El Badajoz, listo para el fuego real

Carlos Portero pugna por un balón con Morcillo en el choque ante el Recre en Campomayor. :: j. v. arnelas/
Carlos Portero pugna por un balón con Morcillo en el choque ante el Recre en Campomayor. :: j. v. arnelas

Tras las buenas sensaciones del choque ante el Recreativo, los blanquinegros se miden hoy al Olivenza en su último test veraniego

M. Gª GARRIDOBADAJOZ.

No fue una actuación brillante, pero el Badajoz mostró hechuras, tuvo paciencia, esperó su momento y acabó muy entero físicamente el envite de Campomayor ante el Recreativo de Huelva. En la primera parte al conjunto de Nafti le costó entrar en el partido y a balón parado aún se muestra algo endeble, pero no se desmembró pese al gol recibido en un despiste de la defensa tras varios rechaces. Hubo momentos de imprecisiones, letargo y desconcierto, pero la plantilla reaccionó, y ese es un síntoma más que halagüeño, especialmente ante un equipo llamado a ser rival directo de los pacenses en el grupo IV.

Fue un test para sacar conclusiones reales. Atrás quedan probaturas ante contrincantes de mayor entidad como el Extremadura o de inferior categoría como el Cacereño o el Miajadas. El duelo ante el Don Benito dejó dudas y mal sabor de boca, unas sensaciones que era necesario neutralizar con un encuentro completo, como el protagonizado ante el Salamanca CF UDS, pero con un guarismo positivo. La intensidad y agresividad se hicieron de rogar ante los onubenses, pero tras una primera media hora de cierto aturdimiento, un par de ocasiones espolearon al Badajoz, que se puso el mono de trabajo y apretó a su oponente.

En la segunda mitad, además, llegó el remedio a uno de los males endémicos de este verano, la falta de gol. Hasta el punto de conseguir la remontada, con un resultado que fue incluso corto a tenor de las ocasiones con las que contaron los extremeños.

Y se diversificó la nómina de goleadores, con César Morgado imperial en el juego aéreo y estrenándose Álex Corredera, un jugador muy interesante con mucha clase. «Teníamos el runrún de los resultados; con esto podemos disipar esas dudas y que la gente vea que el equipo está enchufado. A veces se gana, otras se pierde, pero lo que sí vamos a hacer es luchar todos los partidos hasta el final». El centrocampista catalán asegura que el Badajoz ya está preparado para el fuego real: «Estamos ya para empezar». Aunque también es consciente de que aún quedan conceptos por pulir, al tratarse de un equipo prácticamente nuevo, «pero somos un grupo con mucho carácter».

El técnico Mehdi Nafti quiso destacar tras el encuentro la evolución del plantel durante la preparación, «que ha ido de menos a más». Pese a que los resultados a estas alturas carecen de relevancia, sí que resaltó que los suyos merecieron haber ganado dos o tres encuentros más. «Estaban convencidos de lo que estaban haciendo y sabían que la victoria ante un gran equipo iba a llegar», comentaba. El entrenador franco-tunecino se mostró muy satisfecho con el papel de su plantilla en un enfrentamiento en el que ningún equipo salió a especular. Hubo dureza, lo cual denotaba el valor que ambos conjuntos le otorgaban a esta prueba previa. «Habíamos preparado el choque como si fuera de Liga. Además, el Recre ha venido a ganar y a competir y se ha visto algo más que un partido amistoso».

Ante el Olivenza, a las 20.30

Con la vista puesta ya en el estreno liguero del 25 de agosto ante el Cartagena en tierras murcianas, el Badajoz afronta hoy su último test de pretemporada, con el objetivo de dar continuidad a la mejoría mostrada el miércoles y con las lesiones como principal enemigo a eludir. Para evitar posibles sobrecargas todo apunta a que Nafti dará minutos a quienes no jugaron ante el Recre o contaron con menos protagonismo. No en vano, solo han transcurrido 48 horas desde el anterior encuentro. Los blanquinegros se medirán al Olivenza, en la Ciudad deportiva, a partir de las 20.30 horas.