El Badajoz despega

Los jugadores del Badajoz celebran el segundo gol del partido obra de Eloy Jiménez/Casimiro Moreno
Los jugadores del Badajoz celebran el segundo gol del partido obra de Eloy Jiménez / Casimiro Moreno

El equipo blanquinegro se impone a El Ejido y se instala en la zona tranquila

Javi Pérez
JAVI PÉREZBadajoz

El Badajoz mira al cielo y su ángel de la guarda le guiña un ojo. La importante victoria ante El Ejido tiene mucho de corazón y del recuerdo del pequeño Víctor. Fue una tarde muy emotiva desde que sus compañeros del zagalín de la UVA depositaron un ramo de flores en el círculo central en un pequeño homenaje muy sentido en el Nuevo Vivero. Los blanquinegros se la dedicaron al pequeño Víctor, el niño de 5 años fallecido en un desgraciado accidente. Le costó un poco más de lo que es habitual últimamente en el Nuevo Vivero, pero sumó tres puntos vitales para escapar del peligro e instalarse en la zona tranquila.

No salió como acostumbra el Badajoz. Le faltó ritmo, intensidad y esa presión arriba que tanto daño hace a sus rivales. No se sentía tan cómodo sobre el terreno de juego, aunque mantenía ese empuje de mirar hacia arriba y buscar la verticalidad creando espacios en banda. El Ejido, en cambio, se veía cada vez más suelto y se permitía concentrar el juego en el campo pacense sin complejos. En esa alegría por enfocar hacia la portería contraria se nota el por qué es el segundo más goleador del grupo. Combinaba rápido y encontraba siempre soluciones inmediatas sin manosear la bola. Cuando aceleraba el pulso el Badajoz lo pasaba mal. Y en esas contras de vértigo, especialmente con Carralero y Samu Corral, puso en serios aprietos a los blanquinegros.

Más información

El conjunto pacense parecía más espeso que en otras ocasiones y sin esa chispa con la que dinamitar el partido de otras veces. Pero mantenía el tipo y la actitud. Como con Pol Ballesté y Rafa Navarro hace dos semanas, Marrero apostó por el último fichaje Javi Pérez de inicio. Al cordobés se le nota dotes de mando y alma de líder. Supo sujetar bien la línea de creación almeriense e intentaba siempre una salida clara. Javi Rey secundaba esa labor de contención dando la pausa y marcando el tempo que requería el partido. Los blanquinegros pivotaban sobre Guzmán y Ruano con triangulaciones que morían en centros sin remates sobre la portería de Cristian.

3 CD BADAJOZ

Pol Ballesté; Rafa Navarro, Fran Morante, Jesús Muñoz, Gabri Izquier; Guzmán (Álvaro Romero, min. 77), Javi Rey, Javi Pérez (Rafa García, min. 61), Ruano; Juanma García (Eloy Jiménez, min. 58) y Álex Rubio.

0 EL EJIDO

Cristian; Senah, Calvé, Javi Hernández, Álvaro (Martín, min. 81); Rodri (Javilillo, min. 73), Carralero (Pino, min. 73), Lolo González, Paco; Samu Corral y Velasco.

Goles
1-0: Javi Rey, min. 47. 2-0: Eloy Jiménez, min. 69. 3-0: Ruano, min. 74
Árbitro
Pérez Fernández (castellano-leonés). Amonestó por el Badajoz a Álex Rubio (14), Eloy Jiménez (69) y Álvaro Romero (85) y en El Ejido a Rodri (44), Calvé (56) y Lolo González (88)-
Incidencias
Unos 5.000 espectadores en el Nuevo Vivero. Antes del inicio del partido se rindió un emotivo homenaje al pequeño Víctor, zagalín de 5 años de la UVA fallecido en accidente la semana pasada. Sus compañeros del zagalín salieron de la mano de los jugadores del Badajoz y depositaron un ramo de flores junto a una pancarta con la leyenda 'Jamás te olvidaremos', su nombre y camiseta en el centro del campo. Todos los equipos del fútbol base de la UVA acompañaron el acto desde la banda de Preferencia con una gran pancarta en la que se podía leer ‘Víctor, Siempre en nuestro corazón’. Los jugadores del Badajoz lucieron brazaletes rojo y negro, los colores de la UVA, en su recuerdo. Además, también se guardó un emotivo minuto de silencio por el fallecimiento de Ángel Balleter, socio y padre de dos exjugadores blanquinegros.

En la segunda mitad el Badajoz salió a morder consciente de lo mucho que se jugaba en este encuentro y el valor de los tres puntos. Guzmán y Álex Rubio empezaron a conectar y el Badajoz a funcionar. Esa asociación obligó a El Ejido a retroceder sus líneas y de una de esas paredes surgió el córner que dio el gol pacense. Ruano la colgó y Javi Rey se elevó entre sus marcadores para peinarla y colarla por el segundo palo.

El Badajoz respiraba aliviado y terminó de soltarse. Atrás, Jesús Muñoz y Fran Morante no dejaban pasar una. Arriba, Juanma y Álex Rubio seguían con su particular lucha incansable con los defensas. Ruano se multiplicaba para combinar por el medio. El equipo de Marrero tenía controlada la situación, pero necesitaba reflejar ese dominio asegurando el marcador. Y ese golpe definitivo lo asestó Eloy Jiménez por obra y gracia de Álex Rubio. El delantero sevillano en otra muestra de pundonor y coraje presionó hasta robar el balón para encarar hacia la portería con su potente arranque y en lugar de armar su disparo se la cedió a Eloy Jiménez para que pusiera el 2-0. El goleador blanquinegro corrió al banquillo a coger la camiseta rojinegra de Víctor con el 17 y la elevó a los cielos. Una dedicatoria que repetiría Ruano al abrochar la victoria con un golazo desde el vértice del área que levantó a la grada de sus asientos. Otra obra maestra marca de la casa.

Pol Ballesté también tuvo tiempo de lucirse en una ocasión que despejó a córner en el descuento.

El Badajoz emprende su despegue y abre brecha con los de abajo para empezar a mirar al frente.