Iniesta y Piqué no viajan a Leverkusen

Iniesta y Piqué no viajan a Leverkusen

Con el pase como primero de grupo asegurado, Luis Enrique hará rotaciones entre lesionados, sancionados (Alves) y descartes técnicos: se lleva a cuatro jugadores del filial.

P. RÍOSBarcelona

Clasificarse de forma matemática antes de la última jornada como primero de grupo para octavos de final de la Liga de Campeones tiene sus ventajas. Y Luis Enrique, siempre equilibrando esfuerzos en su plantilla, con la calculadora de los minutos jugados en la mano, se va a aprovechar de ello en Leverkusen haciendo rotaciones que ya comenzaron en la lista de convocados. Gerard Piqué y Andrés Iniesta no viajan por decisión técnica y se suman a las ausencias del sancionado Dani Alves y de los lesionados Rafinha, Douglas, Sergi Roberto y Mathieu, aunque los dos últimos podrían haber forzado de existir algo en juego. Además, Arda Turan y Aleix Vidal afrontan el último mes de sanción al club por parte de la FIFA. Para completar la mermada expedición, el entrenador asturiano citó a cuatro jugadores del filial: los centrocampistas Samper, Gumbau, Kaptoum y el delantero Cámara.

A buen seguro que las rotaciones seguirán en el once inicial, con dudas incluso en la portería. Ter Stegen es el titular en la Liga de Campeones, pero parece un partido oportuno para que Bravo debute en la competición europea con el Barça después de que la pasada temporada se sacara de la manga un comunicado absurdo en el que aclaraba que los jugadores que no habían tenido minutos no contabilizan como campeones. Al portero chileno le importa poco, tiene la medalla que le dieron en Berlín en casa, pero podría recibir ese detalle por parte del cuerpo técnico en una campaña en la que Ter Stegen sí ha podido jugar en la Liga debido a la lesión de Bravo a principio de curso. No es casualidad que también viaje Masip, tercer portero que también opta a tener su oportunidad como sucedió hace un año en la misma situación.

Ahora se entiende un poco más la extraña decisión de Luis Enrique de no hacer cambios en Mestalla. Los que jugaron ante el Valencia no lo hicieron tres días antes frente al Villanovense y la mayoría tampoco actuará frente al Bayer Leverkusen. Y tras este encuentro intrascendente llegan tres finales antes de las minivacaciones navideñas: el Barça recibirá el sábado al Deportivo obligado a ganar para llegar a ese paréntesis como líder y el domingo viajará a Japón en busca del Mundial de Clubes, con una semifinal el jueves 17 de diciembre ante un rival todavía por determinar y una final que si se cumplen los pronósticos será ante River Plate, que afronta esa competición como la más importante de su vida. Vale la pena guardar energías.

Tridente en el aire

El misterio es si Luis Enrique alineará a su tridente en tierras alemanas. Leo Messi necesita sumar minutos para recuperar confianza, ritmo y chispa, como quedó patente en Mestalla, pero cuesta verle rodeado de Munir y Sandro y no de Neymar y Luis Suárez, jugadores además que saben que es en el escaparate internacional donde se ganan puntos para conquistar premios individuales. El uruguayo tiene el caramelo en esta edición de pelear por el Pichichi de la Liga de Campeones. Suma cinco en cinco jornadas, a dos de los siete de Cristiano Ronaldo, mientras que Messi y Neymar llevan dos cada uno.

Tampoco quiere el Barça ser acusado de favorecer al Bayer Leverkusen con una alineación con demasiadas caras nuevas (Adriano, Bartra, Vermaelen, alguno del filial) ya que el segundo puesto del grupo sí está en juego, pero la Roma lo tiene todo en su mano para asegurárselo porque recibe al BATE Borisov en casa. Y si gana el equipo italiano, pase lo que pase en el BayArena el Bayer Leverkusen sería tercero y jugaría la Europa League. Luis Enrique tiene permiso, por lo tanto, para alinear el once titular que más le convenga. La expedición de 19 jugadores se desplaza este martes y pernoctará en Colonia.