SEGUNDA B

Una afición para la leyenda blanquinegra

Joaquín Parra (en el centro) durante su comparecencia, ayer, en el Nuevo Vivero. :: casimiro moreno/
Joaquín Parra (en el centro) durante su comparecencia, ayer, en el Nuevo Vivero. :: casimiro moreno

El Badajoz anunció ayer que ha superado los 6.000 abonados, batiendo el récord histórico que databa de la temporada 1998/99

MANUEL Gª GARRIDOBADAJOZ.

«El Badajoz de los récords». Joaquín Parra compareció ayer pletórico en la sala de prensa del Nuevo Vivero. Inició su alocución justificando su presencia como un alarde de transparencia. «Vengo a dar la cara sobre la gestión y lo que se está haciendo», dijo. La convocatoria estaba rodeada de cierto secretismo, ya que no trascendieron los motivos. Pero se intuían y hubo expectación.

Aunque se hizo un repaso por la actualidad institucional, la razón de la presencia del inversor del conjunto pacense era lucir músculo blanquinegro. La ocasión lo merecía. Si bien se desgranó el desarrollo de las múltiples reformas del estadio, objetivos y plazos, la afición era el principal punto del día. Y es que Parra puede presumir de haber batido los registros de abonados en la historia del club. Y aún queda margen para pulverizarlos.

El dato más elevado de fieles que sacaron su carné databa de la temporada 1998/99, cuando el conjunto pacense militaba en Segunda División. Por aquel entonces, la cifra ascendió a más de 5.600 abonados, incluyendo la segunda vuelta. Ahora, 20 años después, son unos 6.400, sin contar con varios lotes solicitados por empresas locales y otros compromisos que harán ascender el conteo definitivo. Con estos mimbres, en los cálculos de Joaquín Parra rebasar la barrera de los 7.000 no es descabellado y, en el mes de enero, podría redondearse quedándose a muy poca distancia de su estimación inicial. Una predicción que se tomó como un brindis al sol al principio del verano y que ahora parece muy cercana: «Cuando dije 8.000 la gente pensaba: 'Este tío está loco'». Lanzó, además, un mensaje a la hinchada, emplazándola a que tome protagonismo y que sea quien tire del equipo y no al revés. «Esto ya no es el Nuevo Vivero, es el 'Nuevo Hervidero'», argumentó, haciendo referencia a que el Badajoz debe ser un ejemplo del miedo que infunden los equipos grandes cuando los rivales visitan sus feudos.

Otro aspecto que vertebró su discurso fue el económico. Enfatizó en todo momento en que el Badajoz ha salido a competir con deuda cero. Asegura que las facturas relacionadas con las obras del estadio están pagadas y que a 28 del mes de agosto los jugadores han percibido ya sus nóminas.

Una plantilla para cuya confección se ha triplicado el presupuesto, «algo que nunca se había dado en este club, ni siquiera cuando estaba en Segunda». Destacó, además, que se van a quintuplicar los ingresos por la retransmisión de los partidos a través de la plataforma Footters, con la que han renegociado el contrato obteniendo condiciones más beneficiosas para la tesorería.

Respecto a la comercialización de las nuevas camisetas y las equipaciones, asegura que contaban con un compromiso de la marca que viste al equipo, Umbro, para que estuvieran disponibles a lo largo de la semana, aunque exculpó a la empresa del retraso, señalando a los anteriores gestores como responsables por los litigios heredados con Kappa y Joma que entorpecieron el proceso. Se podrán adquirir, además de en el Nuevo Vivero, en El Corte Inglés y Decathlon, poniéndose como requisito que cuenten con un espacio preferente en esas tiendas. También estarán a la venta en el establecimiento que hay ubicado en el centro comercial El Faro.

Visita guiada

Respecto a la remodelación del estadio, relató las principales mejoras y modificaciones, resaltando las llevadas a cabo en los banquillos y vestuarios, «copia de los del Real Madrid», o la colocación en las puertas de nombres de jugadores históricos del Badajoz. Un guiño a las leyendas del club que contará con un evento de inauguración en la mañana del sábado con la presencia de algunos de esos futbolistas en una jornada de puertas abiertas en la que los aficionados podrán ver las instalaciones remozadas. El club realizará, a las 10.30 horas, una visita guiada para los abonados que presenten su carné y que se inscriban previamente en las oficinas del Nuevo Vivero o llamen al 924 24 38 92, siendo el viernes a las 20.30 horas la fecha límite para apuntarse.

Los operarios trabajan a marchas forzadas y el grueso de la obra se terminará para el choque del sábado ante el Sevilla Atlético, a las 20.45 horas. Aún no estará listo el videomarcador, aunque hoy se desmontará el antiguo para instalar uno provisional que será muy similar al que lucirá en el siguiente compromiso que acoja el Nuevo Vivero dos semanas después ante el Algeciras. También se estrenará el equipo de sonido que mejorará la megafonía.

«Queda el tema de la iluminación y la seguridad, que corresponde al Ayuntamiento. El estadio va a ir con ledes y está preparado para poder retransmitir en 4K, para cuando estemos en Segunda, en Primera o en la Champions», remarcaba un ambicioso Joaquín Parra, que volvió a insistir en que el objetivo es tener al Badajoz en la categoría de plata en tres años.

Entre los planes de futuro a corto plazo, subrayada y en mayúsculas en la hoja de ruta se encuentra uno de los principales anhelos, la ciudad deportiva. «Estamos hablando con las instituciones para que nos cedan un terreno». El cambio del césped se acometerá, según el propio Parra, el próximo verano: «No nos ha dado tiempo, pero lo hemos arreglado, contratando a la empresa que lleva el del Atlético de Madrid. Ya se nota en el corte», añadió.