La Generación Playoff del Villanovense

De los cinco, sólo Tapia no fue titular en el partido de ida ante el Fuenlabrada. :: e. d./
De los cinco, sólo Tapia no fue titular en el partido de ida ante el Fuenlabrada. :: e. d.

Pajuelo, Tapia, Curro, Javi Sánchez y Carlos Fernández vuelven a jugar un playoff histórico para el conjunto serón

ESTRELLA DOMEQUE

Villanueva de la Serena. El próximo 31 de mayo, se cumple el segundo aniversario de una cita difícil de olvidar para el Villanovense. Fue el final a quince intensos días de eliminatoria ante el Bilbao Athletic, que terminaron en San Mamés con una dolorosa derrota. Pese a ello, haber llegado hasta ahí parecía ya la guinda del pastel, lo máximo a lo que un club humilde como el serón podía aspirar. Incluso, algunos podían pensar que esa historia no volvería a repetirse. Sin embargo, dos años después, los jugadores del Villanovense vuelven a estar inmersos en esa intensidad del playoff y cinco de ellos tienen la oportunidad de resarcirse de aquella primera experiencia en la que no todo salió como ellos hubieran querido.

Pajuelo, Tapia, Javi Sánchez, Curro y Carlos Fernández, cinco villanos que dos años después vuelven a defender la camiseta verde en su intento por ascender a Segunda División. Misma experiencia, con distintos recuerdos, pero todos ellos coinciden en dos palabras: ilusión e injusticia. «El recuerdo es agridulce, porque fue una experiencia bonita, la primera vez, la vuelta en un campo de esas magnitudes, en el que nunca habíamos jugado, pero en el que el resultado fue injusto», señala el capitán Ángel Pajuelo.

La expulsión de Tapia

Otro de los capitanes, Tapia, es el que tiene el recuerdo más amargo, tras ser expulsado en el partido de vuelta en Bilbao. «Fue muy emocionante, era el primer playoff y todo el pueblo estaba volcado con nosotros. Aquí hicimos un buen partido y allí también lo estábamos haciendo, pero quizás la decisión del árbitro marcó el devenir del partido».

Para el zurdo serón su eliminación fue injusta, también su expulsión, de hecho, tres días después le quitaron la amarilla. «Han sido muchas noches en las que te vas a la cama pensando en lo que hubiera pasado si no me hubiesen expulsado, también en el balón al larguero en el partido de ida, son dos hechos que rondan siempre mi cabeza y espero poder resarcirme este año, que creo que el fútbol nos debe una».

Junto a Tapia, es Javi Sánchez el que más se acuerda aún de la actuación arbitral. «Para mí fuimos superiores, tanto en la ida como en la vuelta, pero el recuerdo negativo fueron las decisiones del árbitro».

El central del Villanovense, al igual que Pajuelo y Tapia, dio sus primeros pasos en la cantera del Villanovense, por ello los tres coinciden en que es para ellos más especial si cabe. «Poder jugar un playoff con el equipo de tu casa es algo que otros equipos no tienen, se vive de otra manera y el domingo en algunas fases del partido ante el Fuenlabrada eso se notó, porque el estar defendiendo lo tuyo te da un plus muchas veces cuando no tienes fuerzas», señala Javi Sánchez.

La lesión de Curro

Sin embargo, el recuerdo más negativo es el de Curro que, tras completar una gran temporada aquel año, se lesionó en el último entrenamiento antes del partido. «Por eso quizás yo lo valoro un poco más, estoy muy ilusionado, ya este domingo en los primeros 90 minutos contra el Fuenlabrada las sensaciones fueron muy buenas, me quité la espinita de Bilbao, sufrimos mucho, pero el resultado ha sido bueno».

El quinto que completa esta 'generación playoff' es Carlos Fernández. Para el delantero es su tercer playoff consecutivo, dos de ellos de verde, pero la primera vez nunca se olvida. «Fue un playoff muy bonito, porque para mí también era el primero y hacerlo con ese equipo, el vestuario que teníamos y la gente que estaba alrededor, fue algo maravilloso», recuerda.

Segunda oportunidad

Dos años después de lo amargo y de lo dulce, el fútbol les concede una segunda oportunidad. Dos playoffs, en tres temporadas, era algo impensable para algunos. «Es algo que se esperaba poca gente, ni siquiera nosotros. Luchamos por dejar al Villanovense en lo más alto y gracias al trabajo del club y de los compañeros estamos otra vez aquí», afirma Tapia. Cerca de él, coincide Pajuelo, «el trabajo del club hace que estemos aquí por méritos propios».

Llegados a este punto, cabe preguntarse, dónde está el límite del Villanovense este año. «Como dice el lema del club este año, '¿Y por qué no?', confío en ganar esta eliminatoria y creo que estamos capacitados para llegar hasta el final y, con una pizca de suerte, ascender». Palabras ambiciosas de Javi Sánchez, que contagian a los otros cuatro 'repetidores' y al resto de compañeros.