Ter Stegen frena al Leverkusen

Ter Stegen, durante el partido ante el Bayer Leverkusen. /
Ter Stegen, durante el partido ante el Bayer Leverkusen.

El portero alemán sujetó a un Barça experimental y evitó la clasificación a octavos de sus compatriotas

IGNACIO TYLKOMadrid

Con Messi entre los elegidos pero repleto de suplentes e incluso con chavales debutantes en Champions, el Barça completó un ejercicio muy discreto pero profesional en Alemania. Fue un equipo menor pero, con un Ter Stegen soberbio, evitó el triunfo y la clasificación del Bayer Leverkusen, que en caso de triunfo hubiera accedido a octavos porque la Roma fue incapaz de derrotar al BATE.

 Aunque la Champions ilumina un gran escaparate y no conviene nunca dañar la imagen del equipo, Luis Enrique decidió que, con la clasificación y el liderato de grupo ya garantizados, el de Leverkusen era el partido ideal para reservar jugadores y experimentar. Y no le salió mal su apuesta aunque pensando en el futuro.

1 Bayer Leverkusen

Leno, Hilbert, Tah, Ömer Toprak, Wendell, Bellarabi, Kramer (Papadopoulos, min. 89), Kampl, Mehmedi (Kiessling, min. 70), Çalahnoglou (Brandt, min. 71) y Chicharit Hernándezo.

1 Barcelona

Ter Stegen, Adriano, Bartra, Vermaelen, Alba (Cámara, min. 74), Rakitic, Samper, Kaptoum (Gumbau, min, 62), Sandro, Messi y Munir.

Árbitro
Mark Clattenburg (Inglaterra): Amarilla a Kampl, Bartra, Gumbau y Rakitic.
Goles
0-1: min. 20, Messi. 1-1: min. 23, Chicharito.
Incidencias
Lleno en el Bay Arena de Leverkusen. 6ª jornada de la Liga de Campeones en el grupo E.

Lesionado Neymar, sancionado Alves y con Iniesta y Piqué fuera de la lista, el asturiano prefirió dejar también fuera del once a indiscutibles como Mascherano, Busquets y Luis Suárez que cargarles de más minutos y arriesgar a sufrir otra lesión importante.

El asturiano mostró a toda Europa un once de perfil bajo con sólo tres titulares -Jordi Alba, Rakitic y Messi, que necesita partidos para adquirir el estado de forma óptimo tras una baja prolongada- y dos hombres con ficha del filial como el camerunés Kaptoum, procedente de la Fundación Etoo y todavía muy verde, y el centrocampista Sergi Samper. En ataque, Sandro ocupó la posición de Suárez y Munir la de Neymar. Como es lógico, nada que ver las promesas, timoratas y con miedo a fallar, con esas estrellas que relucen en cualquier escenario.

El Bayer, en cambio, jugó con su equipo de gala y salió dispuesto a quemar las naves. Necesitaba sumar más de lo que puntuase la Roma ante el BATE para clasificarse. Misión difícil pero no imposible.Trató de hacer una presión alta para dificultar a los azulgrana, pero dejó patente que no está en un buen momento.

El de Roger Schmidt es un equipo alegre y vistoso pero por algo sólo ha ganado uno de sus últimos ocho partidos oficiales y marcha octavo en la Bundesliga, a nada menos que 19 puntos del Bayern de Múnich. Deja jugar mucho a sus adversarios y tiene una peligrosa tendencia a convertir los choques en correcalles.

Sufría el Barça las acometidas de los germanos, que buscaban su costado izquierdo, conocedores de que Adriano no es contundente, pero acertó a la primera. Messi inició la jugada y la definió tras gran pase de Rakitic. Arrancó el argentino en posición dudosa, dribló a Leno con la izquierda y marcó con la derecha. Un gran gol que no hacía justicia.

Pronto igualó el Leverkusen. El turco Çanaloglou, seguramente su mejor jugador, se internó y su mal pase le llegó a Chicharito, que anotó su quinto gol en esta Champions de certero zurdazo. Se defendió de forma aceptable pero el Barça no volvió a acercarse al área rival, salvo en un centro de Alba mal rematado porque Messi y Kaptoum se estorbaron. La relajación de los catalanes contrastaba con el quiero y no puedo de los alemanes.

Asedio

El dominio del Bayer se incrementó tras el descanso. En el primer cuarto de hora, fue un asedio, con llegadas constantes al área y ocasiones muy claras. El esloveno Kampl, un centrocampista con enorme recorrido, marcaba territorio, pero los atacantes erraban.

A los locales les faltaba acertar en el último pase o saber definir ante Ter Stegen, que sujetó al Barça y ganó la batalla a Leno en el duelo particular de porteros germanos, rivales enconados para formar parte de la 'Mannschaft' como suplentes de Neuer.

Tan poca presencia y balón tenía el Barça que Luis Enrique retiró a Kaptoum y puso a Gumbau, otro mozo deseoso de ganarse las habichuelas. Y luego dio descanso a Alba y apostó por Cámara, fichado de la cantera del Villarreal y que debutó con el Barça en Champions de lateral zurdo. ¡Quién se lo iba a decir al jienense! No es su posición pero le dio ritmo, chispa y personalidad al Barça. Lo intentó hasta el final el Leverkusen pero Ter Stegen estuvo imponente. Tan impotentes se vieron los teutones que Chicharito y Bellarabi acabaron discutiendo.