El Cacereño enlaza la tercera derrota

Iván Pérez se toma un respiro sobre el césped del Cartagonova. /
Iván Pérez se toma un respiro sobre el césped del Cartagonova.

Los de Ángel Marcos fueron de menos a más en Cartagena pero no pudieron remontar el gol de Megías

ANDRÉS CREMADES CARTAGENA (MURCIA).

El Cacereño sufrió ayer su tercera derrota consecutiva, y ya lleva seis en los últimos siete partidos, ante un Cartagena que se queda a tres puntos del segundo clasificado, La Hoya, tras la derrota de su vecino en Melilla. Los locales fueron mejores en la primera mitad cuando anotaron el gol, cumplida la primera media hora. Pero en la segunda mitad los cartageneros se dejaron llevar ante un cuadro cacereño que fue de menos a más según avanzaba el encuentro y que terminó siendo dueño y señor del mismo.

1 CARTAGENA

0 CACEREÑO

Cartagena:
Limones, Super, Riau (Tarantino, 30'), Carlos David, Astrain, Mariano Sánchez, Antoñito, Sergio Jiménez (De Lerma, 62'), Fernando, Megías (Menudo, 76') y Fede.
Cacereño:
Vargas; Iván Pérez, Palero, Mejías, Gonzalo (Raúl Medina, 66'); Dani Pérez, Checa; Gaspar,Jairo Álvarez, Aaron (Martins, 81'); y Valverde.
Gol:
1-0, m.32: Centro desde la izquierda de Tarantino y Megías de cabeza envía al fondo de las mallas.
Árbitro:
González González. Amonestó a los locales Astrain, Fernando, Tarandino y Carlos David y a los visitantes Iván Pérez, Martins y en dos ocasiones a Palero, expulsado en el minuto 77.
Incidencias:
Mañana primaveral en el Cartagonova y césped en perfecto estado para la práctica del fútbol, en torno a los 3.100 espectadores.

Pero los de Cáceres tienen el mal de todos los equipos de esta categoría y es que de cara a gol al equipo se le hace de noche, y no es que no mereciese como mínimo el empate, es que para conseguirlo hay que materializar las ocasiones que se tienen. Los visitantes las tuvieron en Cartagonova pero no lograron transformarlas. Destacar la entrega de los extremeños donde brilló con luz propia Gaspar, incisivo, luchador, rápido y protagonista en muchas acciones.

El Cartagena salió como si fueran los últimos minutos y fuese el empate el resultado, muy metidos los de Luis García Tevenet, y excesivamente contemplativos los de Ángel Marcos que apenas conseguían enlazar dos pases seguidos sin perder el esférico. El equipo albinegro comenzó enseguida a dar avisos de que no querían especulaciones de ninguna clase y después de un tiro alto de Fernando en el minuto 3, llegaría la primera ocasión digna de mención. Un balón que Fernando recibió en la frontal y su disparo a media altura lo atraparía Vargas. Un Vargas que de nuevo estaría acertado un minuto más tarde cuando Checa perdía un balón en la frontal ante Megías, éste encaró y no vio que Fernando estaba libre de marca, se la jugó y el meta cacereño le adivinó las intenciones.

El equipo visitante cada vez se iba sintiendo más cómodo sobre el terreno de juego y además poco a poco tenía mejor proyección en ataque. De hecho, en el minuto 23 con el Cartagena volcado, Gaspar robó un balón y se fue en velocidad, eran tres atacantes para dos defensores. Al final el pase se le dio a Aarón que solo ante Limones disparó a media altura sacando el meta cartagenero.

El partido se había emparejado y el Cacereño mostraba mucha verticalidad arriba. La velocidad de Gaspar y el manejo de balón de Jairo Álvarez ponían en aprietos a una defensa que cada vez le costaba más. Peor se le puso la cosa cuando Riau en una acción con Iván Pérez se lesionó. Esto obligó en el minuto 30 a meter al terreno de juego a Tarantino, que cobraría protagonismo dos minutos más tarde en una subida por la banda izquierda con centro al área donde Megías libre de marca cabeceó inapelable a la red.

Con el 1-0, el Cartagena replegó filas y agrupó más defensas. Esto hizo que los de Ángel Marcos tuviesen más posesión y más llegadas, incluso su lateral izquierdo Palero en el minuto 36 subió la banda y su centro consiguió rematarlo Carlos Valverde flojo y alto.

El partido en el final de la primera mitad fue un control total del Cacereño que tuvo posesión y además hizo circular siempre el esférico en la zona de tres cuartos del ataque, pero en los últimos cinco minutos ninguno de los dos equipos tiró entre los tres palos.

Había cambiado totalmente el panorama, el Cartagena iba por delante en el marcador y no quería para nada el balón. El Cacereño lo tenía pero tampoco se sentía cómodo con el, a los extremeños les costaba horrores crear y esto se veía en la repetición de pases y en la precipitación sobre todo a la hora de sacar el balón. El segundo acto era de un Cacereño que dominaba pero no creaba peligro alguno, juego en el centro de campo y cada vez los desmarques eran menos y el tono físico era peor.

Viendo que el melón no se abría, el entrenador visitante dio entrada a Raúl Medina y Pizarraya para intentar tener mas mordiente arriba. Al Cartagena le valía el resultado pero el estadio enmudeció cuando Pizarraya que acababa de entrar se marchó en velocidad de Mariano Sánchez y Astrain. El jugador visitante encaró a Limones pero llegó desde atrás Súper para robarle el balón en el último instante.

Los aficionados comenzaron a exigir algún cambio a Tevenet que tuvo que meter primero a De Lerma y después a Menudo pues el Cacereño cada vez apretaba más y el equipo ya no respondía. La entrada de Martins reavivo al equipo extremeño arriba y en el 81 el colegiado anulaba un gol por fuera de juego de Gaspar, después de que Martins, que le había dado el pase, fuese entrado en falta y el colegiado no la pitase.

El encuentro en los últimos minutos era una lotería, el Cartagena agazapado y el Cacereño buscando el empate, pero los minutos pasaban y las prisas les jugaron malas pasadas a los de Cáceres que apenas tenían continuidad en su juego. Cuando el partido agonizaba la expulsión de Palero dejo el partido visto para sentencia.