SEGUNDA B

El Badajoz se queda a medias

J.M. ROMERO

El conjunto pacense iguala el tanto inicial del Almería B, pero su falta de acierto deja la remontada a un paso en su exilio almendralejense

RAÚL PEÑA

El Badajoz no pasó del empate en su exilio al Francisco de la Hera ante un Almería B que se puso por delante en el marcador y que administró bien la renta en la segunda mitad. El conjunto de Nafti lo intentó, sobre todo en la segunda parte, pero le faltó acierto para poderse llevar los tres puntos de Almendralejo. La buena noticia estuvo en la grada, con 5.000 gargantas ya que el Badajoz se tuvo que desplazar hasta la capital de Tierra de Barros porque el césped del Nuevo Vivero está siendo resembrado.

El Francisco de la Hera fue testigo de un encuentro histórico justo el día en el que se cumplían 20 años de la inauguración del Nuevo Vivero. El coliseo pacense se estrenó con un Badajoz-Extremadura, y dos décadas después el equipo azulgrana le cedió el estadio a los blanquinegros para disputar este partido de liga. Un choque que pasará a la historia del fútbol extremeño por lo que se vio también en la grada con las aficiones de Badajoz y Extremadura, animando al unísono al equipo que ayer jugaba de local, el Badajoz. Pese a ello, los pacenses no pudieron pasar del empate en Almendralejo.

1 BADAJOZ

Pawel; Juanjo, Cristian Pérez, César Morgado, Eneko; Kamal (Cidoncha, min. 88), Petcoff, José Ángel (David Martín, min. 61); Guzmán (Lamarca, min. 61), Higón y Éder Díez.

1 ALMERIA B

Batalla; Navas, Urri, Javi Pérez, Iván Martos; Abenza, Youness; Lin (Sergio Pérez, min. 71), Guirao (Tomás, min. 85), Javi Moreno y Toril (Darío, min. 66).

GOLES
0-1: Guirao, min. 39. 1-1: David Martín, min. 66.
árbitro
Cueto Amigo. Amonestó con amarilla a los locales José Ángel y Kamal; y a los visitantes Iván Martos, Guirao y Youness. Expulsó en el banquillo al segundo entrenador del Badajoz, José María Pajares.
incidencias
Estadio Francisco de la Hera. Unos 5.000 espectadores. El Badajoz jugó como local en Almendralejo por la resiembra del césped del Nuevo Vivero, que no permitió que el encuentro se disputase en la capital pacense.

El partido comenzó con polémica. En la primera jugada de ataque, en una jugada a balón parado, el esférico cayó en el segundo palo y rebotó en la mano de Urri. El colegiado no decretó la pena máxima ante el enfado de la afición. El comienzo del Badajoz no fue malo. El conjunto de Nafti fue vertiginoso, vertical e intenso, pero el ímpetu le duró poco a los pacenses, que acumulaban demasiados futbolistas en el centro del campo y eso dificultaba la circulación del esférico en ataque. Tanto Guzmán como Higón buscaban continuamente la diagonal hacia dentro para dejarle los carriles a los laterales, pero esta situación propiciaba que en el centro del campo hubiese 'overbooking' en las jugadas ofensivas del conjunto de Nafti.

Además, el paso de los minutos enfrió el partido y el Badajoz dejó que el Almería creciese sobre el verde. Todo hacía presagiar que al descanso se llegaría con empate, pero un fallo de Cristian Pérez a cinco minutos del final dejó a Guirao solo ante Pawel. El delantero del filial almeriense no falló y castigó el error defensivo blanquinegro. Un gol abajo y un nuevo partido acababa de empezar. Tras salir de vestuarios el Badajoz no despertó como se suponía que debía hacer para darle la vuelta al marcador, por lo que Nafti tuvo que mover ficha para desatascar el choque. El técnico del Badajoz dio entrada a Ezequiel Lamarca y a David Martín a media hora para el final y el Badajoz cambió. Los dos cambios fueron un soplo de aire fresco y, ahora sí, el Badajoz comenzó a pisar asiduamente el terreno de juego del Almería B y a crear peligro. Y en una jugada por banda derecha, con los dos futbolistas recién ingresados al campo como protagonistas, llegó el tanto del empate.

Lamarca se internó por la derecha, se fue de un rival y puso el pase de la muerte al corazón del área pequeña. La defensa del Almería B sacó el balón con problemas y no lo despejó del área. Entonces ahí llegó David Martín para controlar, marcharse de un rival y batir a Batalla con un disparo raso que tocó en un defensor.

El empate encendió el Francisco de la Hera y al Badajoz, que por primera vez en la segunda parte vio que podía llevarse los tres puntos si apretaba el acelerador. Los de Nafti lo apretaron, pero la mala puntería de cara a puerta hizo que el partido acabase en empate.

Desde el gol de David Martín hasta el final del choque, el Badajoz se quejó de dos penaltis a Ezequiel Lamarca, el primero por una entrada abajo y el segundo por un agarrón en un centro de Higón, y tuvo la más clara en las botas de Eneko. El lateral izquierdo se incorporó al ataque, recibió el pase de Éder Díez para quedarse solo ante Batalla y desperdició la ocasión con un tiro desviado. Fue la más clara y la última para los blanquinegros.

Con este punto el Badajoz se queda tres por encima de la promoción del descenso y cuatro del descenso directo, mientras ve que la cuarta plaza se escapa ya a ocho puntos. Los blanquinegros tuvieron más ocasiones que el rival y lo intentaron más que el Almería B, pero el fallo defensivo castigó a los de Mehdi Nafti, que la semana que viene viajan a Málaga para enfrentarse al colista de la categoría, el Atlético Malagueño. Un empate que además resultó caro, ya que los extremeños tienen a José Ángel con cinco amarillas y a Kamal y Petcoff tocados cada uno en un hombro.

Mehdi Nafti, durante el encuentro.:
Mehdi Nafti, durante el encuentro.: / J.M. ROMERO
Mehdi Nafti, técnico del Badajoz «Si hablo de él me pueden caer 30 partidos»

El técnico del Badajoz, Mehdi Nafti, llegó a la sala de prensa del Francisco de la Hera convencido de que su equipo había merecido la victoria en el choque ante el Almería B porque había jugado mejor que el rival. «Era un partido para ganar, donde hemos generado otra vez ocasiones de gol y balones en el área rival», señaló Nafti. El entrenador admitió que su equipo tuvo dos errores defensivos, pero vio excesivo el castigo del Almería B: «Nos hemos equivocado dos veces, y el rival nos ha castigado en una». Nafti acabó molesto con el colegiado de la contienda, pero no quiso dar más detalles para no tener problemas en forma de sanción. «No hablo que me conozco. Si hablo de él me pueden caer 30 partidos», indicó Nafti. Por último, el técnico quiere que su equipo siga jugando como ante el Almería B, pero con un poco más de acierto de cara al marco contrario. «Hay que insistir y algún día el balón entrará».

 

Fotos

Vídeos