Análisis

Marcelo debe mirarse en su propio espejo cinco años después

Pedro Porro disputa un balón ante Marcelo./EFE
Pedro Porro disputa un balón ante Marcelo. / EFE

El brasileño vive actualmente una situación parecida en el Real Madrid a la temporada 2013-2014, cuando Coentrão le quitó el puesto en la Champions League

NACHO CABALLERO

Dos victorias, dos empates y seis derrotas, ese es el récord en Liga del Real Madrid en los últimos diez partidos que Marcelo ha sido titular en la competición. Si cogemos el computo de todos los partidos en los que ha intervenido en Liga, que son 13, el porcentaje de derrotas roza la mitad de encuentros, un 46.1% concretamente. La situación del lateral izquierdo desde hace varios años prácticamente indiscutible parece llegar a un punto insostenible. Si Santiago Solari se arriesga a ponerle a jugar, el equipo blanco tiene casi la mitad de probabilidades de perder puntos.

Aunque la solución al problema tiene nombre propio: Sergio Reguilón. El canterano del Real Madrid, ha contado en la primera plantilla desde la pretemporada gracias a la confianza depositada en él por Lopetegui y continuada por su valedor en el Castilla cuando ascendió como entrendor jefe, Solari.

Los números con él en el campo equidistan mucho de los de Marcelo. Todos los partidos en los que Reguilón ha comenzado desde el once inicial, el Real Madrid los ha contado por victoria (8 de 8). Además, con el joven lateral izquierdo, el equipo blanco concede solo un gol cada 135 minutos, lo que se traduce en cada partido y medio, mientras que en el caso de Marcelo esa cifra baja hasta conceder un gol cada 52 minutos, prácticamente cada media parte de un encuentro.

Un dato del que se hizo eco una cuenta de fans del Real Madrid en Instagram y al que el propio Marcelo respondió tirando de ironía: «Todo culpa mía, seguimos», escribía en uno de los comentarios. La forma del jugador lleva en cuestión casi desde verano. El lateral brasileño solamente ha podido disputar 13 de los 24 encuentros de LaLiga debido en parte a tres lesiones diferentes (una lesión muscular, un desgarro muscular y una sobrecarga), sumados a su supuesta mala forma física.

Otro factor puede ser el anímico. Con la marcha de su mejor amigo en el vestuario, Cristiano Ronaldo y su compañero de taquilla, Kiko Casilla, Marcelo también parece algo desconectado del grupo. Su intensidad en ataque, su gran valor para el Real Madrid estos años ya no parece la misma. No causa tanto peligro y con la irrupción de Vinicius Juniors, que juega por su misma banda, imposibilita en ocasiones esas frecuentes llegadas amenazantes al área contraria.

El factor defensivo siempre ha sido su asignatura pendiente, pero este año ha habido inumerable ocasiones en las que ni siquiera ha bajado a intentar frenar la jugada, por lo que sumando todas estas situaciones, parte de la afición del Santiago Bernabéu se encuentra muy decepcionada con el rendimiento del segundo capitán del equipo.

En la 'décima' batalló y ganó

Durante la temporada 2013-2014, la de la consecuión de la ansiada 'décima', el brasileño ya perdió su puesto en el lateral, pero aquella vez fue en la Champions League. Aquella temporada fueron otro calvario las lesiones para Marcelo, perdiéndose hasta diez partidos. El portugúes Fabio Coentrão, siempre en discordia por su mal rendimiento aprovechó la oportunidad y se afianzó en la competición europea como titular, gracias a su productividad en el lado ofensivo, haciendo probablemente los dos mejores meses de su carrera, llegando al 'summum' máximo con la victoria en Lisboa sobre el Atlético de Madrid para ganar la Champions.

Jugadores que dieron la vuelta a las tornas en el Real Madrid

Hay dos ejemplos de jugadores que tuvieron que ser apartados del primer equipo, por distintas razones al brasileño, y al final de temporada fueron claves para la temporada. El primero de ellos fue Nicolás Anelka, el cual se ausentó de los entrenamientos sin justificación, por lo que el Real Madrid decidió abrirle un expediente por falta grave y suspenderle un mes y medio de empleo y sueldo. Tras su sanción y regreso, el delantero fue clave en la Champions del año 2000 con sus dos goles en la semifinal frente al Bayern Munich.

En la temporada 2006-2007, el por entonces entrenador del Real Madrid, Fabio Capello junto a la junta directiva, deicidió apartar a David Beckham del equipo tras anunciarse su fichaje por Los Ángeles Galaxy a mitad de temporada. Finalmente, Capello decidió levantar el castigo al inglés un mes después y volvió a los convocatorias, siendo uno de los jugadores clave, con un gol y cuatro asistencias, en la remontada del equipo que acabó con la consecución de LaLiga de ese año.