Grupo A | Cuarta jornada

Simeone encuentra centro del campo

Correa y Kalinic acuden a felicitar a Saúl por el gol del alicantino. /Óscar del Pozo (Afp)
Correa y Kalinic acuden a felicitar a Saúl por el gol del alicantino. / Óscar del Pozo (Afp)

La sociedad Rodrigo-Thomas, junto con Correa y la llegada de Saúl, ofrecieron los mejores minutos ofensivos del Atlético en lo que va de temporada

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Llegaba el Atlético plagado de bajas y con piezas clave fuera de la convocatoria por las malditas lesiones musculares. Pero como suele pasar cuando peor están las cosas y hay que hacer cambios por obligación, Simeone tuvo que mover las piezas para plantar ante el Dortmund un centro del campo con un doble pivote formado por Rodrigo y Thomas y con Saúl y Correa por las bandas. Y le funcionó.

El Atlético demostró con este centro del campo que sabe tocar el balón con gusto, con velocidad y que la mejor manera de defender es tener el esférico y manejarlo buscando siempre la mejor opción. Incluso el Dortmund pareció sorprendido del juego rojiblanco. Mientras, en la banda, Simeone se desgañitaba corrigiendo las posiciones, ordenando dónde iniciar la presión, el intercambio de posiciones, y hacia dónde debían mover el balón buscando siempre al jugador con más espacios. El equipo funcionaba como una maquina perfectamente engrasada.

Los rojiblancos descosieron al conjunto alemán, con una presión alta y dominando bien, rápido, buscando al futbolista que podía aprovechar los espacios y con Rodrigo como mariscal de campo escoltado por un Thomas que todavía debe corregir algunas decisiones de riesgo que toma en posiciones peligrosas. Esa pareja de mediocentros servía de ancla para lanzar al equipo y que sus compañeros combinaran como quisieran pensando en la portería contraria. Cada vez que merodeaba el área del Dortmund daba la sensación de que pasaba algo y terminaba la jugada. Sólo la falta de acierto que está lastrando al Atlético esta campaña impedía que el resultado fuera más amplio. Pero el juego era una delicia.

Muy importante en este entramado ofensivo plantado por Simeone era Ángel Correa. El argentino buscaba su velocidad entre líneas y suyos fueron los tres primeros disparos del Atlético en los que puso a prueba al portero alemán. Empezó en la banda derecha pero se permutó con Saúl, que hizo sufrir más a un Achraf que nada tenía que ver con el que maravilló en Dortmund.

Pero la pieza clave fue Saúl. El canterano se marcó un partido soberbio, sobre todo en la primera parte. Además de la presión y de tapar las salidas de los laterales alemanes, Saúl ejerció de llegador, su mejor virtud. En esa posición gana muchos enteros y ofrece su mejor versión. Así llegó el primer gol del Atlético. Él empezó la jugada, abrió a Filipe Luis que puso un balón al que llegaba, quién si no, Saúl, previa asistencia abriendo las piernas de Correa. Un tanto que confirma que Saúl tiene una relación especial con la Champions, donde lleva nueve dianas y es el máximo realizador español en los últimos cuatro años. Luego iniciaría también el alicantino la jugada del segundo tanto, al que podría su firma Griezmann. Los mejores minutos ofensivos del Atlético en lo que va de temporada llegaron con un centro del campo casual. Lástima que sólo la falta de puntería impidiera que devolviera el 4-0 de hace dos semanas.

 

Fotos

Vídeos