El Badajoz saca su garra para tumbar al líder

Victoria del Badajoz ante el líder para despedir el año en el Nuevo Vivero/PAKOPÍ
Victoria del Badajoz ante el líder para despedir el año en el Nuevo Vivero / PAKOPÍ

El equipo pacense somete al Melilla en un partido muy serio y sin fisuras

Javi Pérez
JAVI PÉREZBadajoz

El Badajoz vuelve a la senda de la victoria a lo grande en su reencuentro con el Nuevo Vivero. El equipo pacense regresaba a su estadio tras su último triunfo frente al entonces también líder UCAM Murcia hace un mes y con el Melilla lo volvió a hacer. El equipo de Nafti sacó lo que su técnico le pide y maniató a otro líder con garra, coraje y momentos de buen juego. Mañana soleada y un mes sin fútbol en el Nuevo Vivero animaban a disfrutar de un test de altura para el Badajoz ante el líder. El césped todavía sin asentarse. Aparentemente mejor en la zona de Preferencia e irregular con muchas calvas por la parte de Tribuna donde menos sol le pega a lo largo del día. Y precisamente por ahí canalizó casi todo el juego el equipo pacense con un José Higón bastante incisivo en la primera mitad y por contra un Ruano sin que apenas le llegasen balones en su regreso a casa.

Más información

El Badajoz puso más empeño en ir a por la victoria que el Melilla en unos primeros 45 minutos más decidido y clarividente para armar su ofensiva. Los blanquinegros dominaban y buscaban las contras con gran determinación. Aunque ese avance constante tampoco parecía preocupar al líder, muy seguro de sí mismo y sintiéndose cómodo con dejar la iniciativa a los pacenses. La verdad es que este Melilla tiene hechuras de líder. Aguerrido, sabiendo lo que tiene que hacer cada uno, férreo en defensa, con buena circulación del juego y mordiente arriba. Pero el Badajoz la tocaba mejor y con la idea clara de llevarla rápido al área rival. Aunque el primer aviso lo dio Ruano en su especialidad en una falta algo lejana que se le marchó alta, las mejores ocasiones del primer tiempo fueron del Badajoz. Es difícil de explicar que con la calidad que tiene sobre el césped esté pasando esos apuros y le cueste tanto abrir los partidos para sumar de tres en tres.

1 CD BADAJOZ

Kike Royo; Juanjo García, Mario Gómez, Cristian Pérez, Eneko Zabaleta; José Higón, Damián Petcoff (Cidoncha, min. 77), Kamal, Guzmán (David Martín, min. 70); Éder Díez y Francis Ferrón (José Ángel, min. 82).

0 MELILLA

Dani Barrio; Pepe, Soufianne, Mahanan, Jilmar; Óscar García (Braim, min. 76)ega, Ruano (Igor Martínez, min. 57); Otegui (Brian Martín, min. 76) y Yacine.

Gol:
1-0: Éder Díez, min. 45+1.
Árbitro:
Gálvez Rascón (madrileño). Amonestó en el Badajoz a Petcoff (63).
Incidencias:
Unos 4.500 espectadores en el Nuevo Vivero.

El Badajoz se mostraba compacto, muy concentrado en no caer en esos errores mortales que le han costado tantos puntos. Puso toda la carne en el asador con los laterales animándose al ataque y buscando la anticipación con una presión muy arriba. En esa primera media hora el Nuevo Vivero asistió a un recital de pases de Damián Petcoff. El argentino es una delicia con la pelota en los pies. Tiene la capacidad y precisión para conectar con cualquier compañero que le tire un desmarque. Higón, Guzmán y Francis Ferrón son los que mejor leen sus diagonales. Esa salida pacense se le atragantaba a la defensa del Melilla. Pudo adelantarse antes, pero la falta de pegada sigue siendo la asignatura pendiente del equipo blanquinegro. Ferrón comprobó las dotes de felino de Dani Barrio en un cañonazo ajustado que el portero visitante despejó pegado al poste. Las tuvo de todos los colores, la más clara una de Éder Díez a tiro de Francis Ferrón que se quedó en boca de gol en su intento de arrastre para remachar el disparo cruzado de su compañero. El gol pacense ya se estaba cocinando. Y en la siguiente ocasión conseguía obtener el premio a sus merecimientos. Una falta pegada a la banda izquierda perfectamente colocada por Petcoff al corazón del área la remató Éder Díez con un salto soberbio para cabecear a la red. El Badajoz por fin encontraba su tesoro después de tanta insistencia.

El Badajoz no se salió del guion establecido por Nafti en la segunda mitad. Buscó al Melilla en su campo para impedirle una salida cómoda del balón y provocar la contra. Después de los últimos resultados tocaba demostrar cómo resolvía esta vez la defensa de su ventaja ante todo un líder. Quería el segundo para evitar los golpes pasados. Pero Dani Barrio no estaba por la labor y emergió como un gigante delante de Juanjo García a bocajarro en el área pequeña una buena combinación con Éder Díez.

Damián Petcoff aparcaba el traje de etiqueta y agarró la escoba para sacar también a relucir todo un repertorio de recuperaciones. El argentino es puro espectáculo y activa el chip adecuado que se requiere en cada momento. Ferrón se dejaba literalmente la piel zafándose con toda la defensa. Luchador incansable, su labor oscura resultó crucial para mantener ocupado al Melilla en otros menesteres para alivio de su equipo. Una brega que viene exigiendo Nafti y que atrapa al Nuevo Vivero. Con el Melilla noqueado y con un desaparecido Ruano ya sustituido, los extenuados Guzmán y Petcoff dejaban su sitio a la frescura de piernas e ideas de David Martín y Cidoncha. El partido entraba en su fase clave y Nafti quería ahuyentar viejos fantasmas por no mantener la mente despejada. Había que defender el valioso triunfo ante el líder con uñas y dientes. El técnico franco-tunecino era un manojo de nervios por toda su área técnica. Después le tocaría al exhausto Ferrón por la magia de José Ángel. El primer balón que tocó el mediocentro pacense fue una falta ejecutada de forma magistral que no fue gol porque Dani Barrio apareció de nuevo para lucirse sacando la punta de los dedos en una gran estirada pegado a la cepa del poste.

El Badajoz plegó filas y apretó los machos para conservar tres puntos de oro para despedirse de este 2018 con buen sabor de boca ante su afición.

 

Fotos

Vídeos