Álex Rubio se gana al Nuevo Vivero

Álex Rubio encara al portero del Córdoba B Marcos Lavín. :: J. V. ARNELAS/
Álex Rubio encara al portero del Córdoba B Marcos Lavín. :: J. V. ARNELAS

«Creo que me lo merecía y así me lo estaba reconociendo la afición», exponía el delantero del Badajoz tras su doblete

J. P. BADAJOZ.

La afición del Badajoz ha tenido que esperar para verle, pero el Nuevo Vivero ya se ha rendido a esa exhibición de coraje y clase con el que enfila la portería rival. Una lesión dejó a Álex Rubio sin jugar ningún amistoso en pretemporada y tras perderse también el primer partido de liga hasta la sexta jornada no fue titular. Y en la novena se desquitó con sus dos primeros goles. «Estaba un poco comiéndome la cabeza, aunque no quisiera porque el gol no llegaba. Sé que estaba trabajando bien, pero no encontraba el premio y al final me ha llegado con la ayuda de mis compañeros», comentaba el delantero sevillano tras su espectacular actuación ante el Córdoba B.

Hasta el pasado domingo Álex Rubio no se estrenó como goleador blanquinegro, pero ya se había ganado al Nuevo Vivero sin necesidad de perforar las redes contrarias. «Te vas a casa rallado. Siempre he dado todo, creo que me lo merecía y así me lo estaba reconociendo la afición», exponía ante los medios. La afición se había entregado a ese espíritu de lucha y tras el pitido final le despidió coreando su nombre. «A cualquiera le gusta, se te ponen los pelos de punta. Eso será porque estaré haciendo las cosas bien. Hay que seguir así, demostrándole a la afición lo que puedes dar dentro el terreno de juego», apuntaba Álex Rubio.

Con su paisano Juanma García forma una sociedad capaz de descomponer a cualquier defensa y con el que conecta a la perfección. A pesar de ser sevillista y su compañero bético, la relación es excelente y sobre el césped las chispas saltan para los zagueros rivales. «Me llevo fuera del campo perfecto con él y dentro nos entendemos bastante bien. La verdad es que hemos tenido un poco de pelea por el penalti, pero no pasa nada, esto es el fútbol y el siguiente será suyo». En ese sentido, Álex Rubio recalcó que le debe una. «Estaba con confianza y he decidido coger el balón. Juanma también quería tirarlo, pero hemos hablado y el siguiente será para él».

El sevillano reconocía la necesidad de lograr la victoria. «Ha sido increíble. El equipo ha ido desde el minuto cero a muerte a por el rival. Hemos logrado los tres puntos que los necesitábamos más que el comer».

Álex Rubio acabó el encuentro con molestias por el enorme desgaste físico. «En este equipo corre todo el mundo, hasta el portero», remarcaba e incluso buscó el 'hat trick' casi cojeando. «El isquio estaba avisándome ya, pero he podido seguir un poco más. Lo dije antes de llegar a Badajoz, por este escudo voy a muerte y si el gol llega, mejor, pero el trabajo que no quede».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos