El Cacereño huye de volver al limbo

El Cacereño recibió al Granada en noviembre, en El Cuartillo. /
El Cacereño recibió al Granada en noviembre, en El Cuartillo.

Se mide esta tarde al mejor filial del grupo con la necesidad de ganar para no regresar a tierra de nadie

FERNANDO GALLEGO CÁCERES.

La última vez que el Cacereño pisó un estadio de Primera, la pifió. No sólo en el juego sino también en el resultado: cayó ante un Almería B que estaba luchando por salir de los puestos de descenso. Fue el primer traspiés de los tres que encadenó para decir adiós definitivamente a la lucha por la cuarta plaza. Ahora anda liado con subir un puesto en la clasificación y acercarse a la Copa del Rey, que marca el Elche Ilicitano del grupo III con 51 puntos. Para eso, necesita el grupo de Marcos rendir en un estadio que no admite excusas e imponerse al mejor filial de la categoría, el Granada B de Joseba Aguado, que no sabe lo que es perder esta temporada en el Nuevo Los Cármenes. Sus dos únicas derrotas como local llegaron en la Ciudad Deportiva. No obstante, como siempre está pendiente de las necesidades del primer equipo, su cuerpo técnico no sabrá hasta última hora con quién sí y con quién no podrá contar para esta tarde.

Los verdiblancos, en cambio, no saben lo que es regresar al Príncipe Felipe con los tres puntos desde que que ganaron el derbi extremeño al Arroyo hace ya mes y medio. Y lejos de tierras extremeñas no conocen la victoria desde el año pasado, cuando se impusieron en el Ramón de Carranza al Cádiz 3-4 antes de Navidades. Desde entonces, y a excepción de la excursión al pueblo vecino, contabiliza tres empates (Algeciras, El Palo, La Hoya) y dos derrotas (Almería B y Balompédica Linense) en seis partidos.

Los últimos resultados están medianamente justificados: no había mimbres. Estaban casi todos en la enfermería. Paulatinamente, Marcos va recuperando a cabezas capitales: ya cuenta con Palero en el lateral derecho, Aarón en el mediocentro y Martins arriba. Un Martins que se ha repuesto a la mala caída de la última semana que le supuso un problema en el hombro. También se ha repuesto a su golpe en el gemelo tras una fea entrada el pasado domingo Toni Sáchez. O sea que, una jornada más, faltarán Pizarraya, Belforti y Raúl Medina (que espera reaparecer unos minutos para la próxima jornada ante el Sevilla Atlético).

O sea que todo apunta, salvo sorpresas, a que el técnico verdiblanco volverá a repetir el 'once' que se impuso la última jornada al Atlético Sanluqueño. Un 'once' de garantías contrastadas, pero que tendrá que mejorar en la regularidad sobre el juego. Es decir, no sufrir los altibajos que padeció en el último partido, cuando empezó intenso, luego se relajó y desapareció, volvió a aparecer con ocasiones, sufrió atrás en la segunda parte, salió correctamente a las contras más tarde, a punto estuvo de se empatado y al final sentenció en el tramo final.

Necesita ser más lineal para imponerse a un rival que le va a exigir y que juega desde la tranquilidad que le otorga el tener todos los deberes hechos, aunque el conjunto verde viaje en el día. «Pero eso no es excusa», apunta su técnico. El Granada B querrá ganar, pero le es indiferente cualquier resultado. Al Cacereño no: los de Marcos necesitan ganar para no regresar, otra vez, al limbo de la clasificación.