma trece fichajes con el medio Sergio Martín, el extremo zurdo Sub-23 Eloy Jiménez y el central y ex Primera Manu Torres

J. P. BADAJOZ.

Nueva jornada a pleno rendimiento en las oficinas del Nuevo Vivero. El Badajoz ya cuenta con 19 jugadores tras anunciar este jueves las incorporaciones del mediocentro Sergio Martín (El Ejido 2012), el extremo izquierdo Sub-23 Eloy Jiménez (La Roda e hijo del extécnico del Mérida) y el central Manu Torres (Sabadell y que jugó en Primera con el Málaga). Con estos tres últimos fichajes a Juan Marrero le faltarían para completar la plantilla un portero y un delantero.

Sergio Martín (Granada, 1989) es un organizador de gran calidad técnica y con gran proyección ofensiva. Debutó con 16 años en Tercera con el Imperio de Albolote y antes de recalar en el Granada B pasó por el Huétor Tájar y Maracena. En su primera temporada en el filial granadino lograba el ascenso a Segunda B donde se mantendría las tres campañas siguientes como capitán y llegó a realizar la pretemporada con el primer equipo y participar en varios amistosos. De Granada probó una en el Racing de Ferrol, pero en el mercado de invierno se enroló al nuevo proyecto de El Ejido 2012.

Eloy Jiménez (Hellín -Albacete-, 1995) completa las seis fichas Sub-23 obligatorias tras Julio Rodao, Álvaro Torralbo, Roberto Jara, Isi Jareño y Esteban Salazar. El centrocampista zurdo se formó en las categorías inferiores del Albacete hasta el Sub-18 de División de Honor y cerró su ciclo juvenil en el Levante el curso siguiente. Después jugó dos temporadas en el Tobarra de la Primera Autonómica y el pasado curso militó en La Roda de Segunda B. Se da la circunstancia que es el hijo de Eloy Jiménez, extécnico del Mérida AD.

El Badajoz da un golpe de efecto con el fichaje de Manu Torres (Churriana -Málaga-, 1989). Con su incorporación suma otro toque de Primera. El central malagueño salió de la cantera del Málaga hasta dar el salto al primer equipo con Juan Ramón López Muñiz en la 2009-10. Después de jugar dos temporadas en Primera División (24 partidos), en la 2011-12 salía de casa para firmar por el Cartagena de Segunda. De ahí al Getafe B, Burgos, Jumilla y Sabadell en Segunda B.

La sala de prensa del Nuevo Vivero se está adecentando con un lavado de cara por parte del Área Social y Comunicación del club que la dejará más moderna y funcional y por eso el Badajoz va a aprovechar esta circunstancia para hacer un guiño a sus casas colaboradoras para acercar las presentaciones a sus instalaciones. La de este jueves tocaba en el Bar Vicente y Tetín, un clásico entre los apoyos altruistas que tiene el Badajoz -como también el Restaurante Gladys, anfitrión el lunes- y Pablo Blázquez quiso agradecer públicamente su implicación con la entidad. «Para nosotros es muy importante y muy valioso», subrayaba. Por el local desfilaron Álvaro Torralbo y Álex Rubio, quienes transmitieron la misma ilusión por su nueva etapa en el Nuevo Vivero que el proyecto blanquinegro empieza a tener entre sus aficionados.

Álex Rubio tenía la oportunidad de quedarse en casa, pero decidió cambiar de aires y rechazó una oferta del San Fernando. «Iba a estar a gusto en mi pueblo, pero me decanté por el Badajoz por la afición, el estadio y por el proyecto que están haciendo. Tengo ganas ya de empezar». El delantero gaditano no se lo pensó tras consultar a excompañeros pacenses. «Hablé con Nono que estuvo conmigo en el UCAM y me habló bien del Badajoz. Me han llegado sólo noticias buenas del Badajoz», expuso. Álex Rubio se define como un futbolista muy comprometido más allá de fijarse una cifra de goles. «Primero me parto la cara por el club, sudo la camiseta y luego los goles llegan o no, pero mi trabajo no va a faltar en el campo. Lo he repetido mil veces, soy trabajador, me muero por el escudo y si los goles no llegan a seguir trabajando hasta que entren». Y se refirió a su debut en Primera con el Sevilla en 2012. «Fue todo muy bonito, tengo buenos recuerdos con Míchel».

Álvaro Torralbo asume un nuevo reto que le llevará a estrenarse en Segunda B. «Traigo mucha ilusión por aprender, tenía esperanzas de dar un salto de categoría y el Badajoz me ha dado esa oportunidad». Al centrocampista cordobés le atrapó la propuesta blanquinegra y espera crecer como jugador al mismo tiempo que ayudar a hacerlo al club. «Víctor me explicó el proyecto, la ilusión de la ciudad, de la afición cómo arropa al equipo, me dijo que aquí me sentiría más futbolista y tengo muchas ganas de vivir una experiencia así. Soy muy joven y quiero vivir el fútbol de verdad». Torralbo es una apuesta de futuro. «He pasado por grandes canteras, pero soy un futbolista por pulir y creo que este club, esta afición y el míster me van a hacer aprender muchísimo».

 

Fotos

Vídeos