Jornada 21

Un Barça líder en puntos y en críticas

Ernesto Valverde, pensativo durante un entrenamiento del Barça./Andreu Dalmau (EFE)
Ernesto Valverde, pensativo durante un entrenamiento del Barça. / Andreu Dalmau (EFE)

El juego del equipo azulgrana no convence pese a las ocho victorias seguidas en la Liga y a las puertas de intentar la remontada de un 2-0 ante el Sevilla en la Copa

P. RÍOSBarcelona

La historia se repite en el Barça, donde no se acepta ganar sin jugar bien aunque se mantenga el liderato con cinco puntos de ventaja al Atlético y diez al Real Madrid. Y eso que el 0-2 en Girona fue la octava victoria seguida en Liga con Ernesto Valverde, el mejor registro del técnico el club por encima de las extraordinarias rachas de la pasada temporada cuando el campeón sólo perdió un partido y en la jornada 37. Las críticas al juego desarrollado en el estadio de Montiivi, también de forma interna, marcan el elevadísimo listón de exigencia en un club que huye del resultadismo. «Menos mal que hemos ganado, ¡vaya preguntitas!», llegó a comentar Jordi Alba al periodista que le preguntó a pie de césped tras el partido. Las anteriores victorias en este 2019 tampoco fueron brillantes: 1-2 en Getafe, 3-1 al Leganés.

Valverde sabe dónde está y lo entiende, pero su rostro refleja que ya está un poco harto del mensaje mediático que se transmite una y otra vez al barcelonismo por su supuesta preferencia hacia el espíritu combativo de Arturo Vidal en lugar de la técnica de Arthur o por su escasa confianza en la cantera, por poner dos ejemplos recurrentes. Del mismo modo, alucina con que las mismas voces que pedían rotaciones más numerosas en la Copa con el objetivo de que los jugadores tuvieran menos desgaste de cara a la Liga y a la Liga de Campeones son los mismos que lamentaron su alineación en el Pizjuán en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, cuando el Sevilla se impuso 2-0. El que despotrica contra todo tiene la habilidad de tener razón siempre. Si juega un canterano y no acaba de rendir es porque el técnico no le rodeó ese día de los mejores. Si el Barça cae en octavos o cuartos de la Liga de Campeones es porque se dio demasiada importancia a la Copa. Y así.

Tras varios días confesando que la prioridad era la Liga, el técnico afronta una semana muy complicada. Este miércoles toca dejarse la piel para intentar la remontada ante el Sevilla y buscar el pase a semifinales sabiendo que un Valencia en línea ascendente llega el sábado al Camp Nou dispuesto a puntuar. Se intuye el mejor once posible en la Copa, con Messi y Luis Suárez, aunque la empresa es difícil y puede pasar factura.

«Nuestra idea es pasar, el partido que nos interesa es el de Copa ahora, pero seguiré gestionando los minutos de los jugadores porque son tres partidos en seis días. Arthur y Sergi Roberto, por ejemplo, han tenido episodios de molestias musculares y hay que ir con cuidado con ellos», comentó Valverde.

La sociedad Alba-Messi volverá a ser la principal vía del Barça para generar ocasiones. El lateral zurdo ya suma siete asistencias en esta Liga tras la del 0-2 al '10' en Girona, mientras que el delatero manda en todos los apartados con 19 goles y 10 regalos a sus compañeros en 21 jornadas. El argentino sigue estando por encima de cualquier sistema o de cualquier gusto por el juego. Con un fútbol más romántico o con otro más práctico, cuando le llega el balón todo puede cambiar.