Real Madrid

Zidane: «No me siento cuestionado, al revés»

Zinedine Zidane, durante la rueda de prensa. /Efe
Zinedine Zidane, durante la rueda de prensa. / Efe

«No me molesta que suene el nombre de Mourinho», señaló el técnico del Real Madrid

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Zinedine Zidane se siente fuerte y tranquilo. Al menos de puertas para fuera y de cara a la prensa, que le preguntó en varias ocasiones si se siente respaldado por el club y si le molesta que en el ambiente se hable de su posible salida del banquillo del Real Madrid. «¿Cuestionado por el club? No, al revés», dejó claro en su primera respuesta. «La fuerza es tener el respaldo de toda la gente que trabaja dentro. Y si no es así, mejor salir», reconoció dejando claro que no sería un problema para él. Eso sí, el técnico francés dejó claro que se siente con ilusión para seguir adelante: «Por supuesto. Me siento fuerte e intento no estar pendiente de lo que viene de fuera. Solo trabajar mucho, hasta el último minuto que me den».

«Cuando aquí se pierde un partido hay que cambiarlo todo, es la realidad»

En sus palabras se dejaba entrever que la posibilidad de una salida antes de tiempo lo asume con la normalidad de un hombre de fútbol y que los resultados son los que mandan por encima del pasado. «La afición quiere ganar, como nosotros. Pero lo único que podemos hacer es trabajar para mejorar. Yo puedo hablar mucho, pero lo de fuera no lo puedo controlar», dijo en clara alusión a los jugadores, a los que se les ha echado en cara falta de intensidad en algunos partidos y, sobre todo, en la derrota en París ante el PSG. «La intensidad la exigen los partidos: las transiciones son constantes y muy rápidas en todos los encuentros», explicó el francés. «El otro día nos superaron en eso, pero en otros encuentros hemos ganado nosotros en este sentido», reconoció. «Sabemos que debemos mantener este ritmo lo máximo posible», dijo como primer paso para ganar ante el Sevilla este domingo.

Sobre su futuro y que incluso ya hayan sonado nombres para sustituirle, como el de Jose Mourinho, Zidane no torció el gesto y reconoció que no le molesta. «Es la situación que hay, no me molesta», señaló. «Cuando aquí se pierde un partido hay que cambiarlo todo, es la realidad. Por esto insisto que lo que me interesa es lo que hagamos mañana, ante un muy buen equipo», dijo para redireccionar las preguntas hacia el partido frente al Sevilla.

Pero su regate duró poco porque en la siguiente pregunta fue cuestionado sobre si sería capaz de irse en caso de no sentirse respaldado por la directiva. «No pienso en esto, solo en ganar el partido de mañana. Vosotros estáis ahí para hablar de esto y lo hacéis bien», dijo. «Yo estoy aquí, para pensar en el partido de mañana y en lograr que mis jugadores también piensen solo en esto. Lo que pasa fuera no podemos controlarlo», quiso zanjar. Pero era complicado huir de tantas preguntas sobre su futuro, la situación actual y las críticas que ha recibido él en los últimos días. Hay incluso quien ha dudado de su capacidad para sacar este barco adelante, algo que no le sorprende al francés. «Siempre hemos tenido dificultades, incluso cuando ganábamos», dijo. «Siempre hay momentos complicados en este club, siempre podemos hacerlo mejor y he vivido momentos más complicados que este», añadió antes de dejar claro que «lo que se diga fuera no me interesa, solo mi trabajo. La fuerza la tenemos dentro, no fuera».

«En los momentos difíciles se ven los hombres. Lo fácil es cuando todo viene bien»

Además, reconoció que no se arrepiente de haber regresado al equipo el pasado mes de marzo: «Volví porque había un proyecto nuevo e ilusionante y yo voy a luchar hasta el final». «El panorama no es tan negro como lo pintan», dijo antes de lanzar un nuevo reto a sus jugadores y a él mismo: «En los momentos difíciles se ven los hombres. Lo fácil es cuando todo viene bien. Tampoco todo es bonito cuando estás arriba, ganando».

Por último, aseguró que no cree que la plantilla «esté rindiendo por debajo de su nivel», aunque sí que pueden «hacer más, seguro». «Jugamos contra el líder, mañana, y lo que hay que hacer es intentar ganar ahí. No hay más. Yo sé lo difícil que es estar en el Real Madrid: no vale hacer dos partidos 'complicados'. Venimos de hacer uno en París y debemos mejorar ahora», dijo en un nuevo intento de hablar sobre el rival del domingo. «Es un campo difícil, es el líder, juega bien, es un buen partido para nosotros. Queremos hacer un buen partido, y vamos a hacerlo», finalizó.