Se juega como se entrena

Iván Pérez intenta controlar un balón el domingo en el Príncipe Felipe/
Iván Pérez intenta controlar un balón el domingo en el Príncipe Felipe

El cuerpo técnico del Cacereño tira de los campos de entrenamiento y sus bajas para explicar el bajón del equipo en el último mes

FERNANDO GALLEGO

Desde que el Cacereño reconoció públicamente que iba a tirar la casa por la ventana para luchar por la cuarta plaza hasta el final del campeonato, el equipo sólo ha sumado siete de veintiún puntos posibles. Insuficientes para poder soñar a estas alturas de temporada. Aunque no lo reconoció abiertamente, Ángel Marcos tiró la toalla tras perder el pasado domingo 1-2 en el Príncipe Felipe ante el Córdoba B. «¿Se dice adiós al sueño?», le preguntaron un par de veces al técnico verdiblanco. «No podemos descartarlo hasta que sea matemático, pero hay otros objetivos. Lo importante ahora es ir recuperando gente. Si no cortamos esta sangría vamos a estar muy condicionados, porque la dinámica de entrenamientos no es buena».

crónica

Es la máxima de cualquier entrenador: se entrena como se juega. «Si se entrena al cien por cien, se jugará mucho mejor. Principalmente por dos razones: la física y la psicológica. La preparación del entrenamiento nos llevará a una posibilidad de esfuerzo mayor en la competición, y la motivación ante un partido será superior que la del entreno, por lo que elevaremos el nivel. La actitud con la que nos enfrentamos a la tarea marcará nuestro futuro. Si trabajamos con niveles bajos de trabajo, cuando lleguemos a la competición no superaremos ese porcentaje», se escribe en varios manuales de entrenadores. Y el Cacereño lleva sin entrenar correctamente desde hace mucho tiempo. Tal vez incluso desde pretemporada.

Sin intensidad

Primero. Por los campos no se entrena con la intensidad suficiente. El césped sintético está cargando de molestias a media plantilla. Gaspar, por ejemplo, tuvo que retirarse el domingo a falta de media hora por problemas físicos. «Ya no podía más. Estaba muy cansado y con problemas en las piernas. Pero porque no ha entrenado bien durante la seman», explica el banquillo verdiblanco.

Y segundo. Por las lesiones no se están completando entrenamientos de calidad. En ocasiones el cuerpo técnico del Cacereño acaba las sesiones con tan solo ocho o nueve jugadores. «Los entrenamientos son muy limitados. No entrenamos bien porque no hay mimbres para ello. El miércoles veremos cuántos tenemos y con cuánto podemos ir a La Línea. Vamos a tratar de recuperar a gente y esperar que no caigan más», relata Marcos, que avisa: «Nuestro objetivo, a partir de ahora, es empezar a competir».

Recuperar efectivos

Pero para eso, antes, deberá recuperar efectivos. Al menos esta semana se quiere contar ya con Aarón Fernández para jugar en La Línea. Aunque el técnico verde perderá a Iván Pérez por su expulsión del pasado domingo. Se queda sin lateral derecho ante la también ausencia de Palero. O sea que volverá a actuar en esa posición Gonzalo. La situación es tal que, junto a Checa (también con muchas molestias por golpes tras este último partido), está jugando últimamente Jairo, que pierde mucho potencial conforme se aleja del área contraria. Todo parecer restar.