SEGUNDA B

El Badajoz sigue sin afinar

Lamarca cae en uno de los penaltis reclamados por el Badajoz. / J. M. R.
Lamarca cae en uno de los penaltis reclamados por el Badajoz. / J. M. R.

El equipo blanquinegro vuelve a evidenciar su falta de pegada que unida a fallos defensivos se traduce en una pérdida de puntos

J. P. BADAJOZ.

La pegada es el principal hándicap del Badajoz esta temporada. Todavía no ha sido capaz de llegar a los tres goles en un partido y de las cuatro veces que logró meter dos en una solo le sirvió para empatar, en el Nuevo Vivero contra El Ejido (2-2). Las otras las saldó con victorias (1-2 al Villanovense, 0-2 en Granada y 2-1 al Don Benito).

Sin entrar a valorar la actuación arbitral, aunque no por falta de ganas, Mehdi Nafti achacó el tropiezo de nuevo en los problemas en la definición que arrastra su equipo. «Falta de acierto, sobre todo porque el partido era para un 5-1», lamentaba en la sala de prensa del Francisco de la Hera tras el 1-1 frente al Almería B. Esa súplica es la tónica general un encuentro tras otro. En Cartagena y Jumilla, el Badajoz repitió unos síntomas que ya evidenció anteriormente en la etapa de Patxi Salinas contra el Recre, Murcia, Marbella y no tanto en San Fernando donde el equipo pacense inició su caída en cuanto a juego y resultados.

A pesar del resultado, el técnico blanquinegro se mostró satisfecho con el rendimiento de sus futbolistas. «El equipo hace lo que se le pide y en ese sentido poco puedo reprochar a mis jugadores», apuntaba. En ese sentido, Pablo Blázquez valoraba el cambio de mentalidad dentro del vestuario. «El equipo ha ganado en compromiso, intensidad y actitud». De esta forma, el presidente del Badajoz añadía que es el camino a seguir para que la masa social vuelva a sentirse identificada con los jugadores. «Creo que el equipo va a recuperar esa sintonía con la afición que tenía el año pasado», exponía.

Pero si los problemas en la finalización llegan acompañados de desajustes o despistes defensivos la traducción más lógica es la pérdida de puntos. «Hay que insistir en el trabajo. Un gol siempre viene de un fallo. Corregir los errores y la falta de contundencia y seguir trabajando». Y es que Nafti se quejaba de las facilidades dadas al Almería B y que les obligó a ir a remolque. «Nos hemos equivocado dos veces y el rival nos ha hecho un gol».

Desde la pasada jornada los clubes de Segunda B pueden utilizar los dorsales fijos. Una medida aprobada por la Federación Española, aunque el Badajoz no se ha llegado a plantear. «Que se centre en las cosas importantes como los arbitrajes», critica Blázquez. El club pacense hizo pública su queja y presentó un escrito acompañado de un vídeo con imágenes de distintas acciones en las que se ha sentido perjudicado. El Badajoz expone que sin ser un equipo agresivo en quince jornadas ha recibido 50 tarjetas amarillas y 3 rojas, además de llevar cuatro partidos consecutivos con un expulsado y sin que ningún rival haya resultado lesionado.

El Badajoz aclara que no cree que las decisiones sean premeditadas ni con intención de dañar al club, pero se siente perjudicado de una forma reiterada por el arbitraje, de ahí que haya decidido alzar la voz.

Más

 

Fotos

Vídeos